domingo, 11 de septiembre de 2011

La indecente Mary y Larry el loco (1974)

La indecente Mary y Larry el loco (por acortar, Dirty Mary Crazy Larry) es junto a Punto límite: cero uno de los grandes clásicos setenteros de las películas de coches, reuniendo varios de los ingredientes habituales en el género, criminales y amantes de la libertad, persecuciones (normalmente a mano de la policía del condado) y poderosos coches americanos, como el Dodge Charger del 69, uno de los modelos de coche definitivos de la historia que ha protagonizado grandes momentos en el cine.

La historia de Dirty Mary Crazy Larry se remonta a una novela del 63 en la que dos presos fugados escapaban de la ley a bordo de un potente coche de 8 válvulas, un fenómeno que estaba comenzando a darse con bastante frecuencia en el cambio de década. Es decir, no es que se fugaran más convictos que antes, pero sí se daban casos en muchos condados en que aquellos que habían roto la ley, montados a bordo de potentes V8, dejaban fácilmente atrás a los vehículos de aquella policía que aún no había renovado su flota de coches.

Y básicamente ésa es la premisa de la cinta, y es que en el mundo del carsploitaiton la mayoría de las veces sólo hacía falta una excusa para salir a la carretera y quemar asfalto, y dejar el resto al rock en la radio y a la velocidad, aunque no por ello siempre se descuidaba el dotar a la historia de alguna subtrama algo más profunda. En el guión definitivo de Dirty Mary Crazy Larry los dos ex-convictos se convirtieron en Larry y Deke, un piloto y su mecánico que desean entrar en el mundo de las carreras NASQAR, y para obtener un coche lo bastante potente para ello deciden atracar un gran supermercado y escapar con el dinero. A regañadientes se les unirá Mary, un ligue casual de Larry dispuesta a todo con tal de no quedarse aburrida en casa.

Después de que Kris Kristofferson rechazara el papel de Larry el encargado de darle rostro sería Peter Fonda, el héroe de la serie B de los 60 y 70 distribuida por los grandes estudios. ¿Tiene usted un guión que rodar con drogas, jipis, moteros, coches o tipos inadaptados? Peter Fonda es su hombre, amigo. Junto al hijo del gran Henry podemos ver a Adam Roarke haciendo del taciturno Deke (¿acabó realmente el hígado de Peter O'Toole con la carrera de este hombre?), a la preciosa y siempre a punto de la fragilidad de cristal Susan George, y al duro tipo con botas Vic Morrow como el perfecto representante del brazo fuerte de la ley. Y pequeño papel (curiosamente sin acreditar) para el gran Roddy McDowall.

Desde luego de un film que empieza con un Chevrolet y acaba con un Dodge Charger sólo se puede decir que va de menos a más, y es que los coches de la época parecían diseñados para participar en espectaculares persecuciones de película. Por supuesto no falta el sempiterno helicóptero policial, los protagonistas criminales que prácticamente pasan a ser los buenos del asunto mientras que los defensores de la ley casi son los malos (ah, Nixon, siempre consigues colarte), y Vic Morrow aporta clase al film protagonizando un climático momento de gato y ratón hacia el final del film, mientras que la George es el contrapunto sexy a todo lo demás. Tampoco se echa de menos un impactante final que no es tan raro dentro del subgénero carsploitation.

La indecente Mary y Larry el loco, un clásico del cine con coches, un título básico del subgénero que recibió su correspondiente homenaje en Death Proof, como no podía ser de otra manera. Ya se sabe, si uno quiere buen cine de magnates recurre a Charles Foster Kane, si lo que se desea es una buena película de lanceros bengalíes se recurre a John Holmes, y si uno quiere simplemente entretenerse durante hora y media escuchando el rugir de los motores y perdiéndose en las interminables carreteras yanquis, bien puede dársele una oportunidad a Peter Fonda y Susan George.

8 comentarios:

Kinski dijo...

Años 70, coches, Susan George, ¿se puede pedir más?.
Me la apunto.

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Como me gustan las ppelis de esa epoca!la estetica es brutal!
un abrazo

Madame de Chevreuse dijo...

Mola lo de la traducción, absolutamente "destapero".
Baci e abbracci

Möbius el Crononauta dijo...

Kinski: como poder se puede, ¡pero eso ya es mucho pedir!

4 strong winds: vaya que sí, ¡y esos coches!

Madame de Chevreuse: jaja para una vez que fueron más o menos fieles..

Fanny Riffel dijo...

Tardes de verano de los '80s,viendo en la tele los "Sàbados de Sùper Acciòn",con maratones de pelìculas como èsta...de ahì,de una sobreexposiciòn infantil,me viene el gusto por los jeans pata de elefante,los tops y Peter Fonda!

Möbius el Crononauta dijo...

¡Esas tres cosas denotan que eres mujer de buen gusto! Ya no hay sábados de acción como los de antes.

Treboltenerife dijo...

Es sabado,8 de la mañana y estoy viendo esta autentica road movie en el canal Energy

Möbius el Crononauta dijo...

Gran forma de desayunar, amigo. O amiga.