jueves, 20 de octubre de 2011

El resplandor (1980)

Los autores suelen ver las cosas de distinta forma, y Stephen King como cualquier creador tiene su orgullo. Desde luego cuando a finales de los 70 publicaba su tercera novela dio mucho que hablar y no parecía haber dudas de que la novela de terror tenía un nuevo y poderoso monarca. Por desgracia para él, Stanley Kubrick era de esos directores que suelen tomar de las historias que adaptan sólo aquello que les interesa, así que su adaptación no fue demasiado fiel a la obra original. El pobre Stephen no pudo sino renegar varios años hasta que a finales de los 90 se decidió a llevar a la pequeña pantalla su novela tal y como él hubiera querido que se hubiera hecho en su momento. Nadie duda de que su novela marcó todo un hito en la ficción más terrorífica, pero, ¿quién recuerda hoy en día su pequeña miniserie comparada con El resplandor de Kubrick? Salvo aquellos fans acérrimos de la obra de King no creo que nadie a estas alturas le ponga pegas a la adaptación de Stanley por no haber permanecido fiel al libro. Guste o no, El resplandor se convirtió desde el día de su estreno en un clásico imperecedero del cine de terror.

Algún día he de escribir alguna entrada en plan "mis terrores favoritos", aunque no soy de esos que se asusten o pasen miedo con las películas. Por ello la mayoría de escenas cinematográficas o televisivas que realmente me acojonaron suelen pertenecer a mis días de infante. La primera vez que vi El resplandor ya era un adolescente bonobo, y si no me falla la memoria estaba allá en el pueblo, algún fin de semana de invierno (la época ideal para ver El resplandor), una noche de madrugada en cierta cadena privada de ascendencia italiana. Mis padres ya estaban acostados, y allí estaba yo, oculto bajo las mantas, a oscuras, en el reino de la imaginación y las sombras, dispuesto a ver por fin la famosa película de terror de Kubrick. No creo que llegara a pasarlo realmente mal, pero desde luego el impacto fue mayúsculo, y la aprensión, total. De lo que estoy seguro es que de vuelta a mi habitación seguro que fue encendiendo todas las luces de las estancias hasta llegar a la seguridad de mi cama. Creo además que desde entonces las gemelas de corta edad me provocan cierto incomodo.

Stanley Kubrick, el genio, el tirano, el perfeccionista irredento. Aunque no todos le pintan como un ogro, para algunos rodar con él no era una experiencia fácil. ¡Pero vaya resultados! Sólo alguien como él podía alterar sin pestañear los planes de rodaje de tipos como Warren Beatty y Steven Spielberg sólo por empeñarse en rodar de forma secuencial, ocupando así todos los platós de los estudios Elstree de Londres. Podrá parecer increíble, pero todos los interiores del Overlook Hotel de El resplandor son recreaciones en diversos platós. Y al rodar siguiendo el guión paso a paso, los decorados debían estar montados todos a la vez. Stanley Kubrick, haciendo las cosas a su manera.

Lo cierto es que el pobre Stephen escribió un tratamiento de su novela para la película, pero Kubrick no deseaba hacer una simple adaptación y rechazó el borrador por ser demasiado fidedigno. Prefirió encargarle el trabajo a Diane Johnson, escritora y experta en estudios góticos, con quien trabajó codo a codo para sacar adelante el guión en la forma en que él quería.

Tras rechazar la idea de darle el papel protagonista a tipos como Robert De Niro (¿De Niro y Kubrick en un mismo plató? ¡El documental de ese rodaje habría sido mucho mejor que la película!) Kubrick se decidió por Jack Nicholson, lo que en sí mismo ya era una declaración de intenciones. Desde luego alguien del perfil de Nicholson se alejaba mucho de alguien como Michael Moriarty, ese tipo de actores con cara de padre de familia temeroso de Dios que era la idea que tenía Stephen King para su Jack Torrance. El inquietante Nicholson desde luego podía parecer cualquier cosa menos un padre modelo. Claro que Torrance, un ex-alcohólico, no era precisamente un santo. Reconozco que la idea de ver a alguien como Moriarty transformarse en un psicótico habría estado bien, pero tener a Nicholson de protagonista era la bomba. Supongo que debió ser en ese momento cuando King se resignó a ver su obra convertida en un juguete en manos del diabólico Kubrick.

