sábado, 16 de marzo de 2013

Little Chrissy & The Alphabets

Contemplo la polémica aparición de Katy Perry en Sesame Street, y aparte de admirar las rotundas obviedades, y de decirme una vez más que cuanto puritanismo irreflexivo hay por ahí, pues ningún crío en su sano juicio le quitaría el ojo al gran Elmo por un simple escotito (quizás con la estanquera de Amarcord sería diferente, no sé) a no ser que sus hormonas ya estén predispuestas para ello, en cuyo caso no creo que sea nada especialmente grave. Más preocupado estaría si mi prole se viera expuesta a esos horribles sonidos en forma de canción que la Katy interpretó en el programa infantil.

Diréis que no tiene nada que ver, pero a pesar de las más noñas canciones que se cantaban en nuestro Barrio Sésamo (aunque algunas míticas y entrañables, pero de eso ya hablaremos en otra ocasión), el impacto de clásicos como "Letra B" o la canción numérica de pinball seguro que ha tenido su porcentaje de responsibilidad en que ahora quien esto escribe sea un rocoso rockero. Especialmente impactante fue el increíble hit de los opuestos que se marcaron Little Chrissy & The Alphabets. A su impacto en mi mente infantil seguro ayudó el que de alguna manera quedara registrado, aún no sé muy bien cómo, en una vieja cinta VHS. De hecho aun puedo cantar uno o dos versos del tema:

Voy arriba y tu abajo
Yo voy en línea recta y tu vas dando vueltas 
Yo voy arriba y abajo y tu vas cruzada
Dime por qué siempre haces lo contrario de lo que hago yo. (...)
Yo viajo por el día, tu en la noche corrías.
 ¡Etcétera!

Little Chrissy y sus dos Alphabets aparecieron en Sesame Street por primera vez en 1973, interpretando "Count It Higher", un tema claramente influenciado por el "Twist & Shout" de los Beatles. Tras varios otros hits educativos diez años después la banda seguía dando guerra con temazos como "You're Alive", un tema imprescindible para distinguir lo que está vivo de lo que no lo está. Breath in, breath out! 

Pero sin duda su mejor canción es "The Opposite Song", un espídico tema digno del Little Richard más salvaje (lástima que no hiciera un dúo con Little Chrissy cuando la Reina y su patito visitaron Sesame Street) que el amigo Chrissy compartía con una groupie jipi danzarina con pintas de Jean Marsh. Musicalmente hablando, en un mundo de opuestos me quedo con los tiempos de Little Chrissy, el auténtico Rob Tyner del orbe Barrio Sésamo.

3 comentarios:

miquel zueras dijo...

¡Gracias por este tema que me ha traído gratos recuerdos untados de Nocilla!
Saludos. Borgo.

LoRbAdA dijo...

Temazo tio. Qué tiempos donde la imaginació y las marionetas iban de la mano. Puto Jim Henson, qué genio. Lástima que muriera tan pronto, quién sabe qué más clásicos hubiera inventado. The Muppets, Fragle Rock, Cristal Oscuro, Dentro Del Laberinto...

Es ridículo lo de Katy Perry, supongo que es otro rollo más del puritanismo americano. Ya cansan.

Un saludo.

bernardo de andres herrero dijo...

El punto más algido de los Sesame fué con el famoso discop Sesame street fever parodia del saturday night fever sencillamnete espectacular.