domingo, 13 de mayo de 2012

Nadia Cassini

Supungo que muy convenientemente para una musa de la era post-hippie Nadia Cassini vino al mundo en Woodstock, Nueva York, bajo el nombre de Giana Lou Müller, allá por el año 1949. De padre alemán y madre italiana, ambos actores de vodevil, la futura Nadia vivió el mundo de la farándula desde pequeña, hasta que decidió labrarse su propio camino lejos del hogar familiar cuando aun no había cumplido los dieciocho. De regreso a la Gran Manzana se enamoró del maduro y celebrado periodista aristócrata Igor Cassini, quien alcanzó la inmortalidad acuñando el término "Jet Set". De vuelta a Italia junto al conde Cassini la actriz hizo su debut en el cine con El divorcio (1970).

La carrera de Nadia se caracterizó por ser una de las reinas del "destape" italiano en cintas de fantasía y ciencia ficción de serie B y por aparecer en alguna que otra comedia de Alvaro Vitali, más conocido por estos andurriales como el ínclito Jaimito. La Cassini ya comenzó a calentar motores (y audiencias) con su segundo trabajo, Il dio serpente, y causó furor emulando a Raquel Welch en Cuando los hombres usaban cachiporra y con las mujeres hacían 'ding dong' (¡no se puede decir que el título tenga el mismo glamour que la cinta de Don Chaffey!). Después de dejar al conde por un actor más joven y apuesto (como suele pasar en estos casos, vaya), Nadia siguió dejando ver piel en varias películas más, entre ellas Lengua de plata, una de las inevitables copias italianas de Emmanuelle, o La profesora baila con toda la clase, donde se convierte en la protagonista absoluta por encima del amigo Vitali y Mario Carotenuto. A éste seguro que no le conocéis tanto, yo he buscado su nombre, pero no quería dejar pasar la ocasión de recordar al hombre nacido para interpretar a directores de colegio y director de banco. En 1979 le cubrió las espaldas a la mítica Caroline Munro en una cinta donde había más carne que presupuesto, Star Crash, y cuyo gran mérito es no haber sido una copia de la saga de Lucas, ¡simplemente porque aun no se había estrenado! Tras rodar algunos títulos más a principios de los 80 donde se la quería más por su cuerpo que por sus dotes como actriz, y es que un título como Jaimito y la enfermera arman la guerra en el hospital lo dice todo. Entre sus últimas actuaciones se encontró una aparición televisiva que por lo visto dio mucho que hablar debido a lo sugerente de su vestido, y es que parece ser que allá en Italia la televisión no siempre fue el reducto mamario que es hoy en día. ¡Quien lo habría dicho!

Nadia Cassini, nombre ineludible del cine erótico italiano más tontuelo, y poseedora de una retaguardia que para sí habría querido Bonaparte en su retirada de la helada Rusia.





 Sí, pone culto, ¡despistados!




 Nadia en la era de Led Zeppelin

Las pelis de Jaimito, solaz de toda una generación de adolescentes antes de Internet

5 comentarios:

ÁNGEL dijo...

Ese destape italiano tan sugerente y esas pelis de Jaimito que tanto nos gustaban (y ahora son infumables).

Saludos.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

¿Televisión recatada en Italia?

Diantre, hay cosas que es mejor no saber. Como que hubo un tiempo sin internet y sin por tanto barra libre de... videos... usted ya me entiende. Escalofríos.

Nadia, aquí tiene un siervo.

LoRbAdA dijo...

Pues no es pa tanto... ejem... ¬¬

raúl dijo...

mammamía!

Möbius el Crononauta dijo...

Ángel: infumables, cierto, pero cumplieron su función...

Aitor FP: sí, eran tiempos duros. Aunque los hubo peores. ¡Solázate de vivir en la era del ciberespacio!

Lorbada: jeje pues más para mí!

raúl: oh lalá