Desde luego el excesivo Nicholson debe de seguir irritando a algunos con su actuación en El resplandor, pero es uno de esos actores que siempre se ha movido bien entre el histrionismo y la sobreactuación. Al fin y al cabo, de todo se puede hacer un arte; hay gente que con palillos te hará una catedral gótica, y los hay que como Nicholson te darán más de lo que podías esperar de un tipo como Jack Torrance. Desde luego con su particular rostro y su sonrisa maquiavélica no hay en principio demasiado espacio para la sorpresa posterior, pero donde otros habrían mostrado locura Nicholson nos ofrece una pirotecnia esquizoide realmente maravillosa. Sólo por su improvisación con la mítica frase de presentación para Johnny Carson Here's Johnny ya hizo historia.

Curiosamente el bueno de Nicholson tuvo un rodaje bastante cómodo tratándose de una película de Kubrick, y no tuvo que luchar con el director como en rodajes anteriores, aunque el bueno de Jack era y es un tipo bastante pragmático y habría sido un buen contendiente para Stanley. Por supuesto no se libró de la mítica minuciosidad de Kubrick y sus múltiples tomas, cosa que no le dejó con muchas ganas de repetir, pero no pasó por lo que tuvo que pasar su compañera femenina en el reparto, Shelley Duvall. La pobre Shelley no era una estrella y no tenía tanta experiencia como Nicholson, así que se convirtió en el blanco de las iras de Kubrick durante todo el rodaje. Con el tiempo Shelley comprendió que la perversa táctica de Stanley le ayudó a meterse en su papel de continuo azoramiento nervioso y sacar lo mejor de ella. Una experiencia que no cambiaría por nada, y que tampoco volvería a repetir por nada. Supongo que con los resultados que se veían en la gran pantalla ningún intérprete podía albergar demasiado rencor contra el retorcido pero genial director.

Quién tampoco lo pasó demasiado bien fue el pobre Scatman Crothers, quien interpretaba al chef Hallorann. Crothers era más un producto de la era del vodevil y los clubs que de la industria cinematográfica, y aunque en su larga carrera había hecho de todo, incluyendo cine y televisión, aun no se había visto puesto a prueba por alguien tan perfeccionista como Kubrick. En cierta escena el maléfico director le hizo repetir la toma hasta en cuarenta ocasiones, y dicen que habría hecho todavía muchas más si Nicholson no hubiera intervenido. Aun así Scatman tuvo que someterse a la particular tortura Kubrick hasta que cierto día, según dicen, sencillamente se derrumbó en sollozos y exclamó: "¿Qué quiere de mí, señor Kubrick?". Con todo, en el curioso making of rodado por la hija de Kubrick, cuando es Scatman es entrevistado apenas puede contener la emoción, agradecido simplemente por haber podido estar junto a semejantes pesos pesados de la industria rodando uno de los films definitivos de la historia.

Lo cierto es que El resplandor de Kubrick es una experiencia visual magnífica, como solo el maestro podía hacerlo, llevando a cabo su propia película de terror escapando de las convenciones del género, como solía hacer con todo lo que abordaba. Sembró la historia de ambigüedad, de dudas, y sobretodo, de poderosas visiones que resultan difíciles de olvidar. Imaginad al público de la época viendo el trailer que Kubrick logró colar, que consistía en una larga toma de las puertas del ascensor abriéndose (Stanley se salió con la suya convenciendo a los de la MPAA que sólo era agua podrida). El resto de las visiones no se quedaban atrás: las niñas, las fiestas de otra era, las conversaciones de Jack, el amigo imaginario del pequeño Danny (estupenda labor de Danny Lloyd por cierto, su actuación realmente impresiona). Esas espléndidas tomas de Danny recorriendo con su triciclo los pasillos del hotel (logradas gracias al reciente invento de la Steadicam), el ruido de la secuencia alfombra-suelo de madera-alfombra, los giros que nunca sabías a donde te llevarían... habrá films de terror más infartantes, sádicos o gorefestivos, pero muy pocos, por no decir ninguno, se pueden acercar a la calidad de la dirección de Kubrick y las míticas secuencias de la cinta.

