viernes, 6 de julio de 2012

Algodón en Harlem (1970)

Barry: Was that black enough for you?
Uncle Bud: It ain't, but it's gonna be.
No cabe duda que Uncle Bud sabía lo que se decía. En poco menos de un año los cines de los guetos iban a arder de pasión por las películas de acción interpretada por negros. ¡La era del Blaxploitation había llegado!

¿Recuerdan al bueno de Ossie Davis? Él era el romántico borrachín de Haz lo que debas, pero aparte de su faceta como actor también se dedicó a la dirección. Acertó de lleno con su debut tras las cámaras, una adaptación de la novela Cotton Comes to Harlem, la sexta de una serie protagonizada por los policías negros Gravedigger Jones y Coffin Ed Johnson. Algodón en Harlem tenía todos los ingredientes que iban a definir el Blaxplotation: un entorno urbano, criminales, mujeres sexy, tiros, y sobretodo una trama situada en el gueto con protagonistas de color que eran más listos y más guapos que los blancos. La cinta de Davis sea seguramente el mejor ejemplo de precursora del subgénero que estaba a punto de expandirse por toda la nación; ¿y qué mejor entorno que el barrio negro por excelencia de América, el mítico Harlem, para mostrar al mundo que no hacían falta coprotagonistas blancos para realizar un buen policíaco?

Tras los sempiternos créditos con tráfico y semáforos que nos va mostrando las calles de Harlem, la trama arranca con un discurso del reverendo Deke O'Malley, un cantamañanas que está recaudando dinero en los guetos para sufragar un viaje en barco hacia África, el hogar del que los "hermanos" y "hermanas" nunca debieron salir. Pero ahí están vigilantes Gravedigger Jones y Coffin Ed, dos veteranos agentes que conocen Harlem como la palma de su mano, y que saben que O'Malley sólo está vendiendo humo, aunque no tienen pruebas para meterle en la cárcel. En esto una banda de criminales irrumpirá a tiro limpio para llevarse la jugosa recaudación de O'Malley. Se inicia así la búsqueda del dinero, tanto por los malutos de turno como por la pareja de detectives negros.

Algodón en Harlem, aparte de su importancia como precursora del Blaxploitation y su fabuloso cartel que es puro Funkadelic (creo que en eso también se adelantó a los títulos que todos tenéis en mente), es buen policíaco que sin llegar a epatar entretiene bastante con una ágil dirección de Davis (quien también coescribió el guión), aunque la mejor baza del film son sin duda sus carismáticos protagonistas, el socarrón Godfrey Cambridge (que hace de Gravedigger) y Raymond St. Jacques, que impone respeto como Coffin Ed con su eterna cara de mala leche. El film auna acción con comedia (una perfecta muestra es la persecución callejera de coches) con bastante estilo, aunque gran parte de éste lo aporta Cambridge con sus muecas y sonrisas de lo más expresivas. Tampoco faltan alguna que otra escena sexy, que además sirve para dejar como un tonto a un policía blanco, lo cual debía hacerla aún más deliciosa entre el público de los guetos. Como toque de solera debutaba también un papel importante el veterano humorista y precursor cómico negro Redd Foxx.

Algodón en Harlem, un más que aceptable ejercicio de cine policíaco; tanto que de hecho casi le falta más jugadores en la Serie B para hablar de Blaxploitation. Pero lo que importa es que es un film bastante entretenido, y que tuvo la bastante aceptación como para que poco después se rodara una secuela, de nuevo protagonizada por Cambridge y St. Jacques, quienes sin duda hacían buena pareja. Aunque lo que de verdad habría estado bien es que les hubieran dado una serie en la televisión, como una especie de Starsky y Hutch negro con un Huggy Bear blanco. Su química y su carisma sin duda lo merecían.

4 comentarios:

Adrian Vogel dijo...

Basado en la novela del mismo título de Chester Himes. Un autor de lo más recomendable.

Möbius el Crononauta dijo...

eso es.

sammy tylerose dijo...

Anda, no sabía que el universo de Coffin Ed y Grave Digger Jones había sido llevado a la gran pantalla!
Mira que he fantaseado veces con un serie de la HBO adaptando las novelas de Himes. Buaahhhhh.
Años atrás, Morgan Freeman y Samuel L. Jackson hubiesen sido los actores idóneos ... hoy en día voto por Idris Elba y ... ¿Forrest Whitaker?
Chalky White debería tener un papel recurrente, por supuesto.

Möbius el Crononauta dijo...

No he leído los libros, pero tu idea no está nada mal, la HBO debería modernizar la blaxploitation un día de estos. Forrest Whitaker, claro! y por supuesto queremos a Omar/Chalky!