miércoles, 28 de diciembre de 2011

Especial navideño: ¿Música? (y III)

Rescato, creo que por última vez, este torturante especial con entrañable sabor a NMJ de grabaciones curiosas o que nunca debieron existir con algunos candidatos que se quedaron fuera en ediciones anteriores.

Empecemos con el mítico Coronel Sanders, quien vino a este mundo con una receta de pollo frito y cuyos sucesores se encargaron de llevar el nombre de Kentucky y el pollo hormonado por todo el mundo. La simpática figura de Sanders no sólo sirvió para servir de logo a la famosa marca de pollos fritos, sino que además dio pie a todo tipo de productos, incluidos algunos discos a los que el hombre sólo aportó su nombre y su imagen. Por lo visto la única vez que grabó algo por placer se dedicó a los himnos religiosos. Pero para entonces el mundo ya había conocido su disco navideño o Tijuana Picnic, el LP ideal para acompañar cualquier ingesta masiva de pollo frito a lo KFC.



En 1974 todo parecía ir sobre ruedas para Burt Reynolds. Su carrera hacia el estrellato se había afianzado con películas como Deliverance o Rompehuesos, y su desnudo en cierta revista realmente había dado que hablar. Así que, ¿por qué no aprovechar la racha y grabar un disco? El bueno de Burt se autoconvenció (o le convencieron) de que podía ser como Burt Bacharach y por lo tanto decidió poner su voz a Ask Me What I Am, un LP donde la estrella cantaba baladas de amor, narraba historias románticas y dejaba escapar de vez en cuando algun simpático country. La verdad es que lo que se escucha ahí no es lo más dañino que haya podido hacer una estrella de Hollywood en formato disco, Burt salió mejor parado que el pobre Eastwood en la época de Rawhide, pero desde luego Ask Me What I Am podría ser un buen remedio contra el insomnio.



Allá por los 50 dos de las actrices y cheesecakes más sexys del momento, Mamie Van Doren y June Wilkinson, decidieron unir sus voces en un disco que fue tan fugaz como rentable. Cn Bikini With No Top On The Top Mamie y June se dedicaron a cantar unos simpáticos e intrascendentes rocanroles y luego como campaña publicitaria se corrió el rumor de que las chicas habían grabado los temas, como bien rezaba el título del álbum, sin la parte de arriba del sostén. El truco funcionó lo bastante como para que durante el corto período en que duró la fiebre del disco unos cuantos tipos calientes dejaran sus dólares en un supuesto vinilo sexy, aunque en realidad era la imaginación del cliente lo que contaba aquí.



Otro curioso disco surgido de una fiebre estelar. En 1977 Farrah Fawcett era la reina de la televisión gracias a Los ángeles de Charlie y uno de los mitos éroticos definitivos para miles de adolescentes y tipos de endorfina fácil. De nuevo alguien vio que allí había posibilidad para arramblar unos cuantos dólares, ya que su mítico poster al fin y al cabo había arrasado en las tiendas. Y dado su increíble erotismo, ¿por qué no emular el mítico tema erótico de Serge Gainsbourg y Jane Birkin? Imaginamos que la idea no partió de Lee Majors, pero lo cierto es que Farrah, que nosotros sepamos, aceptó a poner su voz en "You", un alucinógeno single en el que un tipo se ponía a canturrear en francés (y luego se cambiaba al inglés, en un sorpresivo giro) y hacer durududús mientras Farrah se dedicaba a susurrar frases de la forma más erótica posible. En fin, no sé lo que opinaría el amigo Lee, pero seguro que hubo miles de fans onanistas que supieron sacarle partido al disco, que, por otra parte, no es que ofreciera composiciones épicas a lo Queen precisamente.



