martes, 9 de octubre de 2012

Isabel

Sí, amigos, voy a hablar de Isabel, la serie histórica de TVE sobre Isabel I de Castilla, que vi por casualidad/curiosidad, y he acabado siguiendo. Con la abundancia de series norteamericanas que tenemos (ahora mismo por ejemplo han vuelto la excitante Dexter y la cada vez más mejor Boardwalk Empire, ¡y tengo pendientes cosas como Seis metros bajo tierra o Sons of Anarchy!), resulta difícil encontrar tiempo para la actual ficción española en la pequeña pantalla, más cuando ésta suele ofrecernos lo mismo de lo mismo, con una calidad que raya en la medianía cuando hay suerte. Series que en realidad no dejan de ser culebrones encubiertos. No las he visto todas, evidentemente, y supongo que las habrá mejores y peores, pero igual que cuando quiero comer bien me voy a por la cocina española, cuando quiero buenas series me voy a lo que se cuece en Norteamérica. Y entonces, os preguntaréis muchos, o tal vez no, pero os lo cuento igual, ¿qué ha visto este hombre en Isabel?

Bueno, sin entrar en un estéril debate comparativo entre la ficción televisiva norteamericana y la nuestra, pues en España se han hecho muy buenas series (aunque, ¡ay! Me temo que la mayoría pertenecen a épocas pretéritas), creo que resulta evidente el simple hecho de que a los que se vuelvan locos con Los Soprano o The Wire, por citar los dos ejemplos típicos, les resultará difícil disfrutar con productos como Hispania, Tierra de lobos o Gran Hotel. También los habrá que las compaginen sin problemas, pero por lo que he visto de Hispania (no sé si su continuación Imperium habrá mejorado algo) o Gran Hotel (prefiero no hablar de los alucinógenos biopics de T5) el gran problema que les veo, entre muchos otros, es su continua trama culebraica, disfrazada tras algunos señuelos para que no parezca lo que realmente es. Aparte del simple hecho de la diferencia abismal en presupuesto, calidad de guiones, dirección, intérpretes, etcétera. Algo triste, cuando salvo lo primero, de todo eso tenemos aquí. Porque aunque no lo parezca, algun buen guionista debe haber por ahí, ¿no? Por resultan encomiables esfuerzos como el que hizo Canal+ con Crematorio (serie que también aprovecho para recomendar), o el que está realizando TVE con esta Isabel.

De acuerdo, empecemos obviando el hecho de que Isabel I debió parecerse tanto a la angelical Michelle Jenner como un cactus a un lirio, pero si algo nos han enseñado los inventores de esto (léase Hollywood) es que la apariencia de los personajes históricos no importa, sobretodo cuando sólo tenemos retratos pintados de ellos. Así que veamos, ¿qué destaco de Isabel? Primero, lo acertado de la elección de la figura histórica y la época, una era convulsa que da pie para grandes personajes y tramas interesantes. Segundo, unos guiones correctos (por desgracia no excelentes) y una sana intención de dejar atrás enamoramientos y desenamoramientos para la trama principal, salvo en los casos en que ayude a la misma, siguiendo el flujo de la corriente. Tercero, unos cuantos personajes acertados con actores y actrices acertados (que ya detallaré más adelante), y una dirección correcta con algún que otro buen momento, aunque habría estado bien tener a algún que otro veterano de renombre como director invitado (quizás lo acaben haciendo, quién sabe). Y cuarto, un buen trabajo alargando o enmascarando lo que me da que debe haber sido un exiguo presupuesto para una serie de estas características, pero por suerte, dada la época que narra, si algo tenemos en España son castillos e interiores históricos auténticos (aunque con lo poco que se está cuidando ese patrimonio, veremos lo que dura). En contra: elecciones de reparto bastante desacertadas, intérpretes vergonzantes (como suele venir ocurriendo en nuestras series patrias, éstos suelen darse entre la generación más joven; ¡esos actores a los que no se les entiende cuando hablan!) y, para mi gusto, una precipitación para contar los hechos que no sé a qué atribuir, si a la falta de presupuesto, o a la falta de confianza en que el público respondiera... No sé, creo que hay bastante enjundia como para llevar las cosas con un poco más de sosegamiento. En general, y aunque he hablado de un guión correcto, seguramente el mayor problema de Isabel sea ése: que es un guión correcto, y no un guión excelente, que es por donde habría que empezar un proyecto así.

