miércoles, 27 de junio de 2012

The fault, dear Brutus

Sorprendente fue el debut como director de George Clooney con Buenas noches y buena suerte, ese notable ejercicio de biopic centrándose en la lucha del periodista Edward R. Murrow contra el macartismo. A veces nada hay más eficaz que rebuscar en el pasado para mostrarnos una metáfora sobre el presente, y Clooney eligió bien el contexto histórico y el personaje, Ed Murrow, uno de esos periodistas de otra era donde no había telepromters y donde los jefes de redacción parecían más dispuestos a dar cancha a sus periodistas. ¿Imagináis esos planos tan extraños y un tipo con cara de huraño como Murrow leyendo papeles y lanzando esas miraditas oblicuas de periodista carismático? ¡Imposible! Ahora la imagen lo es todo y el periodismo es otro engranaje más dentro de los negocios de una multinacional. Está claro que en otros tiempos no todo era veracidad y artículos de azúcar, pero a los yanquis siempre se les ha dado bien vender lo mucho o poco bueno que hayan podido tener. Y al fin y al cabo, el periodismo del siglo XX, ¿no lo inventaron ellos, tanto el bueno como el malo?

The fault, dear Brutus, is not in our stars, but in ourselves.

3 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

La peli de Clooney me gustó bastante, aunque creo que ya había debutado como director con "Confesiones de una Mente Peligrosa", donde salía Sam Rockwell, un actor que me cae genial.

Ya que has mostrado la cara buena de la tele me toca a mi mostrar la mala: "Network", de Sidney Lumet es probablemente una de las mejores crónicas sobre la podredumbre que mora entre los índices de audiencia y la cuota de pantalla. De obligado visionado.

¡Un saludo!

Möbius el Crononauta dijo...

Sam Rockwell es un gran tipo. Mmm tenía entendido que había debutado con ésta.
Y sí, ése sería un buen doble cartel para contrastar.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Filmaffinity nunca falla... :-)