martes, 14 de mayo de 2013

Thor (2011)

No he leído un cómic de Thor en mi vida, lo cual normalmente puede ser una bendición si uno ve una adaptación cinematográfica de un cómic. En realidad me gustaría poder ser un gran fan de DC y Marvel y surgirme en su fascinante mundo, pero no tengo el tiempo ni el dinero. Así que de momento todo lo que me queda son las películas que la propia Marvel (subsidiaria de ese Galactus del entretenimiento llamado Disney) está llevando a la gran pantalla. Puedo decir que disfruté los dos primeros Spiderman de Sam Raimi (a pesar de sus múltiples defectos, empezando por el reparto), las de X-Men, y las de Iron Man que aúnan acción, humor y entretenimiento con bastante gracia y que desde luego tienen al mejor protagonista de todos los Marvel que haya podido ver. El Hulk de Ang Lee no me dijo nada (amén de tener que aguantar al dodotis de Eric Bana) y, bueno, por regla general creo que todavía ha de llegar la adaptación de Marvel definitiva (Spiderman sigue pidiendo justicia). El hecho de que Kenneth Branagh hubiera sido el encargado de llevar al poderoso Thor a la gran pantalla no me inspiraba demasiada confianza, pero como gran desconocedor del cómic no tenía mucho que perder. Y bueno, tras haberla visto, no ha sido una mala experiencia. Pero en mi opinión no llega a la altura de los trabajos de Raimi, Singer o las dos Iron Man.

La verdad es que de llevarse al cine a Thor siempre lo imaginé con rasgos mucho más escandinavos y menos como un quarterback de fútbol americano. Pero de mis agentes femeninos ya me habían llegado rumores de que nada de eso importaba ya que Chris Hemsworth, el actor elegido para encarnar al dios escandinavo, es un chulazo de toma pan y moja. Viendo con que ojitos lo mira su coprotagonista Natalie Portman bien podría ser que el tal Chris sea una estufa con patas, pero por otro lado cabe recordar que Natalie es muy buena actriz. Por otro lado lo cierto es que para tener músculos más grandes que mi cabeza el amigo Chris no es mal actor, dentro de lo que cabe, y tiene de su parte el no ser Tobey Maguire. Bien, un minipunto para él.

La acción comienza en Asgard, el mítico reino de los dioses escandinavos que en un tiempo ya lejano vinieron a ayudarnos a combatir a los gigantes de hielo. Asgard se encuentra en algún lugar de nuestro universo, y allí vive el rey Odín con sus dos hijos, Thor y Loki. Odín es interpretado por Anthony Hopkins, ese hombre que ya no se esfuerza nada (¿recuerdan a Stephen King con su lámpara? Pues eso) y que aparece en producciones multimillonarias para dar caché shakesperiano al reparto. Desde el principio ya nos damos cuenta que Loki no es trigo limpio, y es que con la cara de maluto malicioso que se gasta el actor Tom Hiddleston estaba claro que el hermano de Thor no podía tramar nada bueno. Así que sabiendo como sabe que Thor es un tío vanidoso y con ganas de chafar cráneos, y no pudiendo recurrir al tipo de Hermano mayor para que le encauce, le pone unas maliciosas (¿no se lo dije?) palabras en el oído y entonces Thor decide irse con sus amigos a darle una paliza al rey de los gigantes del hielo. Después de repartir unos cuantos mamporros llega Odín con cara de enfado y se los lleva a todos. Thor ha sido egoísta y malvado y ha roto la frágil tregua entre Asgard y los gigantes del hielo. Por todo ello le requisa sus poderes y le destierra a un planeta absurdo y salvaje. La Tierra.

Por supuesto Thor conocerá a la bella científico Jane Foster (oh Natalie Portman no somos dignos) quien no tardará en ponerle ojitos al pobre Thor al que acaba de atropellar. Las primeras secuencias de Thor en la Tierra creo que son lo mejor del film, con el pobre dios venido a menos actuando como si todavía fuera un ser todopoderoso para darse (literalmente) de bruces con la realidad. Después de que Thor intente infructuosamente recuperar su martillo la cinta va perdiendo fuerza, y el guión trata de acelerar los acontecimientos para ofrecer más acción dejando sin tiempo para respirar la evolución de Thor, quien prácticamente pasa mágicamente de ser un matón escandinavo a un héroe dispuesto a sacrificarse por la humanidad. En las adaptaciones del cómic poco importa que la lógica de la naturaleza o la tecnología quede en un segundo plano, pero no así la lógica interna de la historia o la evolución de un personaje. Creo que ahí es donde Thor pierde su gran baza, y por desgracia para todos nosotros Kenneth Branagh no tenía a Shakespeare para asesorarle en el guión.

Así que en mi opinión hemos de celebrar que Thor resulta un film entretenido pero que pierde fuelle en su segunda mitad. Aun así sirve de eslabón para ese gran acontecimiento que buscaba Marvel, aunque aun faltaba introducir a otro mitiquísimo personaje de la editora de cómics.

5 comentarios:

JLO dijo...

de acuerdo 100% con tus gustos por las películas... aunque soy mas DC sabemos que las películas Marvel son mas ricas, interesantes... a excepción de algunas Batman, logradísimas tanto con Burton como con Nolan...

Thor no está para nada mal y ya se viene la segunda... viste Iron Man 3? esa si es difícil de comentar, todavía no sé si me gustó o no jaja... salu2...

Javier Simpson dijo...

Estoy contigo. Entretenida sin más con momentos buenos, como los que pasa en la tierra, con su humor, pero que no tiene nada especial. :-D Me hizo gracia eso de que no cuenta con Shekespeare en nómina para arreglarle algo la peli ;-D
Un abrazo. Estupenda entrada, Crononauta.

Cinemagnific dijo...

Yo sí soy muy fan de Marvel y DC y creo que la adaptación definitiva sí que ha llegado: Los Vengadores. Coincido en que Thor es normalita pero no en el Spiderman de Raimi; para mi la trilogía de este hombre me parece muy floja y prefiero incluso el nuevo reinicio, mucho mas fiel al personaje. Claro que para gustos colores.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Normalmente estas pelis tienen dos partes: la presentación del héroe (que suele ser lo mejor de la función) y la parte en la que el héroe salva a la chica/el mundo/el universo/al perro (que es donde suelen pifiarla).

La vi porque la dirigía Branagh, salía Natalie Portman y porque el martillo siempre me ha parecido un arma muy humilde para un dios guerrero. De todas formas, nadie lo maneja como Old Boy.

Un saludo

León dijo...

Pues a mí me dejo bastante frio viniendo de Brannagh. El prota no está mal, y aunque la Portman me saca de mis casillas, da el pego. Eso sí, yo creo que es la más floja del universo vengador tras "Iron man 2", que es rematadamente mala.
Y otra cosa más. A mi me encantó Maguire como el hombre araña, sobre todo en la segunda, y por supuesto lo prefiero al Garfield, que es buen actor, pero que no funciona como el hombre araña en absoluto...
Saludos