Bien, comentemos un poco el reparto de esta primera temporada, que se centra en los años de adolescencia de Isabel hasta su coronamiento como reina de Castilla; su época de aprendizaje, por decirlo así. Bien, ahí tenemos de protagonista a la sin par Michelle Jenner. Todavía no tengo muy claro si ha sido una elección acertada o no, entre otras cosas porque no tengo otras referencias interpretativas suyas. La veo demasiado superflua, acartonada en otras ocasiones, y no sé si es porque así es la joven Isabel, o porque Jenner resulta mejor actriz de doblaje que intérprete. Lo siento, ¡hasta ahora sólo me había fijado en sus fotos! Y Los hombres de Paco nunca me interesó. Pero bueno, de momento no me chirría como Isabel. Entre los aprobados, Bárbara Lennie como la malvada Juana de Avis, aunque por desgracia no resulta lo bastante temible. Juana es la portuguesa esposa del débil Enrique IV, hermano de Isabel, y el actor que le da vida, Pablo Derqui (quien ya estuvo en Hispania, ya ven), queda bastante creíble en pantalla. Sergio Peris-Mencheta resulta un Gonzálo Fernández de Cordoba de postal, y con esa presencia física tan de guerrero de cómic no me extraña que lo escogieran para hacer de Capitán Trueno. Y quizás es el que más me ha sorprendido, actúa mejor de lo que pensaba, aunque tampoco es que sea la bomba, y más aún haciendo del sempiterno duro y silencioso hombre de armas. También destacar la labor de César Vea como el salido Pedro Girón y la del veterano Pedro Casablanc. Tambíen citar a un muy acertado Ramón Madaula como Gonzalo Chacón, el tutor y consejero de Isabel, y un Beltrán de la Cueva que parece sacado de Juego de tronos. Aunque el sobresaliente absoluto es para un Ginés García Millán que se come a todo el mundo con patatas, como su personaje, el intrigante Pedro Pacheco que maneja los hilos y es un auténtico señor de marionetas. Después de haberle visto sufrir para sacar adelante la horrible miniserie de Suárez (donde resultaba de lo más chocante que no le imitara ni siquiera un poco al hablar), por fin parece haber encontrado un personaje donde se encuentra cómodo. Bueno, digo esto como si me conociera su carrera al dedillo, cuando casi le acabo de descubrir como intérprete, porque evidentemente para mí era el horrible protagonista del horrible remake de Matrimonio con hijos. Pero en esta ocasión él sale triunfante. ¡Pacheco rules!

Como ya he dicho, las malas y paupérrimas interpretaciones se concentran entre la generación más joven. Especialmente sangrante es la elección del que fuera chavalín en Los serrano para hacer de Alfonso de Castilla (?). Está bien, si querían un príncipe imberbe sin carisma ni personalidad, ni rastro alguno de interpretación, lo han conseguido.

Isabel dista mucho de ser perfecta o grandiosa, y sería estéril entrar en comparaciones, pero hay que agradecerle la intención de ir más allá del melodrama y el culebrón físico-químico y ofrecernos intrigas palaciegas, traiciones, complots excitantes luchas de poder. Por ello decía que para que esta serie fuera realmente lo que debe ser necesitaba un guión atómico, cosa que por desgracia no tiene. No sé qué referencias tendrán en mente sus productores, pero si dependiera de mí, les haría visionar mil veces Yo Claudio a todos el equipo y el reparto.

Así que, si os gusta la ficción televisiva española, yo de vosotros no me perdería Isabel. Y si como yo, preferís la ficción yanqui de HBO y demás, no espero que vayáis corriendo a verla, pero que sepáis que Isabel no tiene demasiado que ver (algo, pero n mucho) con otros títulos ya citados. Por suerte las intrigas se suceden cada vez más, así que ojalá acaben haciendo algo memorable. Ojalá los guionistas se envalentonen y acaben desterrando cualquier guiño a la fórmula de éxito de series de Antena 3 y la cadena enemiga.

PD- ¡30 años de Dartacán y sus amigos! Ñif.

5 comentarios:

Raúl dijo...

Yo sigo la serie capítulo por capítulo, peor mis gustos para series son raros: no suelo ver series, la verdad, ni me gusta Dexter, ni Perdidos ni me molesto en ver series por internet.

En fin, volviendo a Isabel: si, tiene sus muchos defectos, pero yo no me la pierdo cada lunes.

RTHB dijo...

Bueno, tu la empezaste a ver por casualidad, pero es que yo ni eso..... (también te digo, Mr. Crononauta, que algo de pereza me da....)

Se le saluda.

supersalvajuan dijo...

Otra que no he empezado a ver...

Víctor Hugo dijo...

En mi opinión, como alguien que ha hecho la carrera de Historia y que le interesa el tema, me parece primero que una biografía tan enorme como la de Isabel La Católica merecería un tratamiento y un desarrollo un poco bastante más extenso (supongo, como bien apuntas, que el atropellamiento de acontecimiento se debe a cuestiones de dinero). Y segundo, creo que la selección de actores en algunos puntos deja bastante que desear... Michelle Jenner está muy bien para series y películas adolescentes, pero para una tarea como la de aquí, me parece que se le va de las manos el asunto. Aunque una cosa no quita la otra, y siempre que coincida que esté en el salón de casa y coincida con la serie pues me la veré.

Y eso es todo:) ¡Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Raúl: pues eso, algo tendrá

RTHB: jeje bueno hay otras mejores pero que quede constancia de ésta

supersalvajuan: ¡y hay tantas!

Víctor Hugo: sí, seguro que había candidatas mejores, pero me parece un problema mayor el del atropellamiento, por ejemplo. Hay que tener muy buenos guionistas para condensar tanto y que quede bien.