Seguro que desde entonces los hoteles y el invierno ya no fueron los mismos. Creo que nunca recorreré los pasillos de un gran hotel sin que un pequeño escalofrío recorra mi espalda. ¿Aparecerá Jack a través de la puerta con un hacha en la mano? Como bien sabréis, la puerta trucada que debía derribar Nicholson le duró muy poco, ya que el actor había trabajado como bombero voluntario, así que tuvieron que buscar una más resistente. ¡Shelley Duvall tenía razones para preocuparse! En fin, ¿qué más decir de una película así? La máquina de escribir, el cada vez más taciturno Jack, esos extraños ruidos y sonidos presentes a lo largo del film que alteran nuestro subconsciente a cada momento... El resplandor es conocida por casi todos, supongo, y va más allá de los géneros. Quien no guste del cine de terror debería verla igualmente. Además, en la raíz está la estupenda trama de Stephen King con su sello característico de terror y miedo en un ambiente hogareño y aparantemente seguro.

¿Inspiró esta foto las famosas gemelas que ve Danny?

Resumiendo, el invierno se acerca, y en las frías noches oscuras de silencio sepulcral, el ambiente es el idóneo para volver a ver El resplandor, disfrutar con todas esas imágenes inolvidables, para al final tratar de ir hasta la cocina sin encender ninguna luz. ¿Seréis capaces? Más vale que no miréis los espejos... El dulce y fétido olor del ron rojo. Redrum.

25 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Hay películas que superan la novela en las que están basadas, le pasó a "Tiburón" o al "Planeta de los simios", por ejemplo.

supersalvajuan dijo...

Y yo sin verla.

layer dijo...

puede parecer ridículo, pero a mí el libro me dió miedo, tenía que parar de leer por el miedo, pero luego tenía que seguir leyendo. No me ha pasado con ningún otro libro. La película está muy muy bien, pero creo que el libro la supera, recomiendo los dos. Por cierto, el doblaje al español bajo mi humilde punto de vista desmerece un poco, no se que opinarás.

John P. Maaaula dijo...

Una de las pocas películas que recuerdo que me dio algo de aprensión. Y no creas que la vi con 10 años, debió ser con 20, pero solo y a oscuras. Creo que mi película de terror favorita.

Un saludo

Bounty Hunter dijo...

Es difícil calificar a cintas como esta sín caer en la típica lista de adjetivos grandiolocuentes. Pero es que se trata una puta obra maestra!!!
No conozco la novela original ni la propia adaptación cinematográfica que hizo King, pero sí he visto multitud de parodias u homenajes(Los Simpsons). Demostrando que el film ha calado muy hondo en la cultura general, más allá de géneros o escenas.
Desde la ambientación, pasando por las interpretaciones magistrales de los actores hasta la banda sonora, todo esta en perfecta armonía. Consiguiendo que el espectador forme parte de la película.
El perverso Kubrick "exprimió" a los actores hasta conseguir el nectar del terror. Y vaya sí lo consiguió.
Creo recordar que Shelley Duvall, en una entrevista dentro de los extras del DVD, relatava que debido a la presión y las fuertes exigencias del director, perdió cantidades alarmantes de pelo.
Sobre Jack, sencillamente uno de sus mejores interpretaciones y la que le dió esa aura de genialidad y lucura que solo los más grandes tienen y conservan.
No he leído nada de Stephen King, solo he visto algúna adaptación de sus trabajos como It(infumable).
PD:Siguendo con el universo King, deberías rescatar Maximum Overdrive, simpática película con una potente banda sonora.
Saludos gran M!!!

Madame de Chevreuse dijo...

