sábado, 14 de abril de 2012

Valhalla Rising (2009)

La verdad es que mientras veía esta curiosona Valhalla Rising (sí, ciertamente podría ser el título del próximo disco de Manowar) me han venido tantas referencias distintas a la mente que quien no la haya visto pensará que la vi habiendo probado un infernal chile con pimientos de Quetzlzacatenango, pero quien sí la haya visionado supongo que me comprenderá algo más. Y es que Valhalla Rising resulta algo inclasificable, por momentos parece esto y luego parece aquello. Ciertamente no es la cinta de acción que muchos podrían imaginarse con ese título y esos carteles y demás. Vamos, que es una peli raruna.

La cosa comienza en lo que parece ser el año 1000 de nuestra era, allá en las Tierras Altas de de Escocia, un mundo peligroso, hostil, frío y cristiano que trata de borrar de la faz de la tierra los últimos restos de paganismo que pululan por allí. Pues bien, en esas escarpadas laderas habita lo que parece ser un silencioso guerrero vikingo (al que posteriormente conoceremos como One Eye) quien, esclavizado por las tribus escocesas, sobrevive como gladiador luchando con otros esclavos para deleite del puñado de guerreros que hay por allí, mientras dos jefes rivales se juegan sus dineros (primera cosa que me viene a la mente: el Conan de John Milius). El amigo One Eye es atendido por un pequeñajo rubio, que le da de comer y demás. Además de ser un formidable combatiente, One Eye parece tener en sus sueños visiones del futuro que se acaban cumpliendo. Ello da pie a extraños flashes oníricos que saltan aquí y allá a lo largo de la película. Gracias a una de esas visiones el guerrero tuerto verá la forma de liberarse de sus captores, y no teniendo nada mejor que hacer, el niño se irá con él. A partir de ahí ambos se irán a vivir sus inquietantes aventuras.

Y bueno, si hablo de aventuras, éstas pueden ser ciertamente inquietantes, pero quien espere acción a raudales se equivocará de película de medio a medio. Ciertamente hay acción, y combates cuerpo a cuerpo que personalmente me gustaron bastante, pero abundan más los diálogos, las contemplaciones pictóricas y una trama con pretensiones metafísicas que dominan la cinta especialmente en su segunda parte, alejando a la película de cualquier excitación fílmica vikinga que se haya venido dando en el cine desde los tiempos de Richard Fleischer, y acércandola más bien al estilo de un Terence Malick o especialmente llevándola a una curiosa atmósfera vikinga que parece trasladada del Aguirre de Werner Herzog. Eso sí, todo con una facturación muy lograda y una fotografía estupenda y poderosa que hacen de Valhalla Rising algo digno de contemplar, pero para entenderla o disfrutar con su historia, allá cada cual con su circunstancias. El que algo sea bello de ver no quiere decir que vaya a provocar erecciones a mansalva. Eso sí, me gusta el estilo del protagonista, Mads Mikkelsen, de quien nada sé (aunque me consta que ha aparecido por algún que otro título internacional), pero que parece tener hechuras para ser un Michael Biehn del siglo XXI, aunque esto tendría que confirmarlo viéndole en otras pelis.

Valhalla Rising, no es otra película de acción vikinga. Pero tiene su aquél. Aunque no puedo decir que la historia me haya maravillado, ciertamente. De hecho, no me extrañaría que más de uno, según le pille, acabara durmiéndose. Yo que no sabía qué me iba a encontrar, me dejé llevar, y algunas cosas me gustaron y otras no, así que, ahí queda eso. Yo ya he dicho lo que tenía que decir.

4 comentarios:

Agente Cooper dijo...

No es la primera vez que leo sobre esta peli y cada vez tengo más ganas de verla, me atraen este tipo de film de género "raro" que parece que te va a dar "una cosa" y luego te sorprende con "algo" distinto.

Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Agente Cooper: "algo" hay, pero bueno, lo mejor es comprobarlo por uno mismo. Desde luego si estás cansado del cine de guerreros palomitero ésta es tu cinta, te desintoxicará a base de bien

marguis dijo...

Yo la vi hace tiempo y me dio la impresión que alguien se había fumado algo para poder hacerla... en serio, es aburrida cosa mala, y las partes buenas no cuentan al lado de tantas partes pésimas.
Y aun así tienen una estética extrañamente atrayente... quizás yo también debería fumar algo de eso...

aedo paredes dijo...

no abundan los dialogos...tienes razon con lo de las pretenciones metafisicas; si queda algo rescatable tras verle es un sentido de desconcierto, perdida de valor en todo, cinco capitulos que persiguen defender la nada, o bien la anulacion de todo. y destruyendolo todo, la pelicula te refresca en ultima instancia.