domingo, 11 de diciembre de 2011

Traételo a casa

El bueno de John no fue el único en dejarnos un mes de diciembre. Un día como hoy disparaban a Sam Cooke, en circunstancias bastante oscuras. Y lo peor de todo es que a diferencia de Lennon, creo que Sam todavía tenía mucho que decir. No es que quiera entrar en comparaciones absurdas, no se trata de eso. Me refiero al plano estrictamente artístico. Ojalá los dos siguieran por aquí. Pero tengo la impresión de que Lennon había alcanzado su cima creativa, y Sam no.

En fin, perdonen las disquisiciones. Let the music do the talking!

6 comentarios:

David dijo...

La versión-mezcla que Lennon se curró siempre me ha encantado (y más la del anthology que la que salió; pero me reconozco como fan del de Liverpool, y a Cooke no lo he escuchado mucho, así que no sé) aquí .
Un saludo.

David dijo...

Ah! El directo que has metido... buenísimo.
A mí lo que me habría gustado es ligar a una Kelly McGillis de amish con una canción (ja,ja)

ROCKLAND dijo...

Totalmente de acuerdo. A Sam Cooke aún le quedaba un largo recorrido por delante con unas expectativas por todo lo alto. Una pena.

Saludos.

paulamule dijo...

Bueno, eso nunca se sabrá pero está claro que el bueno de Sam aún podía habernos dado grandísimos momentos.
Saalud.

Möbius el Crononauta dijo...

David: La de Lennon desde luego está bastante bien, aunque en mi opinión la de Sam (especialmente en directo) es bastante superior. Ah ¡esa mormón le hacía uno plantearse muchas cosas!

Rockland: pues sí, lo que habría podido hacer en los 70 por ejemplo...

paulamule: fue una auténtica desgracia para el mundo de la música, tanto lo suyo como lo de Lennon, desde luego

Mr. Thunderstruck dijo...

Sam Cooke, toda una leyenda que nos dejó demasiado pronto, como Lennon que creo que también le quedaba mucho por decir. Gracias por recordar a Sam. Saludos!!!