jueves, 8 de marzo de 2012

La violencia del sexo (1978)

¿Increíble y violento delirio machista? ¿O más bien un retorcido alegato feminista? ¿Hizo bien la revista Time en incluirla entre las 10 películas más ridículamente violentas? ¿Estamos ante la respuesta femenina a Paul Kersey? ¿O simplemente es otra película de serie B con ilimitado mal gusto? A finales de los 70 su estreno (con el bizarro título de Day of the Woman) pasó sin pena ni gloria, pero cuando se reestrenó más ampliamente a principios de los 80 (con el acertado e impactante título por la que suele ser conocida, I Spit On Your Grave) el jaleo que montó el film lo convirtió en el Irreversible de su época. Sin embargo el paso del tiempo convirtió a la aquí titulada La violencia del sexo (?) en un pequeño clásico de culto, lo bastante como para que hace un par de años se rodara el inevitable remake, y para que los cinéfilos más bizarros y menos políticamente correctos escogieran la fecha de hoy para rescatar esta polémica cinta cada año.

La violencia del sexo significó el debut como director y escritor de Meir Zarchi, cuya filmografía se reduce a dos películas, y quien supongo nunca esperó que todavía hoy se hablara de su cinta, o quizás sí, quién sabe. Cuando el film fue editado en DVD (¡creo que en Irlanda sigue prohibida!) al parecer Zarchi decidió exculparse en los comentarios afirmando que su truculenta historia fue inspirada por un caso real en que ayudó a una chica que acababa de ser violada. Sea verdad o no, lo cierto es que la polémica ayudó a su barata película a perdurar en la memoria del cine de serie B.

Y bien, quizás alguno se esté preguntando, ¿pero de qué porras va esta película? Pues bien, la trama consiste en que una guapa escritora neoyorquina, Jennifer (interpretada por Camille Keaton; sí, el apellido apunta a quien estáis pensando, el gran Buster), que decide pasar el verano en una cabaña aislada para inspirarse y escribir su primera novela. Al parar en una gasolinera llama la atención del gasolinero y los paletos de sus amigos, que comenzarán a rondar la cabaña hasta que sucede lo que se veía venir que sucedería. Y aquí es donde estriba la polémica, no solo en el tema de la violación, sino en la forma en que Zarchi decidió rodarla. Si se le fue o no la mano, que lo decida el espectador lo suficientemente morboso o curioso, pero estamos hablando de la película de un debutante que evidentemente no es Orson Welles, en una peli de presupuesto minímo, con sangre barata y todo lo que implica una peli de serie B. Personalmente, si he de hablar de impacto o escándalo, más bien diría que me impactaron o escandalizaron mucho más otras escenas de violación de mejores directores, por ejemplo la de Ned Beatty en Deliverance (de la cual La violencia del sexo es una clara deudora) o la brutal escena en el coche de Érase una vez en América. Supongo que este tipo de polémicas siempre se repetirán (he de citar Saw VI o la famosa historia serbia?), más allá del buen o mal gusto, cuando quizás todo dependa de separar ficción y realidad. Y, bueno, para completar el argumento general, los violadores cometen un error al dejar a la pobre chica, creyéndola muerte, quien tras recuperarse tramará una sangrienta venganza.

La violencia del sexo (no dejo de admirarme ante la imaginación de los que traducen las películas por aquí) es una peli de serie B barata de la época, con atmósfera de cinta slasher y, como ya he dicho, es una especie de mini Deliverance, pero en vez de contar con grandes profesionales y un John Boorman tras las cámaras, cuenta con actores del montón y un director que escribía el guión en las idas y vueltas al y del trabajo. Aun así, y considerando todo el conjunto, la película está conseguida y no creo que escandalice a quienes estén acostumbrados a los recursos habituales de la serie B más barata que suple talento e imaginación con sexo y violencia. De todas formas dicen que el rodaje de las secuencias polémicas pasaron factura a dos miembros del equipo (¿equipo? si me dicen que la rodaron entre cuatro me lo creo), quienes no pudieron continuar por la impresión.

La... bueno, I Spit on Your Grave, título de culto y que causó polémicas allá por donde pasó (aunque en estos andurriales, no sé si por aquello del Destape, parece que incluso le dieron un premio en un festival cinematográfico de Cataluña, a Camille Keaton, cosa que por otra parte me parece muy bien porque aunque al principio no lo parezca logra darle a su personaje una extraña expresión de satisfactoria venganza psicótica), no es tan buena como su cartel, pero ofrece emociones fuertes para todo aquel avezado en los elementos recurrentes del sexploitation, el horror sexual y en general todo aquello de lo que suelen beber las cintas setenteras de serie B de la que se nutrían los videoclubs de barrio en la era del VHS.

4 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

El mundo sexploitation setentero es fascinante, cualquier cosa es posible. Me creo lo del premio en Cataluña, somos especialistas en regalar premios :-)

Anónimo dijo...

No olvides la secuencia de violación en 'Perros callejeros'. Sexploitation pura y dura en la España profunda (léase guetto inmundo de extrarradio)

Mr. Lombreeze dijo...

La revista Time hizo bien.

Violencia gratuita para fetichistas y onanistas morbosos que es lo que éramos (me incluyo) todos los jóvenes carnde de videoclub VHS, como bien dices.
El pretexto de denuncia feminista insulta la memoria de las auténticas luchadoras por la igualdad entre hombres y mujeres. Su mayor delito es que es una película muy mala. En su defensa, pues sí, que los 70 fueron caldo de cultivo para el exploitation disimulado con tal o cual denuncia. Inculso Pasolini cayó en la moda. Pero yo creo que casi ninguna de aquellas cintas resiste hoy una crítica artística por muy benévolo que se quiera ser.

Si Deliverance le debe algo a esta película, ella se lo debe a Perros de Paja y casi todos se lo deben al loco de Russ Meyer. La diferencia es que tanto Perros de Paja como Deliverance como Irreversible (por citar una de las últimas y más polémicas "violcaciones de cine") son grandes películas con muchas virtudes aparte de la polémica de tal o cual escena.

Aunque reconozco que el título siempre me ha parecido acojonante lo mismo que el culo del cartel, razón primordial por la que mis colegas y yo alquilamos La Violencia del Sexo aquel verano tan aburrido...

Doc, no le disteis un premio a "A serbian film"???, ah, no, que fueron los portugueses, jejeje

Möbius el Crononauta dijo...

Dr. Quatermass: tiene pinta de que no recibió ningún premio más en ninguna parte

Anónimo: la olvidé porque no la he visto, pero trataré de echarle un vistazo.

Mr. Lombreeze: desde luego esta película no juega en la categoría de todos los títulos que comentas, es como una copia mala de "Perros de paja" en un ambiente de "Deliverance". Ciertamente no hay mucha calidad ahí, pero supongo que uno no siempre come filetes y de vez en cuando también recurre a lo precocinado.