La he borrado totalmente de mi memoria, la vi muy jovencita, seguramente la primera vez que se emitió en televisión (por edad supongo que no fue la misma emisión que tú) y lo pasé realmente mal, especialmente con las jodidas niñas, aunque las de la foto que pones tampoco se quedan atrás, joder.
Me conformo con "El resplandior" y "sin tele y sin cerveza Homer pierde la cabeza".
Baci e abbracci

LoRbAdA dijo...

El director en aquella época necesitaba un éxito comercial y por eso adaptó la novela. Le salió una obra maestra. Principalmente soy un gran fan del libro pero se trata de uno de mis directores favoritos también y acojona ver que su visión del libro, diferente en algunos aspectos, llega a la altura de lo hecho por King, cosa que pocas veces se ha alcanzado si exceptuamos Cadena Perpetua. Gran post.

Un saludo.

ROCKLAND dijo...

Tienes razón , perfecta estación para volver a disfrutarla.

Todo un clásico con nuestro amigo Nicholson brillando por todo lo alto.

Saludos.

Lillu dijo...

Trabajar con Kubrick tenía que ser un auténtico suplicio. Yo no sé cómo la pobre Shelley Duvall no se suicidó o algo durante el rodaje, jaja.

En fin, que es una gran película aunque no es mi favorita de él. Tampoco he leído el libro así que no sabría decir si hace honor o no a la obra de Stephen King. A veces las adaptaciones mejoran los libros (rara vez, pero también ocurre). Con tal de que el resultado sea un buen producto cinematográfico, lo demás creo que importa menos, aunque si hubiera leído el libro y me encantara igual no pensaba igual! jajaja.

saluditos

Fanny Riffel dijo...

No sabía de la miniserie...como la mayoría de las obras de King,me parece mucho mejor el libro,pero la película no tiene desperdicio.
Por acá hubo un Overlock Hotel.En los '70,el lujoso Llao Llao,en Bariloche,con la misma estética de chalet alpino del Overlock, fue declarado en quiebra y los trabajadores abandonaron el lugar,excepto una familia cuya hija describe en su novela "Wakolda" cómo fue pasar parte de la infancia en ese lugar enorme y abandonado...
A mí también me parecen antológicas las escenas del triciclo en el pasillo,tanto en la novela como en el film.

Lola dijo...

Creo que Jack Nicholson apunta maneras en la película antes de llegar al hotel, no sé si tuvo que actuar demasiado, sin duda era el candidato ideal ya que da escalofríos de por sí. Cada vez que alguien mienta la película automáticamente recuerdo la imagen donde se lee REDRUM y la voz de Danny leyendolo en voy alta...He de confesar que aunque las gemelas no me erizan los pelillos de la nuca, oir un triciclo en una habitación cerrada sí.

Félix S. Trabanco dijo...