Ya lo decía Bluto Blutarsky: "¡toga! ¡toga!". Corría el año 1965, y Sidney Poitier era el actor de color número uno en Hollywood. Había ganado un Oscar por Los lirios del valle, tenía gracejo y desprendía una elegancia natural, y podía mirar a los blancos cara a cara. Así que, ¿por qué no grabar un disco como cualquier otra estrella hollywoodiense? Pero claro alguien como Poitier que sería el inefable Mr. Tipps no iba a conformarse con grabar baladas, darle al soul o encerrarse en el ghetto blues. Evidentemente un tipo del porte de Poitier con esas perfectas corbatas sólo podía acompañarse de cool, cool jazz. Lo cual era muy lógico. Pero, ¿qué pintaba Platón en esta ecuación? ¡Buena pregunta! Creo que el tipo que se hizo famoso por probar el último teorema de Fermat todavía anda trabajando en la cuestión. Pues sí, Poitier decidió que los textos del amigo filósofo irían muy bien con la gran música de Duke Ellington y Charlie Parker, así que se puso a recitar a Platón con jazz de fondo en uno de los LPs más extraños de aquel año: Poitier Meets Plato.



También en los 60 (¿alguna relación con los ácidos y el LSD y las estrellas de cine que les da por cantar? Bien, he ahí un caso para el gran Iker) toda una dama de la escenam, Bette Davis, se decidió a sacar su propio LP. Aunque una cosa es cantar "I've Written a Letter to Daddy" y otra meterse en según que canciones como si una fuera Liza Minelli. Y desde luego la especialidad de la Davis no estaba en el canto. Pero ahí quedó ese Miss Bette Davis Sings, un disco que no hizo temblar el estatus de Maria Callas, pero cuyas letras tenían el particular sello de la divina Bette.



Seguro que es uno de los últimos actores que uno habría imaginado metiéndose en estos fregados musicales. Pero sí, en la época de Con faldas y a lo loco a Jack Lemmon le dio por grabar un LP, A Twist Of Lemmon, repleto de jazz y swing, donde además de cantar el actor se encargaba del piano, acompañado por una banda recreando algunos estándars de gente como Gershwin o Porter, atreviéndose incluso con un tema propio. ¿Y cual fue el resultado? ¡Pues mucho mejor de lo que nadie hubiera podido pensar! A Twist of Lemmon desde luego no tiene mucho que ver con los traumáticos LPs que han pasado por esta sección, pero sólo por lo curioso del caso merecía un hueco entre tanto disco fallido y tantos nidos de cuco.



Por supuesto no podía faltar el Rey de Reyes de las obras musicales de estrellas de Hollywood, el mítico William Shatner y sus impepinables e imitables versiones de clásicos del pop rock, quien a finales de los 60 publicó el marciano LP The Transformed Man, un disco que revolucionó el mundo de la música (¿el Sgt. Pepper's? ¡una simple obra menor a su lado!) con Shatner recitando (por así decirlo) temas como "Mr. Tambourine Man". Tras un largo periodo alejado de los estudios, Shatner decidió este año dar al mundo lo que llevaba tanto tiempo esperando, otro disco de versiones shatnerianas. Seeking Major Tom, que así se titulaba, incluía más adaptaciones de clásicos, en los que en muchos casos participaron sus autores, músicos originales, etcétera, como fue el caso de Brian May con esta atómica "Bohemian Rhapsody". ¿Quién habría podido imaginar que una versión como la de Bad News podría ser igualada? Evidentemente sólo el Capitán Kirk podía ser capaz de semejante hazaña.



Evidentemente no sólo de incursiones musicales de estrellas de Hollywood vive el hombre, y por eso siempre traemos por aquí a esos artistas visionarios que van más allá de las etiquetas y de lo amateur o lo profesional para expandir los límites de la música hacia cotas nunca vistas u oídas por el ser humano. Es el caso de Zlad y su portentoso "Elektronick Supersonik", un épico tema que deja la obra de Pink Floyd a la altura de un tema de dibujos animados. Qué decir de Zlad, su particular forma de cantar, ese acento eslavo, y esas letras con las que Bob Dylan sólo pudo soñar, como "Hey baby ride with me away,/We doesn't have much time,/My blue jeans is tight" (!), o "Fly away, my space rocket/You no need put money in my pocket/The door is closed I just lock it" (¡genial! ¡simplemente genial!), "For you is Venus, I am Mars/With you I is more richer than all the tzars" (esto es poesía), o la superestrofa "I is more stronger than Darth Vapour". "Elektronick Supersonik", amigos, un clásico de nuestra era.



