jueves, 4 de octubre de 2012

A.I. Inteligencia Artificial (2001)

Uno de los aspectos más excitantes de la ciencia ficción es que a veces se convierte en realidad, y cada vez que en Japón sacan un nuevo autómata me digo que ya queda menos para los mayordomo-robot, o los robots en general con una inteligencia y un comportamiento cada vez más parecidos al de los humanos. Lo cual lleva a plantearse muchas cuestiones, ya sean técnicas o filosóficas. Y desde luego la ciencia ficción es un género que se ha ocupado profusamente de imaginar cómo serían las relaciones entre los humanos y las máquinas inteligentes. Ahí está la obra de Isaac Asimov, por citar un ejemplo obvio. El autor británico Brian Aldiss se preguntó si los humanos podrían considerar como iguales a seres mecánicos que quizás pudieran pasar prácticamente como humanos, si no fuera por su origen artificial. Más concretamente, ¿podría una madre sin hijos tener sentimientos maternales hacia un niño robot? Un niño que siempre la querría... y que nunca crecería. Y para complicar las cosas, ¿qué ocurriría si entonces llegara un bebé humano? Todo ello con muchos más matices que pueden encontrarse en su relato Super-Toys Last All Summer Long, que inmediatamente interesó a todo un Stanley Kubrick, quien se propuso adaptar la historia a la gran pantalla.

A.I. Inteligencia Artificial, uno de los mejores films de Steven Spielberg en este nuevo siglo, nació efectivamente como un proyecto de Kubrick. De hecho recuerdo haber estado leyendo noticias sobre el proyecto durante años, y curiosos rumores, como que Stanley estaba filmando a un niño a diversas edades, o que tenía en mente que el personaje del niño robot, David, ¡lo interpretara un robot de verdad! Por lo visto Kubrick estuvo posponiendo el proyecto durante años esperando a que la tecnología avanzara lo suficiente como para tener a un robotín en la película. Bueno, parece que en Japón deben estar cerca de conseguir lo que el famoso director tenía en mente. Convencido, como parecía estarlo, de que un niño de verdad no podía interpretar a un ser artificial de forma convincente, Kubrick pareció decidirse por crearlo a través del ordenador después de ver la impresionante Jurassic Park.

Ya a mediados de los 80 Kubrick le había hablado a Spielberg (con quien había trabado una buena amistad alrededor de 1980) del proyecto, y le había pedido que la hicieran juntos: él la dirigiría y Steven la produciría, lo que dejó Spielberg de una pieza, ¡el maestro le estaba pidiendo colaborar con él! Casi nada. Spielberg aceptó, pero el escrupuloso Kubrick siguió sin estar satisfecho con lo que la tecnología le podía ofrecer, mientras por otro lado se peleaba con el guión y con el propio Aldiss, a quien había contratado para que adaptara el relato. El director de Lolita planeaba hacer evolucionar el relato de Aldiss hacia una especie de versión moderna de Pinocho, y quién sabe si ese detalle fue motivo de conflicto con el autor. Le sustituyó Ian Watson, y entonces llegó Jurassic Park y todo parecía a punto para comenzar a rodar, pero de nuevo Kubrick, insatisfecho con el trabajo previo y las minutas de la ILM, pospuso el proyecto. Fue por entonces (en 1995) cuando Kubrick le ofreció por primera vez dirigir la película a Spielberg. El neoyorquino parecía haberse convencido de que aquel trasunto de Pinocho se ajustaba mejor a las aptitudes y sensibilidades de Steven, quien, abrumado, rechazó la invitación. Una vez más, Kubrick aparcó su adaptación de Super-Toys Last All Summer Long y se centró en lo que sería Eyes Wide Shut. Y entonces llegó el desenlace fatal que todos conocemos, con Kubrick dejándonos en la más absoluta desolación cinéfila.

Fueron su viuda, Christiane, y su hermano, Jan Harlan (quien habría coproducido la película junto a Steven de haberla dirigido Stanley), quienes le volvieron a pedir a Spielberg que dirigiera aquella cinta. Finalmente Spielberg aceptó, dispuesto a rendir homenaje a su viejo amigo a través de A.I. Inteligencia Artificial. Con todo el voluminoso material recopilado por Kubrick en sus manos, y un tratamiento de 90 páginas, Spielberg volvió a sentarse ante una máquina de escribir (o a estas alturas, un ordenador), por lo que se le acreditaría como único guionista (a partir del tratamiento de Watson), algo que no sucedía desde Encuentros en la Tercera Fase.

