domingo, 2 de noviembre de 2014

En tierra hostil (2008)

Quizás en Occidente ya no nos acordamos, pero las víctimas del extremismo islámico siguen incrementándose día a día, entre sus correligionarios. Los atentados indiscriminados en Irak o Pakistán no dejaban de sucederse, y siguieron produciéndose cuando aquí ya no era noticia. Y cuando los Estados Unidos abandonaron Irak era cuestión de tiempo que el frágil statu quo que debajan detrás no tardara en derrumbarse. Y ahí tenemos a la nueva amenaza, Estado Islámico, una amenaza que sirve como símbolo de la siempre desastrosa política exterior yanqui (o desastrosa en apariencia; igual lo que querían conseguir ya lo tienen). En tierra hostil no trata de nada de esto, pero permite ponerse un poco en la piel tanto de los soldados como de los civiles. Y, sobretodo, es una estupenda cinta bélica rodada con el excelente pulso que Kathryn Bigelow tiene para estas cosas.


Una de las virtudes del film es acercarte al día a día de las patrullas norteamericanas por las calles iraquíes, pudiendo masticar esa insoportable tensión de no saber quién es amigo y quién enemigo, la sensación de tener la vida pendiendo de un hilo, lo que sin duda no ayuda a ganarse los corazones y las mentes precisamente.Quitando a esa clase de nuevos soldados psicopáticos para los que todo sigue siendo parte de un videojuego, no me extraña que exista un (convenientemente silenciado) índice de suicidios entre los veteranos de Irak y otros conflictos bélicos de unos Estados Unidos que, en cuanto al regreso de su dañada materia prima humana al hogar, juraría que no está haciendo un muy buen trabajo.

Sin duda En tierra hostil lidia con el síndrome de estrés post-traumático desde una perspectiva algo antagónica, en apariencia: la huida hacia adelante mediante la adrenalina, cuando el soldado ya parece incapaz de reinsertarse de nuevo en la sociedad. Es el caso del sargento James, cuyos métodos más bien heterodoxos y algo suicidas ni serán muy bien recibidos en su nueva unidad, especializada en la desactivación de bombas. De cómo sus compañeros tratan de adaptarse a James, y de cómo todos tratan de sobrevivir al día a día en esa trampa llamada Irak, es de lo que trata En tierra hostil, todo ello aderezado con la estupenda dirección de Bigelow y unas interpretaciones muy sólidas (especialmente la del protagonista).

En tierra hostil, título más que recomendable y buen ejemplo de modernización de los viejos films hollwyoodienses sobre Vietnam. De hecho creo que alguien calificó a la cinta de Bigelow, creo que acertadamente, como el Platoon del nuevo milenio.

3 comentarios:

Lillu dijo...

Pues la reseñé en su momento en mi blog y he tenido que releer mi propia entrada para acordarme de lo que esta peli me había transmitido. Tenía la sensación de que me había gustado pero sin excesos, y es realmente eso. Interesante, con muchos puntos a favor, y uno que me disgustó sobremanera que fue el movimiento de cámara. Pero esto último me ocurre en cualquier peli donde se utilice este recurso, no sólo en ésta en concreto. Aún así, merece un buen visionado por todo el trasfondo psicológico que tiene.

saluditos!

Alí Reyes dijo...

Fíjate Noebius. No he visto esta película porque en realidad me parece que va a ser sunergirme en un estrés que lo menos que me hace es falta...Ya tengo suficiente con la Caracas actual. Pero de lo que si te puedo asegurar es que debe ser buena pues llegué a ver "K-19" de la misma Bigelow y quedé encantado, se trata de la historia de uno de los submarinos soviéticos que llegó a tener un accidente. Te la recomiendo. Voy a buscar el comentario que hice en tigrero para que le des un vistazo

José Fernández dijo...

Buenos días/tardes/noches.

A mi me pasa como a Lillu, la ví pero ya ni me acuerdo de la trama ni de los personajes ni de nada. Si tengo el recuerdo de que me agrado, pero sin grandes aspavientos y que me pareció menos aparatosa que El Mensajero del Miedo. La otra pelicula a recordar de esta era sobre la política norteaméricana supongo que será Advise & Consent, Tempestad sobre Washintong en cristiano.