martes, 23 de octubre de 2012

Alien, el octavo pasajero (1979)

Ya hablé ampliamente de la gestación y rodaje de Alien, el octavo pasajero aquí, así que hoy simplemente me apetecía rememorar este impepinable clásico en estos oscuros tiempos de "vigorexia" (¿fue un médico o un periodista? Hagan sus apuestas) tecnólogica, que yo también puedo juguetear con el lenguaje. Los habrá que sigan defendiendo Prometheus hasta el fin de los tiempos (las hay peores, claro, ¡pero también mejores!), y siempre habrá atrevidos imberbes que les parezca poca cosa por aquello del avance en los efectos especiales (un día tengo que protestar sobre este punto, porque me saca de mis casillas), o que les parezca demasiado lenta. E incluso los hay más mayores que la consideren sobrevalorada. OK, puede no gustarte, y los gustos son como los culos, pero, ¿sobrevolarada? Claro que en estos tiempos donde todo está sobrevalorado, hasta Led Zeppelin o los Beatles (?), Alien, el octavo pasajero no podía ser menos. ¿Quieres convencerme de que esta película no es un jodido clásico? ¡Anda y vete a pregonar eso por ahí, así como que la Tierra es plana, pero no lo intentes conmigo! Hay cosas que sencillamente no son debatibles.

No sé cuando fue la primera vez que vi esta película en alguna emisión televisiva (¿1988 tal vez?), y aun sigo esperando que la reestrenen en algun cine o filmoteca para verla en pantalla grande, pero poco importó aquella vez (y las sucesivas) que el film de Ridley Scott estuviera encerrado en una caja tonta. El impacto fue tremendo. Mayúsculo. Oneroso incluso. Sí, está claro, ¡me voló la cabeza! No se parecía a nada que hubiera podido ver anteriormente. Aquellos diseños, aquel ambiente opresivo, una tripulación que nada tenía que ver con Han Solo, y más bien parecían taxistas, o camioneros... La gigantesca Nostromo, la cámara que recorría sus pasillos hasta llegar a la sala de ordenadores, que se ponían a dialogar en el reflejo de aquellos cascos de piloto. Por supuesto no comprendía demasiado, ni que fuera una especie de diálogo, pero la imagen era fascinante. Y es que aquellos ordenadores basados en IBM eran una delicia, ¿por qué los han desterrado de las pelis de ciencia ficción? ¿Qué mas da que ahora la tecnología permita hacer ordenadores de imágenes táctiles, o a que ahora todo el mundo use güindous o mi amigo mac? Ver al tipo de turno tecleando órdenes en el ordenador con aquel cursor parpadeante sencillamente no es superable. ¿Por qué en Prometheus de repente tienen superordenadores en plan aipad gigantesco? Ya no hay respeto por las tradiciones.

Aunque para impacto, el maldito bicho saliendo del interior de John Hurt, derramando sangre por todas partes. ¡No creo que pueda describir la impresión de una escena así! Fue uno de los grandes hallazgos de los guionistas, y evidentemente después de aquello, aunque que yo recuerde pude seguir durmiendo, la escena siguió grabada en mi memoria, hasta hoy. Tal vez no me sepa los afluentes del Tajo, ¡pero en mi mente John Hurt tiene una indigestión alienígena cada pocos segundos!

Y  bueno, a todo ello hemos de añadir que veníamos de la visita a la increíble nave alienígena, el encuentro con el spacejockey y el facehugger de los huevos (nunca mejor dicho) que se aferraba a la cara del pobre John como un político a sus prebendas. Y estaba aquel planetoide árido y hostil (a su lado Tatooine parecía un agradable lugar de descanso) lleno de tormentas, y el travieso Ash (gran Ian Holm) con esa sonrisilla, abriendo las compuertas a pesar de las órdenes de la teniente Ripley. ¡Ah, la teniente Ripley! ¿Quién habría podido imaginar que un personaje femenino podía ser todavía más valiente y tener más protagonismo que la princesa Leia? Pero así era, y por ello muchos aprendimos que las niñas eran igual de respetables que los niños, aunque a veces uno jurara que por dentro de alguna corría un ácido mortal. Nada mejor que el enseñar deleitando, y Alien lo hacía muy bien. Nada como un poco de sangre y terror para que a partir de los nueve o diez años las almas dormidas de la chavalería aviven el seso y despierten contemplando cómo un extraño alienígena sale del estómago de un desdichado trabajador, a pesar de tener su convenio y eso.

Y después de la espetacular aparición del bicho, el siguiente en caer era el pobre Brett (¡esa inolvidable mirada del gato! Creo que nunca se ha descrito la personalidad gatuna que en esa escena, en plan "mejor tú que yo"). Pero lo realmente excitante venía cuando Dallas se metía en los conductos, tratando de dar caza al alienígena, y aquellos inolvidables pitidos del detector de movimiento... ¿Qué escena de la nueva entrega del universo paralelo/precuela a ver si cuela puede compararse con esa? ¡Ninguna! Con el corazón a punto de estallar de tanta adrenalina, uno asistía comiéndose la gomaespuma del sillón a aquella secuencia del cazador cazado, con aquellos malditos "beeps" y los "¡Cuidado, está detrás de ti! ¡No veo nada! ¡Aieeee!". Tremendo. 
Y tus defensas, ¿han desayunado?
Y por supuesto el maldito xenomorfo iba a seguir haciendo de las suyas hasta que los supervivientes decidían volarlo todo y largarse de allí, pero el impacable cazador iba a eliminarlos a todos (exceptuando el sorpresivo momento con Ash, cuya simpatía siempre tendremos) salvo a la dura Ripley, quien, era evidente, tenía que volver a por el gato entre alarmas, vapores y un alienígena suelto (¡joder que tensión!). Después llegaba la aparente calma en la pequeña astronave de salvamento (¿se llamaba Narcissus?), donde Ripley demostraba ser, además de una infatigable superviviente, la oficial de seguridad más sexy del universo. Pero claro, no todo había terminado...