Creo que para hablar más profundidad de A.I. Inteligencia Artificial, y de los homenajes técnicos y guiños en el guión que Spielberg introdujo en honor de Kubrick, debería revisitarla más veces, pero desde luego no cabe duda de que en esta película nos encontramos con el mejor Spielberg (tal vez no con el Steven pletórico de su juventud donde todo era excitante), pero a pesar de que aquí he manifestado más de una vez la creencia en las crisis creativas del cineasta de Ohio, ello no quiere decir que se le hubiera olvidado a este hombre cómo rodar (de hecho a la vista está que siempre ha estado en mucha mejor forma que sus amiguetes de generación), aunque siempre que veo Hook me entran dudas sobre eso y mi existencia en en general, pero ésa es otra historia. A.I. Inteligencia Artificial es un estupendo ejercico técnico y narrativo por parte de uno de los mejores y más talentosos cineastas norteamericanos de las últimas décadas. Además, tratándose de una historia con ese punto infantil, y es que como todos sabemos, los niños siempre son importantes en sus películas, y más aún firmando él el guión, hemos de agradecerle que no nos haya proporcionado más azúcar de lo deseable. A.I. Inteligencia Artificial nos ofrece un final elegante para una película elegante.

La verdad es que no sabía que hubiera habido, al parecer, bastantes críticas a su final. Al menos así lo deduzco tras ver un video en que Spielberg defiende el final, arguyendo que el mismo ya se encontraba en el tratamiento de Watson sancionado por Kubrick. Personalmente desde luego habría acabado la película allí en el fondo del mar, y supongo que los fans de Stanley han debido pensar que así es como acababa la trama original, por aquello de la legendaria misantropía de Kubrick y demás. En fin, yo de momento sólo tengo la palabra de Spielberg al respecto, pero también es cierto que la conclusión de A.I. Inteligencia Artificial, aunque pueda parecer el típico añadido que habría escrito Spielberg, encaja más con la metáfora mecánica de Pinocho. Con todo, me reitero: ¡concluir el film unas cuantas secuencias antes habría sido la bomba! Donde al parecer sí metió mano Spielberg fue en algunas escenas de Gigolo Joe, es decir, escenas de sexo que Steven eliminó, buscando supongo obtener el PG-13 para llegar a más público joven.

En el reparto, destacar al protagonista, Haley "a veces veo muertos" Joel Osment (estuvieron inspirados los padres con el nombre, ¡señores, han tenido ustedes un inventor del siglo XIX!), Jude Law, William Hurt, y un pequeño papel para el gran Brendan Gleeson. Destacar también el cameo de los Ministry de Al Jourgensen, elegidos al parecer por el propio Kubrick (!) en su día, y, la verdad, ¿qué mejor grupo para aparecer en una peli futurista?

10 comentarios:

supersalvajuan dijo...

A mí me chirrió, me decepcionó.

León dijo...

Es una película imperfecta, pero harto interesante. En cuanto a la crisis creativa de Spielberg, no creo que haya existido nunca, y menos en la pasada decada, en la que si se excluye Indy IV, realizó varias películas interesantes algo imperfectas que le llevaron a explorara nuevos territorios (Atrapame si puedes, Minority Report, La guerra de los mundos) y un peliculón a la altura de sus obras maestras "Munich". Y desde luego, esta época no podía haber empezado mejor...
Saludos
Buena entrada

Chals dijo...

Me gustó muchísimo esa película pese a algunas mañas críticas. Toca algunos temas con bastante tacto. Como irse al futuro para explicar cosas que pasan ahora. A mi me gustó. Fantástica reflexión la inicial. Un día de estos los japoneses nos sacan a los beatles cyborgs de gira por el mundo ¿que no?
Saludos

Félix S. Trabanco dijo...