Gran post para una gran película. Trataré de ir por partes. King decía que Kubrick era incapaz de entender un mal tan inhumano como el que había en su novela, y tenía razón, por lo tanto Kubrick prefirió hablar de ese mal oculto que existe en todos nosotros. No leí el libro, que supongo que es bueno, me encanta Stephen king, pero si vi la floja adaptación televisiva. En dicha adaptación, el protagonista era una víctima de los fantasmas del hotel, ellos lo volvían malvado. Pero al final, como pasa en el libro supongo, salvaba a su hijo perdiendo la vida a cambio, recuperando así su humanidad, y convirtiéndose en un heroe. No veo nada malo en ello, el problema es, simplemente, que la serie era mala. ¿Cómo iba Kubrick a rodar semejante cosa? A él le interesaban las cosas retorcidas, o como mínimo la complejidad del ser humano, capaz de lo mejor y de lo peor. Así pues, el personaje se vuelve loco, no tanto por culpa de los espiritus, como de sus propios defectos. Hay un detalle desconcertante, y es la grandiosa y al mismo tiempo incoherente actuación de Nicholson. Desde el principio parece desequilibrado (su mirada y sonrisa). En fin, ya sé que tiene tendencia a actuar al límite, pero en esta película no viene a cuento tan pronto. Fíjate en la escena de la entrevista. ¡Yo no contrataría a alguien que mira y sonrie así! Por supuesto, que una vez empieza a enloquecer, su actuación es sobresaliente. Sobre el rodaje, ví el documental que viene con el DVD y me da pena de la pobre Shelley Duvall. Para ser un director como Kubrick había que ser demasiado exigente, eso está claro, pero dudo que hubiese que ser tan egocéntrico. No creo que ninguna película justifique olvidarse de las necesidades de las personas que tienes alrededor. En ese sentido Kubrick era un tirano. Uno de mis 5 directores favoritos, de acuerdo, pero esa falta de consideración no es aceptable. Claro que cuando hacía falta, era increiblemente considerado y generoso, por eso la gente lo amaba y odiaba al mismo tiempo. El doblaje de la película es patético. No solo odio las películas dirigidas por Saura, sino también las películas dobladas por él. Kubrick le encargo el doblaje ¡y se lo aprobó! Para finalizar te contaré algo sobre mi relación personal con la película: La ví por primera vez a los 16 años, en verano del 96, pero no la ví entera, por las razones que fueran solo ví el principio y el final, no me preguntes porqué, supongo que hice zapping. Cuando todo el mundo comentaba el miedo que pasaron viéndola yo me preguntaba: ¿por que? No es para tanto. La volví a ver cuando cumplí los 18, en septiembre del 97, y te juro que nunca había pasado tanto miedo, al menos desde que era un niño. Y aún hoy me sigue pareciendo lo mas terrorífico que he visto jamás. ¿Sabes que fué lo que realmente me impactó? La escena de la bañera. Hay gente que la encuentra fuera de contexto, y yo digo ¡por eso es tan aterradora! No es algo que esperes, es algo tan fuera de contexto que solo funciona en manos de un director como Kubrick, en manos de otro esa escena sería una chapuza. Pero lo peor es que la escena duraba demasiado, la risa de la vieja seguía y seguía durante esos interminables segundos. Daba igual que a ella apenas se le viese, estaba ahí la oías. Incluso cuando cambia la escena, y salta a Scatman Crothers intentando hablar por teléfono, el eco de la risa sigue sonando. Cuando vi a esa vieja zombi mi corazón latío con fuerza y sentí verdadero terror, te lo juro po dios. Solo quería que esa vieja puta desapareciese y que dejase de reirse. Nunca he vuelto a experimentar semejante angustia y terror.

Un saludo.

Félix S. Trabanco dijo...