No sé, Alien, el octavo pasajero me parece una de las películas más excitantes de todos los tiempos, ¡y le tengo más cariño que a algunas personas! Así que podría seguir escribiendo y escribiendo sobre tal o cual aspecto, pero en vez de perder el tiempo juntando letras mientras vosotros las leéis, volvamos a visionar este tremendo clásico, que inició una exitosa saga (demasiado exitosa para mi gusto, visto lo que ha venido después, donde con Alien Resurreción ya empezó la era vergonzante de cuya culpa están exentos los xenomorfos, pobres de ellos, cuyo aura ha ido cayendo en `picado, y así hasta hoy), y que resulta tan efectiva cinematográficamente hablando como cualquier Viagra.

Y por último, para cerrar el texto de hoy, recordar que el xenomorfo mortal no era el octavo pasajero, era el noveno. ¡Hola Jonesy! Ah sí, y no lo olvidéis: en el espacio nadie puede oir vuestros gritos (maldita sea, si hasta la publicidad y el trailer eran impecables).

11 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Grand pelicula, solo me gusta la primera!La vi en un cine cuando salio y sali atonito y muy pensativo!Era una pelicula de marcianos!!! como queria ver!
A+

Cinemagnific dijo...

Si hay gente que intentan hacer ver que esta película no es un clásico o que está sobrevalorada... Esa gente no merece ser escuchada porque no tiene ni zorra idea de cine ni de arte.

Inmensa obra maestra en todos los sentidos. A mi la segunda, la de Cameron, también me encanta y me parece excelente.

JLO dijo...

nadie puede dudar de que es un clásico, porque sola se convirtió en eso... el tiempo agranda o hace desaparecer a las películas y eso no se puede evitar...

ahora, lo que es seguro también es que Zeppelin y Beatles también lo son!!! jaja... salu2...

Vicent dijo...

Mi ránquing:

Alien, el octavo pasajero: 9
Aliens: 8
Alien 3: 6
Alien Resurrección: 6
Alien vs predator I: 3
Alien vs predator II: bono basura
Prometeus: todavia no la he visto

Vicent (Formentera)

ÁNGEL dijo...

Y tus defensas, ¿no han desayunado? Jaja, eres un auténtico crack... y esta peli, pese a quien le pese, un puto clásico como la copa de un baobab.

Salus.

El Bueno de Cuttlas dijo...

"Alien" es una estupenda película de ciencia-ficción, pero el resto de la saga para mi no pasa del entretenimiento. "Prometheus" la tengo pendiente pero no me espero mucho, la veo sobre todo para disfrutar del diseño de producción. El tráiler bueno de la peli(el honesto)es éste:

**¡SPOILERS!**

http://www.youtube.com/watch?v=RBaKqOMGPWc

¡Saludos espaciales!

Ginebra dijo...

Alien el Octavo pasajero es un clásico,di que sí, que es así... ciencia ficción de la buena... como es un clásico El Resplandor...
¿ves¿ Prometheus me la he perdido (con dos cojones. No me interesaba).
Besos

Anónimo dijo...

Lalo:

Que jodío es pasar por acá y ver tantas pelis buenas coño. Aunque esta aún no la haya visto. Aer Yutub, please save my life!

Abrazo

John P. Maaaula dijo...

Sin duda un clásico de la ciencia ficción, y por qué no, del cine en general. Personalmente disfruto más de la segunda (me encanta el despliegue marine y toda la parafernalia guerrera), aunque es más peli de acción, donde el suspense queda en segundo plano. ¡ Vivan los xenomorfos!

Un saludo

Félix S. Trabanco dijo...

Grandiosa película, no me puedo creer que haya gente que la considere sobre valorada. No me gusta Prometheus, ni tampoco Alien 3, el resto de la saga me gusta, sin contar las de Alien Vs Predator que ni las he visto ni las veré.

Möbius el Crononauta dijo...

Tsinapah: pues las dos siguientes también están potables, sobretodo la segunda

Cinemagnific: hay gente muy extraña en este mundo. Sí, la segunda es excelente también

JLO: ¡claro que lo son!

Vicent: ¿Alien resurrección un 6? ¿por qué? Pues mira que de las bazofias de Alien vs predator, disfruté más con la segunda, por alguna razón extraña. La primera ni la acabé de ver

Ángel: ¡baobab es la palabra que andaba buscando!

El Bueno de Cuttlas: hombre la segunda es más que entretenimiento creo yo. Jajaja había visto el trailer ese, ¡si tan sólo lo hubieran hecho antes!

Ginebra: pues supongo que eso que te ahorraste con Prometheus. Pero yo no podía con la curiosidad.

Lalo: ¿no has visto Alien? ¿qué estás haciendo con tu vida?

John P. Maaaula: recuerdo una época en que todo dios disfrutaba más con la segunda. Pero ya hablaré de eso en su momento.

Félix S. Trabanco: Alien 3 está bien para mi gusto, aunque no está al nivel de las dos primeras.