domingo, 25 de septiembre de 2011

The Driver (1978)

The Driver es un curioso thriller setentero de esos que en su día pasaron por cartelera y luego desaparecieron y el tiempo ha revalorizado y convertido en un pequeño film de culto, de nuevo con Quentin Tarantino como gran culpable metiendo en sus películas guiños de referencia y hablando en entrevistas de lo molona que le parece esta cinta. The Driver era una de esas historias pensadas para Steve McQueen que finalmente quedaron aparcadas por la gran estrella, con lo que Walter Hill (director y guionista) tiró por su propio camino profundizando en su adusta narrativa y su gusto por la espectacularidad en las escenas de acción.

La película gira entorno a un hombre sin nombre (en realidad ningún personaje del film lo tiene), 'el conductor', un experto piloto que trabaja por libre para atracadores y ladrones que necesitan de un experto al volante que les libre de la policía y les saque sanos y salvos del atolladero. 'El conductor' es un tipo parco en palabras, que rehuye los lujos, y muy selectivo a la hora de escoger con quién trabaja. Sus únicos lazos con el mundo exterior son una mujer que le pone en contacto con los criminales y una nueva chica que será la encargada de proporcionarle coartadas o testificar a su favor. Al otro lado está 'el detective', un policía obsesionado por atraparle, cueste lo que cueste. Para ello no dudará en empujar los límites de la ley organizando un atraco a un banco como cebo para que 'el conductor' caiga por fin en su trampa.

The Driver es un título en los márgenes del carsploitation, ya que los vehículos no son el eje principal de la trama, aunque obviamente juegan un papel esencial, pero la película básicamente se trata del viejo juego del gato y el ratón que mezcla escenas de suspense y sobriedad intimista de film noir con típicas escenas de acción setenteras, entre las que destaca la gran escena de coches del film, una espectacular persecución urbana muy bien realizada que podría optar fácilmente al Top Ten de las persecuciones automovilísticas en el cine.

El film está protagonizado por Ryan O'Neal, a quien sabiamente le dan poco diálogo, encarnando a 'el conductor' como si de un Diógenes del crimen se tratara, en un papel inspirado, dicen, por el Alain Delon de Le samouraï. No es el único toque francés de la película, ya que la chica encargada de servir como tapadera ante la policía es una joven Isabelle Adjani. 'El detective' encargado de atrapar al esquivo conductor es el carismático Bruce Dern, un rostro familiar de la década.

The Driver es una película interesante, que quizás habría mejorado con un ritmo más ligero, pero tiene sus puntos fuertes, aunque también sus contrapartidas. El punto de partida de la trama es interesante, pero no parece que acabe de explotar del todo, se le podría haber sacado más jugo; O'Neal no es un actor para tirar cohetes pero cuando tiene poco que hacer da el pego, pero Dern seguramente habría merecido un mejor contrincante. De todas formas no es una mala historia, hay una gran persecución, y una deliciosa secuencia hitchockiana en un tren con maletines de por medio. En resumen, The Driver no es el film definitivo, pero es una película que a pesar de sus altibajos merece la pena.

6 comentarios:

günner dijo...

A mí steve MacQueen, vale que tiene mucho carisma y tal, pero me parece un actor bastante limitado. Y Ryan O´Neal más de lo mismo, pero sin carisma.

El cartel se parece al de Star Wars!

Kinski dijo...

The Driver es muy entretenida y como bien apuntas tiene sus puntos fuertes, pero finalmente no da al espectador todo lo que promete.
Espero con ganas el estreno de Drive que tiene un punto de partida similar.
Saludos.

GINEBRA dijo...

No me suena en absoluto. Debe haber pasado en mi vida como una especie de aguacero. Que esté interpretada por O'Neil y Adjani ya me hacen pensar que por eso me la he perdido (no me gusta ninguno de esos dos actores).
Dices que merece la pena, a pesar de sus altibajos, todo será visualizarla y luego te digo...
Besos

ÁNGEL dijo...

Bueno, pues habrá que darle una oportunidad. No me suena haberla visto.

Möbius el Crononauta dijo...

günner: igual deberías ver algunos de sus últimos films más personales. No era De Niro obviamente, pero tampoco le hacía falta. Y Ryan O' Neal más de lo mismo, NO. No son lo mismo ni por asomo. Y no hablo solo de carisma.
Y lo del cartel, hombre es de la época, ¡igual es del mismo artista!

Kinski: se queda corta, sí, pero bueno, también tiene "chicha". Pues cuando veas Drive ya nos haces saber tus impresiones

Ginebra: no cambiará tu vida, pero es posible que te guste.

Ángel: yo creo que la oportunidad la merece, pero sabiendo dónde se pisa.

zed dijo...

La volví a ver hace poco y me parece una de las mejores películas de Walter Hill sinó la mejor.

La gran cagada es Ryan O'Neal, con Steve Mac Queen estaríamos hablando ahora de un clasicazo.

Las referencias a Le Samurai son evidentes pero mientras en la gran obra maestra de Melville, Delon lo borda con sus silencios O'neal está para ostiarlo.

Grande Bruce Dern.

Las escenas automovilísticas de las mejores del cine.

En definitiva, top10 del cine policíaco americano de los 70. Muy recomendable.