jueves, 22 de septiembre de 2011

Cannonball (1976)

No deja de ser curioso que mientras las películas de coches aumentaban su demanda entre el público yanqui, la era dorada de los coches de alto rendimiento y los grandes turismos estuviera tocando a su fin. Los coches potentes cada vez lo tenían más difícil. En los Estados Unidos la legislación comenzaba a preocuparse por la contaminación y la seguridad, lo que condujo a gasolina de menos octanos, nuevos diseños de limitada potencia, recargos por parte de las aseguradoras, y el golpe más duro de encajar, la crisis del petróleo de 1973 que dejó secos a los conductores americanos, que tradicionalmente nunca se habían preocupado por el consumo de sus vehículos. Para lidiar con la crisis y las interminables colas en las gasolineras, y tratar de reducir el consumo de gasolina, el gobierno se decidió a tomar varias a medidas, entre ellas las de un nuevo e impopular límite de velocidad. Entre las protestas contra las nuevas medidas surgió una especie de carrera ilegal (quizás el término sería un viaje interestatal de protesta, ya que la competición no era el objetivo fundamental) conmemorando una hazaña del mítico piloto Erwin "Cannon Ball" Baker quien en 1933 había establecido un nuevo récord al cruzar el país conduciendo desde Nueva York a Los Ángeles. El curioso evento no tardó en inspirar un par de películas, estrenadas en el mismo año, de las que Cannonball sea probablemente la más famosa.

Aunque el concepto no era totalmente novedoso, Cannonball (junto con Locos al volante) fue la que marcó el modelo a seguir: una alocada carrera de vehículos, con varios deportivos, y un grupo de conductores de diversas clases que iban a representar diversos arquetipos (el héroe, el villano, el grupo de chicas sexys, los secundarios graciosos, etcétera), que cruzan el país a toda velocidad de costa a costa en una carrera ilegal que la policía tratará de impedir a toda costa. En resumen, otra oportunidad para disfrutar con los deliciosos diseños de los coches de la época, escenas de persecución, choques a mansalva, dosis de humor y un toque femenino sexy.

Cannonball fue dirigida por Paul Bartel, uno de esos nombres que suelen sobresalir en el cine de culto de serie B, y que tras trabajar con los hermanos Corman (había debutado como director en un largo para el hermano de Roger) había dado que hablar con La carrera de la muerte del año 2000, una de esas películas que como los buenos vinos mejoran con el tiempo, o al menos crece su culto. Tras la buena acogida Bartel repitió con otra historia de coches, protagonizada de nuevo por David Carradine, el gran cebo del film, y es que para entonces ya era una estrella gracias a la serie Kung Fu. En esta ocasión, alejándose de las carreras mortales futuristas, Carradine interpretaba a 'Cannonball' Buckman, un ex-piloto en libertad condicional que tratará de ganar la gran carrera ilegal para conseguir un trabajo en una compañía automovilística. Pero el duro y despiadado Cade Redman (interpretado por el estupendo secundario Bill McKinney) no le pondrá las cosas fáciles.

Dentro de las muchas caras conocidas o que suenan y aparecen en la película podríamos citar a la sexy Veronica Hamel (casi más conocida por haber rechazado un papel para Los ángeles de Charlie y por una curiosa historia con la casa de Marilyn Monroe y un sistema de escucha), Robert Carradine (hermanastro de David), el inefable Dick Miller, la bombástica Louisa Moritz o la sexy y dura Mary Woronov, habitual en la filmografía de Bartel. Hay que fijarse además en unos curiosos cameos de Martin Scorsese, Roger Corman y Sylvester Stallone.

Cannonball está bastante lejos de ser el film definitivo, pero aparte de la velocidad y los coches siempre está bien disfrutar con el carisma de jipi oscuro de Carradine o la buena labor de McKinney, además del gran choque múltiple del que se enorgullecía la publicidad. Quizás no sea muy veraz, pero no se le puede negar la espectacularidad. En resumen, Cannonball es un buen vehículo para pasar hora y media con la mente funcionando a pocas revoluciones, un correcto film de culto del que después bebieron otras cintas. Pero quien busque algo más que todo esto corre el peligro de no encontrarlo.

8 comentarios:

Balaoo dijo...

Me estoy dando una verdadera panzada con este especial!!

TSI-NA-PAH dijo...

Pelicula cachonda y no por las chicas que creo recordar que son pocas!Pero por lo que representa!
un saludo

Fanny Riffel dijo...