En su día pocos hicieron caso a George Orwell en su terrible visión futurista de nuestra sociedad, lo cual fue un grave error. 1984 era la fecha, y, efectivamente, ese año un terrible ser aterrorizó a las pobres gentes subyugadas al dominio de la memoria y el lenguaje. La pesadilla orwelliana cobró vida en forma de Angie, una joven mozuela a quien no supieron parar los pies antes de que pergeñara "The Computer Did", una canción tecnotrónico-futurista con un estribillo que puede causar más daño que ver la cinta esa de The Ring. ¿Qué que fue de la tal Angie? Ni idea, pero espero que fuera una de las víctimas de Holocausto Canibal. Sí, vale, las fechas no coinciden, ¡pero uno desea lo que quiere!



Para los fans de la saga galáctica más famosa de la historia que deseen mover el esqueleto al ritmo de su mítica BSO, existe esa versión disco que todo solapado bailarín con espada láser ha deseado. Así que ya saben, acompáñense de la Fuerza y de un buen traje blanco stormtrooper, ¡y cuiden los pasos de baile!



Bien, para finalizar, y para quitaros el presumible buen sabor de boca de A Twist of Lemmon, ¿qué mejor conclusión que la inefable Florence Foster Jenkins? Ya apareció por esta tremebunda sección, pero un talento como el suyo merece el honor de un regreso triunfal. Su carrera se puede resumir así: un buen día la amiga Florence se autoconvenció de que tenía un don para cantar ópera, y con sus ahorrillos se fue a grabar un sencillo en plan Elvis. Lo inimaginable de su 'performance' llamó la atención de algun visionario de la compañía discográfica y le ofrecieron grabar un LP. Y lo mejor de todo, ¡el disco tuvo éxito! Efímero, pero éxito al fin y al cabo. En fin, Florence Foster Jenkins, como reza la portada de uno de sus discos, the glory (????) of the human voice. Aquí va una pequeña joya de su repertorio. Aunque si realmente tenéis arrestos, os invito a que busquéis su terrible versión del aria de la Reina de la Noche, una temible grabación que habría indignado incluso al malvado Salieri.

9 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Me quedo, de largo, con la versión disco de 'Star Wars' y con Angie, la chunga maquinera. George Orwell was rigth.

José Fernández dijo...

Lo de Poitier no tiene nombre, hoygan! Sobre todo si pones los subtitulos de Youtube y te encuentras con una transcripción más alocada aún que el texto original (por cierto, uno de los más grandes WTF de toda la historia).

El tema de Bette Davis está hecho con sentido del humor, así que no cuenta. Menos mal.

No conocía a Zlad, ergo, mi vida no tenía sentido hasta hoy. Esas baterías trelónicas serían capaces de acabar con la crisis si las radios estuviesen a lo que hay que estar. Viva Molvania!!

Y no se que tienes en contra del estribillo de Angie. Yo tengo que decir lo mismo todos los días en el chollo, como dice Aitor, sin duda una visionaria (o algo).

paulamule dijo...

Oh mama mia, mama mia, mama mia, let me go.
Salud.

Dr. Quatermass dijo...

Por Tutatis! No se si felicitarte o odiarte a muerte forever, despues de tragarme la "selección" y de paso picotear por las "recomendaciones" de youtube para caspa vídeos me ha quedado el estómago un poco revuelto :-)

Brutal lo de Shatner y su vídeo pero desde ya soy fan de Zlad!

raúl fdz pacheco dijo...

elektronik... supersonik... ni sacha baron podría conseguir una imitación tan flipante! vaya "joyas" navideñas. GREAT!

Möbius el Crononauta dijo...

Aitor FP: the computer did it!

José Fernández: pero, ¿has probado a apagar y encender otra vez?

paulamule: galileo!

Dr. Quatermass: Zlad, por siempre

raúl: desde luego seguro que el amigo Sacha echó mano de Zlad para su carrera fulgurante

José Fernández dijo...

Preguntale a SARA, plataforma SARA (y si pillas esto, pues nada, felicidades, tienes tu futuro asegurado).

Möbius el Crononauta dijo...

lo insondable de tu depravación me aterra

Señorita Puri dijo...

Después de lanzar su elepé la llamaron Vete Davis (y no vuelvas por aquí)