martes, 27 de septiembre de 2011

Granujas a todo ritmo (1980)

- Illinois nazis.
- I hate Illinois nazis. Jake y Elwood, hermanándose con Indiana Jones.

Detrás del desnaturalizado y horrible título de Granujas a todo ritmo se encuentra el salto a la gran pantalla de los Blues Brothers, el combo de outlaws del rhythm and blues creado por Dan Aykroyd y John Belushi en los días del Saturday Night Live; dice la leyenda que surgió como un divertimento privado del dúo para relajarse y entretener al público en los cortes publicitarios, para luego convertirse en un exitoso sketch musical del programa. Finalmente llevaron sus alter ego de Jake y Elwood a la carretera, y a los estudios de grabación. Así que la película no podía hacerse esperar.

Buena música, coches, humor, caos y destrucción. ¿Se le puede pedir más a una película? Supongo que sólo ponerse exigente y solicitar a algunos de los mejores músicos del ramo. Y ahí esta la fabulosa Blues Brothers Band: Steve Cropper, Donald "Duck" Dunn, Matt "Guitar" Murphy, Willie Hall... como dicen los yanquis: you can't do better than that! Con todos estos ingredientes y el locuelo de John Landis tras las cámaras el negociete no podía fallar.

¿La trama? Bien, con Jake recién salido de la cárcel, él y su hermano Elwood hacen una visita a la monja que les educó en el hospicio donde se criaron, y donde se enteran de que debido a no poder afrontar unos impuestos la casa para huérfanos va a cerrarse. Tras ver la luz viendo a un predicador que se parece mucho a James Brown (¡ciertamente no se le podía dar mejor papel!), Jake y Elwood deciden reclutar a su antigua banda para dar conciertos y reunir el dinero necesario para que no cierren el hospicio: cinco mil dólares. Por supuesto, en su camino para conseguirlo, el dúo soliviantará a autoridades, rednecks y nazis de Illinois, desatando el infierno a su paso.

Granujas a todo ritmo es un film potente, que no da un respiro (ya sabéis, cuando no hay música, hay comedia, y cuando no, hay locas persecuciones) al espectador, y que además está protagonizado por dos grandes de la comedia norteamericana de la época en su mejor momento: el largamante añorado por muchos John Belushi y Dan Aykroyd, otro gran tipo que junto a John conformaba una gran pareja de humoristas. Ellos dos solos podrían llenar toda una película, pero además tenemos muchos rostros conocidos ejerciendo de secundarios o haciendo cameos. Por ejemplo, Carrie Fisher (ella fue una de las estrellas invitadas para presentar el programa en una de las primeras actuaciones de la banda), con su divertido papel de la novia psicópata de Jake. O el mítico Frank Oz, que aparece al principio del film, con su inconfundible voz de Rana Gustavo (en la versión original, claro). También se dejan ver John Candy, Twiggy, Steven Spielberg (cuando todavía se llevaba bien con Landis), hasta un fugaz Joe Walsh, más varios secundarios de rostro familiar.

Y qué decir de las actuaciones musicales. Aparte del gran sermón musical del excelentísimo GFOS, ahí está Aretha Franklin y su potentísima discusión con su marido ficticio Matt Murphy en forma de "Freedom", John Lee Hooker y su "Boom Boom" seguida de una hilarante discusión con su banda sobre quién la compuso, Ray Charles imponiendo su ley en su tienda de instrumentos y haciendo bailar a la calle con "Shake Your Tailfeather", Cab Calloway calmando a las fieras con su gran clásico "Minnie the Moocher"... grandes escenas todas. Más las actuaciones de los Blues Brothers, claro está, repartiendo soul y R&B, o repitiendo la sintonía de Rawhide para salir vivos de un antro de vaqueros cerveceros amantes del country. Huelga decir lo obvio, pero lo diré: Granujas a todo ritmo tiene una de las bandas sonoras más potentes de la historia.

A todo el paquete John Landis añadió varias secuencias locas de persecuciones automovilísticas en la más pura tradición del carsploitation 70s, usando puentes levadizos, carreteras y autopistas, centros comerciales, y hasta unas oficinas en un centro administrativo; para obtener el permiso para rodar allí se rumorea que Landis recurrió a la Mafia. ¡Hasta decidieron soltar un coche desde el cielo! Desde luego Granujas a todo ritmo batió récords en cuanto a niveles de destrucción cinematográficos se refiere. El número de coches aplastados es digno de alguna peli de Rambo si cambiamos vietnamitas o rusos por coches de policía.

