viernes, 18 de mayo de 2012

Concursante (2007)

He aquí una película que tendría que haber visto hace tiempo, más que nada porque ya me llamó la atención en los días de su imagino, fugaz estreno (como pasa con tantas películas patrias), cuando hablaron de ella en Días de cine. Sin embargo al final la dejé pasar, y ya bastante después de que su director, Rodrigo Cortés, diera que hablar por todo el mundo con Buried, pues decidí esta semana empezar por el principio y echarle un ojo a esta Concursante, el primer largo del cineasta.

Lo primero que salta a la vista es que es una película bastante al son de los tiempos, y eso que se rodó cuando la burbuja no había explotado, pero bueno, aparte de que los datos estaban ahí para quien quisiera o supiera ver, hablar de la codicia humana o de un sistema imperfecto nunca pasará de moda, porque siempre habrá codicia y siempre viviremos en un sistema imperfecto. Pero vaya, efectivamente, Concursante es una sátira (sátira, fábula, cuento, película... no traten de analizar sus diálogos como si fuera una página del Financial Times) sobre nosotros, los humanos, especialmente los humanos de Occidente (ese Occidente que cada vez está en más lados, ya me entienden), contentos y satisfechos con nuestros trabajos, coches y tarjetas de crédito, espectadores de la caja tonta que no sabemos lo que está sucediendo bajo nuestros pies. Y aun viviendo dignamente, desde luego no miraríamos mal la idea de tener 500 millones más. Y esa es la premisa de partida del film. Un feliz profesor argentino de historia de la economía, afincado en España, con su novia, su casa y su coche, que un buen día gana en un concurso 500 millones en premios. Y lo que parecía una bendición, quizás no lo sea tanto.

Que la premisa de la trama sea más o menos cierta o posible no es algo que personalmente crea que importe, aunque creo que es innegable que ser rico no implica sólo tener un yate, una mansión y un castillo, sino además, poder mantenerlos. Pero como ya he dicho, Concursante es un pequeño cuento (no les reviento nada si les digo que la historia la relata un muerto) sobre el lobo con piel de cordero, el regalo de los griegos (vaya), el caballo de Troya. Supongo que se podrían sacar muchas conclusiones de un film así, aunque para mí quizás la principal sea eso de no abarcar demasiado. Aun teniendo todo lo que se puede desear (la "trainspotinguiana" retahíla de siempre: el coche, la casa, la pareja, el perro, etc), ¿cuántos no querrían además 500 millones? Aunque fueran en premios. 

En fin, Concursante, amén de ser bastante entretenida, es una película que invita a reflexionar, y como eso no siempre se da, está bien anotarla. Habrá películas que traten temas parecidos con más profundidad, documentales mejor informados, libros con datos más contrastados, pero el film es un buen .lugar por el que empezar (si es usted profesor o profesora, por ejemplo, considérela si sería de interés o no). Porque aparte de los fríos datos, no está de más algo de fabulación con el que acompañarlos.

El reparto es bastante consistente, a su protagonista,  Leonardo Sbaragli, no recuerdo haberle visto, pero me ha gustado bastante (no sé por qué pero se me hace que un argentino era el candidato idóneo para protagonizar todo esto), y Luis Zahera (tampoco le conocía) es un abogado caradura estupendo. El tipo que hace de Eduardo no sé dónde le he visto, pero sé que lo tengo interiorizado, y la protagonista femenina encaja bastante bien como la típica novia de alta nariz, aunque no podría decir mucho más. Sobre el trabajo de Rodrigo Cortés como director (también escribió el guión), pues decir que es impecable, más para un debut. Se desenvuelve muy bien con un ritmo preciso y al grano y una técnica bastante bien trabajada. No, aún no he visto Buried, pero en su día todo quisque la puso por las nubes, así que imagino que desde luego lo de Concursante no fue casualidad. Supongo que por eso ya está metiendo el pie en Hollywood como algunos otros de esa nueva generación de directores españoles que está surgiendo en estos últimos años.

Concursante, un buen e interesante debut, una historia entretenida pero con ironía que además tiene su moraleja, como todos los buenos cuentos.

3 comentarios:

Nocivo dijo...

Concursante merecía haber tenido mucho más éxito cuando se estreno, pese a que en su momento se llevo unos inmerecidos palos por la crítica (a veces parece que la critica española solo considera buena a una película patria cuando la ha cagado Fernando León de Aranoa). Por suerte con el paso del tiempo ha ido consiguiendo cierto estatus de "película de culto"

ATM dijo...

simpática peli, sorprende también saber que hay más actores que Ricardo Darín en Argentina.

Möbius el Crononauta dijo...

Nocivo: imagino que en su día pasaría como estrella fugaz por las salas, pero Buried habrá ayudado mucho a rescatarla supongo.

ATM: sí, no sólo de Darín vive el hombre