Aunque soy fanático de Spielberg puedo reconocer que ha pasado por bastantes baches (Indy 4, Parque jurásico, El mundo perdido, La terminal, La guerra de los mundos) pero nunca por decadencia. Es decir, a mi no me gusta nada de lo que ha hecho por ejemplo James cameron desde ABYSS del lejano año 1989, ni nada de Ridley Scott desde BLADE RUNNER, ni de Shyamalan desde SEÑALES, ni nada de lo que ha hecho Brian de palma desde los años ochenta, ni Coppola desde EL PADRINO 3 eso es lo que yo llamo decadencia. De hecho Cameron es el perfecto ejemplo de director que yo odio, y sin embargo sus 3 primeros films son maravillosos, me encantan, un perfecto ejemplo por lo tanto de director que amo y odio al mismo tiempo, y del cual saco 2 etapas totalmente diferenciadas. Con Spielberg no me pasa lo mismo, y no considero que yo sea poco crítico con él. INTELIGENCIA ARTIFICIAL es un maravilloso film, no sé si llamarlo obra maestra, pero es un perfecto ejemplo del trabajo de un creador que se centra en lo importante, que sabe que lo más trascendente es la historia que te está contando, no los efectos especiales o dejar en cada fotograma su "marca" como creador, algo típico de algunos directores egocéntricos que se están volviendo amorfos de tanto creerse su personaje, solo hay que fijarse en Tim Burton, que desde el nuevo milenio solo ha hecho 2 pelis buenas, BIG FISH y LA NOVIA CADAVER. Pero da igual, es Spielberg y de Spielberg mola decir que DUEL es su mejor peli, que solo le importan los efectos especiales, que Kubrick la haria diferente, que LA LISTA DE SCHINDLER es una peli blandengue (si, blandísima, pese a su final positivo yo no creo que la peli escatime en imágenes desagradables), que TIBURON es buena de casualidad, y en fin siendo blandos con él que es un director que malgasta su talento. Te juro que cuando oigo tantas subnormalidades se me hierve la sangre, Incluso conocí a un sunormal que lo llamaba "gran director de serie B" (algo que yo no considero peyorativo, pero que para el debia de significar algo así como "mero entretenimiento") y que era un director "conformista para gente conformista". No se lo que tú piensas de esto pero, ¿desde cuándo inconformismo es sinónimo de calidad? Me gustaría saber porque los directores de cine tienen el sagrado deber de ser transgresores y rebeldes. En fin, un saludo.

José Fernández dijo...

@Felix: Hombre, es que que Spielberg es el máximo representante del cine pequeñoburgués en la actualidad. Y eso a muchos le escuece una barbaridad. Me ha hecho gracia lo del inconformismo y la verdad es que es algo que se le puede aplicar perfectamente a las películas de Nolan con Batman, que para muchos ya son mejores que todo lo anterior que se hizo sobre el personaje porqué son "más oscuras". Y se quedan tan anchos, oiga. Ante lo cual mi única respuesta posible es: http://gifsoup.com/view/1643568/batman-vs-shark.html

En cuanto a la penicula en si, a mi me gusto. De hecho me parece una de las mejores de Spielbergo, con el que, la verdad, no suelo conectar mucho, aunque tiene muchos flims que me gustan bastante. Y el final, yo entiendo que a mucha gente le pareciese una memez, pero a mi no me disgusto y me pareció mejor que simplemente dejarlo en el hielo y a tomar por culo la penícula.

David dijo...

I.A (o A.I, vamos) es una de mis películas favoritas. Me parece una obra maestra absoluta y lloro como una magdalena cada vez que la he visto (fui tres veces seguidas al cine a verla).
A mí Hook también me parece horrorosa... y sí, Spielberg tiene baches, pero ha tenido unos años francamente buenos, y como bien dices, de su generación es el de los más regulares en cuestión de filmografía tirando hacia arriba.
Te pego una cosa que escribí sobre el final en su día en mi blog: muchos pensaréis que Kubrick habría acabado cuando el niño se lanza desde el rascacielos al agua. No fue así. Kubrick también tuvo la idea de "revivir" a la madre... pero el niño, al contrario que en ese final tan poético que escribe Steven (el guión es suyo, o firmado por él al menos)... se quedaba mirando en una imagen que se repetía una y otra vez cómo los robots del futuro trataban inútilmente de no "perder" a su madre una vez reanimada. A pesar de eso, Steven dice que el final de la película era palabra por palabra el que había pensado Stanley, que las partes "duras" eran en realidad las suyas y las "blandas" las de Stanley. Pero creo que Steven no fue tan fiel palabra por palabra como ha dicho, a lo que tenía pensado Stanley. No sólo en el final, sino en detalles como que la madre no pedía al niño-robot que le preparara un café al al levantarse, sino un Bloody Mary.
Un saludo.

zangief dijo...

