miércoles, 26 de octubre de 2011

El árbol de la vida (2011)

Llega un momento, ladrones, en que las joyas dejan de brillar, en que el oro pierde su brillo, el salón del trono se convierte en prisión, y en que todo lo que queda es un director de cine que hace lo que le sale del pototo. Y con El árbol de la vida el amigo Terrence Malick simplemente se ha dejado llevar más que nunca. Si fuera pintor seguramente no habría habido mucha polémica, pero al ser director de cine, la cosa cambia. Pero bueno, que una peli de estas características se publicite, se proyecte en multisalas y demás, quiere decir algo. Vamos, que su distribución no está exenta de riesgo. Así que, ¿por qué no reestrenan El padrino y todos esos clásicos que han puesto en los malditos cines Verdi? Ah, pero un día aprenderé a tocar el órgano, me pondré media máscara en la cara y me iré a Madrid y Barcelona a quemarlos. ¡O todos o ninguno!

Bueno, retomando El árbol de la vida... en fin, ya sabéis, su fama la precede. Gente confundida saliéndose de los cines, salas yanquis y europeas poniendo carteles de aviso en plan "¡ojo! ¡peli raruna!", críticas demoledoras, confusión, mayhem, el fin del mundo tal como lo conocemos... En fin, el colega Malick no juega precisamente en la misma liga que Tony Scott, pero no todo el mundo podía saber eso. Y no todo el mundo tiene educado el oído, la vista, o el cerebelo mayor. Y los gustos son como los culos. Y... vamos, que sí, El árbol de la vida es rarita.

Hablando en plata, creo que El árbol de la vida es simplemente un sublime pajote de Terrence, pero hasta en el onanismo hay clases. Pajote, sí, pero de muy bella facturación. ¿O acaso aquí alcanza todo el mundo el nivel de Peter North? Pues eso. Puestos a hacerlo, algunos siempre pueden llegar más lejos.

Después de verla me decía una amiga que prefería esto a 10 minutos de colorines en 2001, peli de la que tampoco se entiende nada. Es una forma de verlo supongo. Para mí la obra de Kubrick no es sólo muy superior sino que además tiene más sentido, una historia más lineal, y más interesante. Pero obviando las comparaciones, El árbol de la vida es una experiencia visual que hay que vivir, a poco que uno tenga inquietudes y gusto por la estética de la naturaleza y el universo. Que por cierto aun me cuesta creer que esas imágenes estelares sean tan naturales como el yogur, creadas bajo la supervisión del viejo maestro Douglas Trumbull, quien se dio a conocer precisamente con la flamante película de Kubrick. Su último trabajo había sido Blade Runner. Después llegaron los ordenadores. Me alegro de que Malick haya recurrido a él.

El único problema, o el principal, para el menda, es que sentí lo mismo que cuando estaba viendo (sin entrar en comparaciones cualitivas) El topo: sí, un film curioso de ver al menos una vez en la vida, por la experiencia en sí, pero cuando aun no han salido los créditos y ya sabes que no volverás jamás a ver esa película... pues te deja un sabor algo agridulce.

En fin, el que un director se deje llevar es lo que tiene. No sé si será cierto lo del cine ese italiano en que equivocaron los dos primeros rollos y nadie notó nada, de tan raro que era todo. Creo que como director me preocuparía. Pero bueno, que no es la primera ni la última paja mental que se ha hecho en la historia del cine, y para tomaduras de pelo creo que mi archienemigo Lars Von Triers tiene muchas más y mucha gente le sigue riendo las gracias. Al menos la preciosista película de Malick es como admirar esos viejos cuadros en un museo. No hay mucho ritmo, ni una historia aparentemente lineal, ni acción ni bombas. Supongo que nadie va a los museos por la adrenalina. Pues El árbol de la vida es algo así. Como una colección de sensaciones ideas impresas en diversas imágenes. No es para tomarla con el director, hombres. ¡Dejen en paz al pobre guiñitos!

El árbol de la vida, ni es un bodrio, ni la película definitiva. Te podrá parecer aburrida, pretenciosa, ininteligible, conspiración judeomasónica o qué se yo, pero mala no es. Y paradójicamente, con lo bonita que es, es difícil de ver. Por otra parte, al salir del cine, me entraron ganas de ver Blackula. Y Jurassic Park. ¿Curioso, no?

11 comentarios:

günner dijo...

Pues ve Brácula, que es mucho mejor que Blackula!!!

LoRbAdA dijo...

Supongo que tarde o tempranola veré. Hasta ahora La Delgada Linea Roja y Dias Del Cielo me han encantado y aunque se que el cine de este hombre a evolucionado y es más contemplativo y personal aún, no descarto que me guste.

Un saludo.

Vicent dijo...

Es la mejor pelicula que he visto este año.

elprimerhombre dijo...

Creo que te faltó decir que algo de historia sí que hay porque leyendo tu reseña parece como si la película solo fuera un compendio de imágenes nacidas de la mente de Malick. A mí me resultó muy pretenciosa aunque, como bien dices, con imágenes muy bellas. Y uno de los grandes problemas de la película es el momento en el que Malick decide poner esas escenas del universo y de su origen casi al principio del film, como si le importara un comino en qué punto rompe la historia. Ahí es el momento crucial: o te quedas en la sala o te vas.