En fin, Granujas a todo ritmo, entretenimiento, música y destrucción sin límite. Si no la habéis visto, solucionad eso pronto. Se trata de una misión de Dios.

14 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Oh, Yisuscraist, la mejor película ever. Este verano la echaron por La 2. Este post debería impartirse en las escuelas de música. Y en las autoescuelas, también. Eso sí, el post, too short. Esta película es demasiado mítica. El que no la haya visto, tiene que verla.

Einer dijo...

El que no la haya visto está viviendo en pecado mortal. Yo me enganché otra vez el día que la pusieron en La 2 y si la pusieran todos los meses pues todos los meses la vería. Me ha gustado el detallito ese de la Mafia, ¿quién quiere defensor del pueblo habiendo mafiosos?

ÁNGEL dijo...

Película muy divertida y con unos Blues Brothers memorables. Buena recomendación.

Rogolagos dijo...

Que grandes recuerdos, me traes con esta película.
Muchos saludos.

supersalvajuan dijo...

A acelerar se ha dicho.

Johnny dijo...

Excelente post (aunque no menos excelente que el que te cascaste de Pulp Fiction, aprovecho ahora para decirte que es lo mejor que he leído sobre esa peli, mi preferida de la vida). Como dices Granujas a todo ritmo no da respiro, mira que disfruté cuando todavía no me habían salido peletes en las partes y no la he podido olvidar. Sin duda alguna fue una misión de Dios.

Víctor Hugo. dijo...

El SNL sigue dando buena gente para dedicada al noble arte de provocar risas:)
¡Los Blues Brothers mandan!

¡Saludos y a seguir así!

Anónimo dijo...

En España se llamó "Granujas a todo ritmo", en Argentina fue "Los hermanos Caradura"... ¿Por qué los distribuidores tienen la constumbre de rebautizar las películas con nombres tan horribles?

Jim Garry dijo...

Impagable recuerdo que tengo de esta cinta viendola por la noche con los colegas en un cine de verano al aire libre. Desconocía el rumor de que Landis acudio a la Mafia, je,je.

Sex, love and rock´n soul

TSI-NA-PAH dijo...

Que gran momento de completo relax se siente tras ver esta pelicula!
Me encantaban Jake y Elwood!
Saludos

José Fernández dijo...

La última vez que la ví llore con la escena de Ray Charles. Cuanta belleza, me cago en dios! Shake, shake, shake it!

paulamule dijo...

Pues a todo ritmo te preguntaré también si has eliminado tú el comentario que me pusiste en la entrada de Gregg o no se ha publicado directamente. Si es así, lo haré yo en tu lugar, con tu permiso claro, pues me llega al correo y lo he podido leer.

Gracias de todos modos y salud Móbius.

Kinski dijo...

Inolvidable película por sus intérpretes, su música, las persuecuciones y momentos como el del garito lleno de Cowboys o los nazis liderados por Henry Gibson (adoro a ese hombre).

Möbius el Crononauta dijo...

Aitor FP: algun día lo ampliaré cuando hable de John Belushi. ¡Corto pero intenso!

Einer: nunca hubo mejores defensores, los políticos nunca te hacen favores

Angel: ¡es una misión de Dios!

rogolagos: gracias amigo

supersalvajuan: písale písale

Johnny: gracias, no será tanto, pero se agradece. Jake y Elwood, no mejor forma de iniciar la adolescencia

Víctor Hugo: la verdad es que una cantera inagotable, aunque ha tenido sus momentos bajos

Anónimo: pensarán que es más comcercia... pero la verdad es que ¡esos dos títulos son igual de horribles!

jim Garry: seguramente se lo inventó, ¡pero es un buen rumor!

Tsinapah: sí, dan ganas del pitillito y todo

José Fernández: Ray lo tenía, no cabe duda. Todo un gigante

paulamule: no he eliminado nada, intencionadamente al menos no. así que ponlo, ponlo si no lo has hecho ya

Kinski: nunca olvidaremos la asociación benéfica pro-difuntos