Creo que fui el único de mis colegas al que le gustó la peli! Me pareció triste y cruel y de hecho yo tb habría acabado la peli con el niño-robot en el fondo del mar, pegaba mucho mas con el tono resto de la historia.

A mi Spielberg me parece un gran director, y si George Lucas le hubiese convencido para rodar las pelis nuevas de star wars (al menos leí que esa era su intención inicial), habría hecho un gran trabajo, sobre todo en la primera!

Félix S. Trabanco dijo...

A José fernandez: si Spielberg es pequeñoburgués me lo paso por ahí, para mi eso es un dato superfluo e intrascendente que no tiene nada que ver con lo que a mi me interesa: lo que se ve en la pantalla. Yo no creo que Nolan sea un inconformista, para mi es un director que ha hecho un Batman serio (que no es lo mismo que trascendente) pero es un realizador comercial al igual que Spielberg, lo cual no otorga ni retira calidad artística. Se puede conjugar arte y entretenimiento a partes iguales, eso no es imposible.
A Zangief: Creo que Spielberg ha declarado que le pidió dirigir alguna de las nuevas de STAR WARS a Lucas, Pero George las quería dirigir él mismo. Desde luego que Spielberg las hubiera dirigido mejor, Lucas no da pie en bola desde la vieja trilogia.

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: ¿por qué? no creo que se le puedan poner muchos peros

León: yo creo que si Spielberg fuera músico si que hablaríamos de crisis creativa, inspiración, o como lo quieras llamar, aunque ello no quiere decir que domine la técnica a la perfección.

Chals: eso de los Beatles da miedo, ¡miedo!

Félix S. Trabanco: he de decir que no estoy de acuerdo Parque Jurásico. Hablar de decadencia sería demasiado, desde luego. Pero no sé, los fallos están ahí, y no creo que "Minority Report" se pueda comparar a "Encuentros en la tercera fase". Pero por otro lado "La lista de Schlinder" es grandiosa (¿blandengue? ¿qué quería ese hombre, sadismo en cada fotograma?) o "Salvar al soldado Ryan", que es un excelente bélico. Pero hay que reconocer que gran parte de sus obras maestras las hizo antes del 90. Pero por supuesto sigue haciendo buenas y grandes películas, con algun que otro mojón, o excelentes direcciones con guiones flojísimos. Pero sí, creo que a mí también me herviría la sangre. Y no, no hay que se transgresor para ser un gran director (¡seguro que quien te dijo eso le encanta Von Trier!)

José Fernández: A mí el final tampoco me disgustó, y como ya he dicho, siendo Spielberg, es de agradecer que no se le fuera la mano con lo ñoño. ¡Pero mentiría si dijera que yo no habría dejado al chaval en el fondo del mar!

David: supongo que en eso sólo tenemos la palabra de Spielberg, a no ser que alguien con conocimiento de causa echara un vistazo al tratamiento original. Pero lo que parece claro es que Kubrick no tenía intención de dejarlo donde todos pensamos que lo habría dejado.

zangief: lo que pasa es que el final en el fondo del mar no habría completado la metáfora de Pinocho. Y, bueno, el gran problema de la nueva saga de Star Wars no creo que esté en la dirección. Aunque por supuesto Spielberg lo habría hecho mejor.

Félixbis: bueno que lo de pequeñoburgués creo que era un ejemplo de las tonterías que se dicen sobre Spielberg. Y sobre Star Wars, lo que he dicho más arriba.

José Fernández dijo...

Llego muy tarde, pero bueno. Creo que Felix se ha tomado mi intervención como un ataque cuándo en realidad estaba apoyando su argumento. Bueno, un error lo tiene cualquiera. A mi si me parece el director más desacomplejadamente pequeñoburgués dentro del campo de lo que en los USA se entiende como "liberales". Pero también me da igual que lo sea o no, mientras sus peliculas me emocionen. Lo que pasa es que algunos ya lo prejuzgan debido a su ideología (ejem...), cosa que la verdad es que me parece tan respetable como no hacerlo. Y no digo que Nolan no sea otro director ultracomercial, lo que pasa es que lo que vende en está época no es lo mismo que en los 60s, como bien se puede comprobar en el enlace que he puesto y al que nadie parece haber hecho caso xD