Donde esté su gran ópera prima, Malas tierras, que se quite todo lo demás...

¡Un saludo!

dvd dijo...

El origen del universo... Increíble... Ni Albert Einstein, ni Stephen Hawking, ni ningún físico ha logrado explicar QUÉ ASPECTO podría tener, y llega este señor y dice que es así... y sin humor... y sin ironía... y con Brad Pitt (porque era el productor y tenía que salir, claro)... Maldita sea mi estampa...

paulamule dijo...

Justo lo que dices es lo que me contó un colega que fue a verla el otro día. No entendió nada pero le gustó mucho en el apartado visual.
Yo aún no la he visto así que cualquier año de estos ya te diré qué me pareció.
Salud.

Félix S. Trabanco dijo...

Lo de tener ganas de ver Parque jurásico al salir del cine lo entiendo, porque en la peli hay dinosaurios. Pero lo de Blackula no lo acabo de pillar. En fin, solo diré que El Arbol de la vida me parece una obra maestra, el film mas profundo e importante desde hace años, así de claro. Por supuesto puede ser tedioso, pero es maravilloso, subyugante, no hay palabras. Si hay un nuevo Stanley Kubrick,(que yo no afirmo que lo haya)ese es Terrence Malik. Yo creo, que a pesar de que hay escenas que no comprendes su función, el mensaje del film está muy claro. No voy a decirlo, para que cada uno saque sus propias conclusiones. Pero sinceramente, para mi está muy claro el concepto de esta gran obra. Por supuesto que es muy diferente Malik de Kubrick, no solo en cuanto a calidad (¿quien es tan bueno como Kubrick?) sino en cuanto a mensaje: el mensaje de la peli de Malik es muy positivo y optimista.
la mejor peli del año sin ninguna duda. Mis 2 favoritas son esta y Super 8. Ya sé que son muy diferentes, pero así es como lo sieeto. Un saludo.

RTHB dijo...

La sigo teniendo en la carpeta de pendientes, y la verdad es que creo que va a estar bastante tiempo ahí metida.

Saludos.

Anónimo dijo...

No recuerdo muy bien de qué iba, pero sí, que en un principio tenía buena pinta para dejar cierto regusto agridulce al final: A mí me parece más bien uno de los típicos rollos "made in" Robert Redford. Me refiero a lo que se ha venido a denominar "cine con mensaje", que, sin ser excesivamente partidario, hay que reconocer que se trata de un tipo de cine muy difícil, por lo complicado que resulta dar con el tono justo: A veces éste es tan sutil que nadie lo entiende y otras aparece tan burdamente remarcado que resulta hilarante. Lo mismo pasa con el siempre tan denostado cine de acción, seguimos con el complejo pseudointelectual de decir que es malo por definición, cuando se trata de un género como otro cualquiera en el que hay buenas y malas obras, pero que busca entretener y divertir y deben ser juzgadas según sus propias reglas. Como prueba de ello, propongo lo siguiente: Repasar las películas vapuleadas por la crítica en los ochenta, incluídas secuelas, y ahora, comparémoslas con las que se hacen actualmente: ¿A que no eran tan malas?. Bueno, espero que estéis de acuerdo conmigo y no tendré que recurrir a mi amigo Harry Callahan. Aunque claro, también me puede decir aquello de las opiniones (sí, la frase es suya, no te la atribuyas). Yo me voy a acabar de ver (otra vez) "La última noche en la vida de Boris Grushenko".

David C. dijo...

Me has dejado pensando en que si debería reestrenar todos los clásicos. A ver qué pasa.

Möbius el Crononauta dijo...

Brácula: mejor que blackula no sé, pero mejor que condemos seguro! mis pipitarl!

Lorbada: no es descartable. Que conste que no es un mal film en absoluto, pero de masturbación mental tiene mucho

Vicent: en cine es probable que así sea.

elprimerhombre: las escenas del universo desde luego fueron mis momentos preferidos. Sí, es probable que tengas razón, no es que sean imágenes sin sentido al tuntún. Pero es todo muy poco convencional.

dvd: Brad Pitt, en una peli le odias y en la siguiente te cae bien... vaya tipo

paulamule: pues que la disfrutes cuando llegue eso

Felix S. Trabanco: nada, una pequeña broma para decir que Blackula es tan sencilla como pegar un cromo, lo opuesto a la de Malick. En cuanto a libertad e independencia por hacer lo que le interesa, desde luego Malick podría ser un nuevo Stanley. Si es una obra maestra, ciertamente no lo es dentro de los cánones clásicos. Pero bueno, son apreciaciones y formas de acercarse al film. Y bueno, aunque sean diferentes, no son incompatibles como favoritas.

RTHB: pues es una de esas películas, creo, que si no se ven en cine más vale no verlas.

Anónimo: Bueno, respecto al cine de acción, siempre he defendido la grandeza de "La jungla de cristal" por ejemplo. Si pudiera, me atribuía hasta su magnum

David C: al menos una vez al mes. No sé arruinarían creo yo.