Gran post para una gran película. Trataré de ir por partes. King decía que Kubrick era incapaz de entender un mal tan inhumano como el que había en su novela, y tenía razón, por lo tanto Kubrick prefirió hablar de ese mal oculto que existe en todos nosotros. No leí el libro, que supongo que es bueno, me encanta Stephen king, pero si vi la floja adaptación televisiva. En dicha adaptación, el protagonista era una víctima de los fantasmas del hotel, ellos lo volvían malvado. Pero al final, como pasa en el libro supongo, salvaba a su hijo perdiendo la vida a cambio, recuperando así su humanidad, y convirtiéndose en un heroe. No veo nada malo en ello, el problema es, simplemente, que la serie era mala. ¿Cómo iba Kubrick a rodar semejante cosa? A él le interesaban las cosas retorcidas, o como mínimo la complejidad del ser humano, capaz de lo mejor y de lo peor. Así pues, el personaje se vuelve loco, no tanto por culpa de los espiritus, como de sus propios defectos. Hay un detalle desconcertante, y es la grandiosa y al mismo tiempo incoherente actuación de Nicholson. Desde el principio parece desequilibrado (su mirada y sonrisa). En fin, ya sé que tiene tendencia a actuar al límite, pero en esta película no viene a cuento tan pronto. Fíjate en la escena de la entrevista. ¡Yo no contrataría a alguien que mira y sonrie así! Por supuesto, que una vez empieza a enloquecer, su actuación es sobresaliente. Sobre el rodaje, ví el documental que viene con el DVD y me da pena de la pobre Shelley Duvall. Para ser un director como Kubrick había que ser demasiado exigente, eso está claro, pero dudo que hubiese que ser tan egocéntrico. No creo que ninguna película justifique olvidarse de las necesidades de las personas que tienes alrededor. En ese sentido Kubrick era un tirano. Uno de mis 5 directores favoritos, de acuerdo, pero esa falta de consideración no es aceptable. Claro que cuando hacía falta, era increiblemente considerado y generoso, por eso la gente lo amaba y odiaba al mismo tiempo. El doblaje de la película es patético. No solo odio las películas dirigidas por Saura, sino también las películas dobladas por él. Kubrick le encargo el doblaje ¡y se lo aprobó! Para finalizar te contaré algo sobre mi relación personal con la película: La ví por primera vez a los 16 años, en verano del 96, pero no la ví entera, por las razones que fueran solo ví el principio y el final, no me preguntes porqué, supongo que hice zapping. Cuando todo el mundo comentaba el miedo que pasaron viéndola yo me preguntaba: ¿por que? No es para tanto. La volví a ver cuando cumplí los 18, en septiembre del 97, y te juro que nunca había pasado tanto miedo, al menos desde que era un niño. Y aún hoy me sigue pareciendo lo mas terrorífico que he visto jamás. ¿Sabes que fué lo que realmente me impactó? La escena de la bañera. Hay gente que la encuentra fuera de contexto, y yo digo ¡por eso es tan aterradora! No es algo que esperes, es algo tan fuera de contexto que solo funciona en manos de un director como Kubrick, en manos de otro esa escena sería una chapuza. Pero lo peor es que la escena duraba demasiado, la risa de la vieja seguía y seguía durante esos interminables segundos. Daba igual que a ella apenas se le viese, estaba ahí la oías. Incluso cuando cambia la escena, y salta a Scatman Crothers intentando hablar por teléfono, el eco de la risa sigue sonando. Cuando vi a esa vieja zombi mi corazón latío con fuerza y sentí verdadero terror, te lo juro po dios. Solo quería que esa vieja puta desapareciese y que dejase de reirse. Nunca he vuelto a experimentar semejante angustia y terror.

Un saludo.

anna van anna dijo...

Hay que ver como se las traía Kubrick con sus actores... pobre Shelley Duvall!
Pero como dices, bien valió la pena por los resultados. A mi el libro me gustó bastante, también me dio bastante pavor, recuerdo que durante el camino hacia el hotel Jack iba escuchando "Bad Moon Rising", cada vez que la escucho me imagino esas estrechas carreteras montañosas, desde luego, todo un mal augurio.

Pero sí, la pelicula es genial, Jack Nicholson le da un buen giro al personaje que me imaginaba para su papel, pero eso le da un estilo propio a la pelicula con respecto al libro. Como bien dices es perfecta para el invierno.

Un abrazo!!

Agente Cooper dijo...

"Al fallecer Spielberg llega al cielo y al ver a un hombre medio calvo, con el pelo negro y revuelto, con chanclas y andando en bici le pregunta a San Pedro `oh! no sabía que había fallecido Kubrick` a lo que éste le contesta ´no, si no es él, es Dios que se cree Kubrick`"
Este chiste que leí en una biografía de Kubrick aunque malísimo refleja un director sin igual para lo bueno y para lo malo.
El Resplandor sigue impactando, por el uso del sonido, los movimientos de cámara...un gran film desde luego.
Saludos.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Muy buena película de terror psicológico para uno de los grandes maestros, el señor Kubrick. Aunque personalmente debía ser un elemento de cuidado y estar como una cabra pero bueno. A Jack Nicholson le hizo repetir la escena en la que se carga con el hacha al trabajador negro del hotel ochenta veces (ochenta, sí). Lo que no puedo entender es que a un perfeccionista como Kubrick se le pudira colar un error de bulto al comienzo de la pelíula, cuando el plano aéreo surca el lago de las montañas y se puede ver la sombra del helicóptero que lleva la cámara a la derecha del fotograma. ¿?

