viernes, 15 de marzo de 2013

De cuando Jerry García saboteó a la Creedence

En un momento me desanimé y paré, sólo para ver si alguien protestaba, hasta que una sola voz me gritó desde el fondo que continuase. En la mente de John Fogerty la Creedence fue la única banda de Woodstock que tocó para una sola persona.

¿Nunca os habéis preguntado por qué no apareció la Creedence Clearwater Revival en la mítica película-documental que se realizó del Festival de Woodstock? Evidentemente no podían salir todos los artistas que allí participaron, pero la Creedence no eran unos peleles. Amén de su increíble talento, con tan sólo dos discos ya tenían varios éxitos en las listas (especialmente tras la publicación del Bayou Country) y por ello se les había concedido un lugar de honor en la jornada del sábado. En un festival actual ellos habrían cerrado el día, pero estamos hablando de Woodstock, donde las bandas iban a actuar toda la noche. Un plato fuerte como The Who iba a salir a escena ¡a las 5 de la mañana! El caso es que las huestes de John Fogerty habían logrado hacerse un hueco entre el público hippie, en una época en lo que dominaba comercialmente era la psicodelia y la experimentación, ya fuera musical o estéticamente. Y allí estaban aquellos cuatro tipos con camisas de felpa que facturaban una música rock especiada al estilo cajún que, dados los parámetros comerciales que triunfaban en aquel momento, parecían destinados a tener de fans a jóvenes ayudantes de sheriff y rudos leñadores. Pero sencillamente la música de la Creedence era demasiado buena como para no calar también entre los hijos del Verano del Amor. El caso es que la Creedence no iba a tener su noche (al menos según ellos). Uno de los factores a los que lo achacaron fue el pésimo sonido. El otro, Jerry García.

Según la versión rumorológica del lado Creedence, así debió ir más o menos la cosa: The Grateful Dead, comandados por el bueno de Jerry, salieron dispuestos a dejar huella y arroparse del que era su público de pleno derecho. Y para ello decidieron alargar su set todo lo que pudieron mientras sus fans se regodeaban en sus cuelgues de ácido que tan bien combinaban con la música de Grateful Dead. Quién sabe si no habrían aprovechado para encasquetar uno de sus típicos conciertos de tres horas de no ser porque el sonido empezó a fallar. Si es cierto que Jerry y los suyos alargaron su actuación, ¡tan sólo la pararon por problemas técnicos! Al parecer García no quería de ningún modo que la Creedence le pisara el terreno. Pobre Jerry, aun debía andar mosqueado con lo que le pasó a su banda en Monterey, cuando jugó el papel de jamón en aquel sandwich de rebanadas de pan ciclónico que fueron The Who y la Jimi Hendrix Experience, ¡casi nada! Ciertamente quien programara el orden de bandas en Monterey le hizo un flaco favor a los Dead.

Y bueno, al parecer, según la leyenda rockera, Jerry García decidió vengarse aquella noche con los inocentes de la Creedence, que cuando por fin salieron a escena con retraso se encontraron a un público empachado de drogas y música lisérgica de Grateful Dead, medio adormilado y no demasiado dispuesto a vibrar con una música tan poco hippie como la que hacían Fogerty y el resto la banda. Si hemos de juzgar por la ovación que abre su actuación, ciertamente había más de un tipo despierto, y ya me gustaría a mí tener una actuación tan "mala", aunque también es cierto que hay otra grabación en directo de la Creedence mucho más enérgica. El caso es que entre el poco entusiasmo del público y el mal sonido Fogerty salió de allí echando pestes, y considerando que su actuación había sido demasiado pobre, no permitió que la banda saliera en la película del festival. Y así fue como incluso a día de hoy muchos no deben saber que la Creedence actuó en aquel ya lejano y mítico festival.

5 comentarios:

Jim Garry dijo...

Me he reído un rato con la estratagema de Jerry García para dejar a la Creedence a merced de la peble colocada, ja,ja. Desde luego no puede haber dos bandas rockeras más diferentes que estas....

Sex, love and rock´n soul

ATM dijo...

Nota el final de este video: http://youtu.be/Xmz7hUNZLEw

José Fernández dijo...

Bueno, por lo menos no les echaron un acido en la bebida como a los Quien. Por cierto, ¿alguien ha visto jamás a un cantante profesional desafinar tanto como a Rogelio Daltrey en es mismo festival? Que esa actuación sea una de las más conocidas de la historia de la banda y aparezca en todos los recopilatorios de videos de los Who, dice mas de como eran las relaciones entre el rubio dios del microfono oscilante y el resto de sus "colegas" que veinte mil libros que se puedan escribir sobre el tema.

KARLAM dijo...

Hombre, yo tengo la grabación íntegra de aquel concierto de la CCR en Woodstock (sin retoques) y no me parece que sonaran tan mal... Claro que Fogerty siempre fue muy exigente consigo mismo, y si enciman lo putean, como parece ser que fue el caso, sus razones tendría para salir cabreado y no autorizar las imágenes de la banda en el documental. La historia es buena como para creer que fue así. Y si no que más da! Los fans hace tiempo que ya nos dábamos por enterados.

Saludos

Frodo dijo...

Muy buen post. Un tipo que se llama Jerry Garcia de entrada ya tiene nombre de saboteador.
El que te pone entre Hendrix y The Who o te tiene mucha fe o quiere arruinarte
Gran banda Grateful, movía gente de un pueblo a otro

Saludos!