Un saludo

Möbius el Crononauta dijo...

Pepe Cahiers: pues sí, no siempre es mejor el libro

supersalvajuan: pero remedie eso hombre

layer: si no he hablado del doblaje es sobretodo porque me parece lamentable, no sé como Kubrick pudo aprobar eso. Terrible. ¡Y supongo que los libros pueden miedo, claro que sí!

John P. Maaaula: aprensión toda, eso seguro

Bounty Hunter: de hecho seguramente la única adaptación que está a la altura es la de Los Simpson. Genial. It creo que vi algo hace mucho, pero recuerdo poco, y no he leído la novela. Maximum Overdrive, también la vi hace eones, pero desde luego es una peli entrañable con esa increíble banda sonora. Cualquier día caerá por aquí, seguro.

Madame de Chevreuse: hombre, recupérala, que ahora ya puedes

Lorbada: no soy un experto en la obra de King, pero la gente suele decir que Cadena perpetua es la mejor adaptación que se ha hecho de su obra, e imagino que están en lo cierto.

Rockland: Nicholson, devil man!

Lillu: sí, a veces pasa, pero no me puedo creer que alguien que le encante el libro no pueda disfrutar con algo tan bueno como "El resplandor".

Fanny Riffel: vaya, ciertamente debió ser una experiencia fascinante y aterradora vivir en un sitio así. Espero recordar esa novela. Las escenas del triciclo son excelentes, sí.

Lola: y la voz original de Danny está muy conseguida, para ser tan pequeño lo hacía bastante bien.

Felix S. Trabanco: sí, estoy de acuerdo, desde el principio Nicholson ya es inquietante, lo que contraviene el espíritu de la novela imagino, pero aun así lo que viene después es tan genial que no creo que importe mucho.
Y bueno, ya se sabe, el ser un gran artista o un genio no equivale a ser la mejor persona del mundo. Y no es un fenómeno demasiado raro en directores dictatoriales, aunque si la propia Shelley admite que le ayudó, bueno, yo no iré más allá.
Y sí, el doblaje es espantoso. No sé en que andaba pensando Kubrick. Maldito Saura, ¡siempre torturándonos!
Y evidetemente la escena de la ducha es otra gran secuencia de la película. Escalofríante.

anna van anna: sí, es una buena época para recuperarla.

Agente Cooper: desde luego Kubrick no era el tipo más risueño y humilde del mundo. Pero se habla tanto bueno de él como malo. Sea como fuere, un genio.

El Bueno de Cuttlas: desde luego Kubrick repetía y repetía sin cesar. Lo de la sombra, bueno, aparte de que supongo que nadie es infalible, imagino que se debe a que esa secuencia desde el helicóptero está rodada por un director de segunda unidad. Si se le escapó a Kubrick la sombra en la sala de montaje o juzgó que no importaba (cosa que me extrañaría bastante), es algo que ya no sé.

Félix S. Trabanco dijo...

¡Joder! Menos mal que alguien habla de la puta sombra, pensaba que solo yo la veía. La verdad es que obsesiona, al menos a mi me obsesiona el misterio de la sombre del helicóptero. Solo tenía que cortar un segundo de la secuencia para que no se viese, pero no lo hizo. ¿Por qué? Es imposible que Kubrick no la viese, no puede ser esa la explicación. Y lo de que lo juzgo como algo poco importante me convence menos. Lo que es seguro es que Kubrick no estuvo presente durante la filmación. Kubrick tenía miedo a volar, aunque era piloto diplomado. Ay señor, estos genios.

Möbius el Crononauta dijo...

Como dijo Otto, "hay cosas que es mejor no saber". ¡Quizás Iker Jiménez tenga la solución!

José Fernández dijo...

Cómo os pasais con Saura. Pues yo lo que le he visto me gusta. Prueba con Ana y los Lobos. Si no te arranca una sonrisa esa pelicula es que eres un cani, así de claro xDD

Möbius el Crononauta dijo...

No, si me esfuerzo, Saura me saca una sonrisa. Es eso o blandir el hacha y salir a la calle.

Carlosaurus rex, el dinosaurio que se alimentaba de interminables planos esteparios

Félix S. Trabanco dijo...

Voy a hacer una confesión sana pero patética, porque lo que voy a decir no puede ser más patético. Yo no sé porque ostias lo hice, pero hace años me pillé un pack de pelis de Saura. Si, así de fuerte. Sin haberlas visto ni nada, me las pillé, porque seguramente algún capullo periodista las recomendó. Y yo como un puto gilipollas que soy confié ciegamente, a pesar de mi animadversión hacia el cine español. En realidad no era uno solo, sino muchos los que lo recomendaban, al propio KUBRICK le gustaban los bodrios de Saura. En fín, me puse a ver aquello:
Ana y los lobos(¡¡¡¡¡AAAARRRGGGGHHHH!!!!!)
Cría cuervos (¡¡¡¡¡AAAARRRGGGGHHHH!!!!!)
La prima angelica
(¡¡¡¡¡SUPERMEGAAAAARRRGGGGHHH!!!!!)
Mamá cumple cien años.
(algo mejor, pero muy insuficiente)
La caza
(bueno, esta es defendible, no digo que me guste, pero era una peli valiente, que no tenía nada que ver con el puto cine español de la época, y que no aburre)
En fin, daba nauseas, depresión y ganas de matarme a cabezazos contra la pared, por haberme gastado la pasta en aquellas pelis amorfas. Si algún seguidor del cine español tiene que echarme algo en cara, que tenga en cuenta que me gasté un dineral en ese cine que defiende, lo cual me exonera de cualquier recriminación.
Por supuesto que hay grandes directores en España, pero los mejores (Victor Erice, Luis Buñuel, Ivan Zulueta) no se prodigan demasiado o están muertos. Viendo los soplapollas que controlan la industria (por llamarlo de alguna manera)de nuestro cine, no me estraña que algunos ya renuncien a hacer cine. Hay buenos directores en España, pero muy pocos comparados con el número de excelente directores de Francia, Italia, Alemania, etc. Y yo creo que el problemas es que en españa nunca hubo una escuela que seguir. Esto lo dijo Francisco Umbral, Buenos directores, pero no hay escuela. Este nunca fué un pais de nouvelle vague, no sé si me explico.

Möbius el Crononauta dijo...

Jopelines pues si Victor Erice está entre los mejores con "El sol del membrillo" trató de acabar con la humanidad en pleno.
Algún día veré Mamá cumple cien años, y tal vez me atreva con La prima angelica o La caza, pero no pasaré de ahí. Bueno tal vez ni llegue.

Bueno no hubo nouvelleve vague pero sí hubo directores influidos por el neorrealismo. En fin, un pack de pelis de Saura... ¡te has ganado la salvación eterna!

Félix S. Trabanco dijo...

Hombre, por dios, EL SOL DEL MEMBRILLO es un peliculón. No es tan buena como EL ESPIRITU DE LA COLMENA, pero es una obra maestra alabada en todo el mundo, no solo en Cannes. En Canada, críticos de todo el mundo la eligieron mejor película de los años 90. Si, por encima de UNO DE LOS NUESTROS y PULP FICTION. Yo no la pondría por encima de ninguna de las dos. Pero tampoco la pondría muy por debajo. Repito, yo odio el cine español, pero hay que apoyar a nuestros escasos genios. De todas formas si no te gusta no tengo nada que recriminarte, pero me gustaría que la gente que lee tu blog le echase un vistazo a esta mezcla de película y documental. Un experimento realidad-ficción realmente encomiable.

Dulce dijo...

Yo creo que para cualquiera que haya trabajado con Kubrick debe haber sido difícil pero un gran honor al mismo tiempo, yo en hbo online vi El Resplandor, estaba sola y en la oscuridad y debo decir que el perfeccionismo y la obsesión por los detalles hizo una película aterradora.