Siempre me cayó bien Carradine(y toda su familia).Leí por ahí,no recuerdo en la filmación de qué película de las llamadas "de primera línea" ,que don David,acostumbrado a los films clase B ,llegó al primer día de grabación con un Tupper con su almuerzo...al ver que este proyecto incluía servicio de catering para los actores y el resto de los trabajadores,en los días sucesivos no llevó nada más...no se puede dejar de querer a un actor así de acostumbrado a remarla!

Felixuco, el mas cuco. dijo...

No la he visto, pero me gusta el reparto. Me encanta que nombres al gran DICK MILLER. Si, soy fan de ese gran actor, habitual de las producciones CORMAN y de JOE DANTE.
Estuvo a punto de salir en PULP FICTION, me parece que el iba a ser Monster Joe, el dueño del desguace del final de la peli. De pequeño lo veía en miles de series de la tele (V, FLASH, FAMA) y lo veía en pelis como GREMLINS o cosas así y siempre me encantaba su presencia, no sabía como se llamaba, pero siempre me acordaba de él, era imposible olvidar su cara. No supe su nombre hasta que me pillé el DVD de GREMLINS en el año 2002. Lo podeis ver en TERMINATOR (dueño de la tienda de armas acribillado por Arnie), en pelis de CORMAN como LA OBSESIÓN, EL TERROR, y en casi todas de JOE DANTE: PIRAÑA, GREMLINS, AULLIDOS, MATINEE, PEQUEÑOS GUERREROS, NO MATARAS AL VECINO, y en cientos de pelis. Siempre trabajó, aunque mereció mejor suerte, gran actor con presencia carismática y entrañable. Por lo que veo ojeando eL cartel, también sale la también grande (y sexy) BELINDA BALASKI, otra amiga de JOE DANTE (me imagino que lo de este hombre con los actores debe de ser una gran amistad, la propia BALASKI dice que DANTE es alguien muy leal) que también podeis ver en GREMLINS, AULLIDOS y PIRAÑA. Por último, ¿has visto ya SUPER 8? Yo la vi 2 veces, estoy enamorado de esa peli MöBIUS, para mi gusto un moderno clásico. Una de mis pelis favoritas desde ya. Me recuerda a las primeras de SPIELBERG de los 70 y 80, no solo lo que dirigió, sino también sus producciones. La sombra de AMBLIN y de REGRESO AL FUTURO, GREMLINS, LOS GOONIES, ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE, ET EL EXTRATERRESTRE, está presente en todos lo putos fotogramas de esta entrañable y maravillosa película. Un abrazo cinéfilo y friki.

Möbius el Crononauta dijo...

Balaoo: ¡espero que eso sea bueno!

Tsinapah: alguna había pero primaban los coches ciertamente

Fanny Riffel: a Carradine hay que quererle... ¡fue el maldito Kung Fu!

Felixuco: yo también le tengo cariño al bueno de Dick Miller, uno de esos tipos de los que no sueles recordar el nombre pero ves en todas partes. De hecho hasta pensado dedicarle algún post un día de estos. No estoy muy metido en la filmografía de Joe Dante, pero Dick trabajó en mil sitios tanto con grandes y pequeños, y siempre lograba captar la atención.
No he visto Super 8, el problema de esta era internet es que te acaban llegando muchos mensajes contradictorios, que si no vale la pena, o está muy bien. De todas formas sólo suelo ir al cine cuando estoy seguro de que no me arrepentiré de haberme gastado el dinero en la entrada. Pero tarde o temprano la acabaré viendo, quizás cuando la lanzen en dvd.

Anónimo dijo...

Hola, excelente aportación a la película, tengo esta película en dvd y he de decir que disfruto cada vez que la veo.

Las escenas de velocidad están muy bien conseguidas, la acción también, resaltando la persecución final entre el Pontiac Firebird de David Carradine y el Dodge Charger de Mc Kinney.

Tiene algunos fallos como el choque final de coches que se alarga mucho en el tiempo y no se puede decir que sea muy real que digamos pero cumplir cumple con ganas.

El reparto es muy bueno tambíén y David Carradine estaba en su mejor momento, a resaltar los cameos de Scorsese, Corman y Stallone, como ya se ha comentado.

Parece ser que Corman era un amante de los coches y la velocidad y desde su produtora New World Pictures nos ofrecío en los setenta productos como este aunque en este caso no hace la función ni de productor ni productor ejecutivo.

Si os gustan los coches os gustara esta película, a decir verdad la prefiero mil veces a los efectos especiales por ordenador y montajes atropellados que por desgracia aún nos sirven en algunas persecuciones de cine actual.

Un saludo

Felix, a secas. dijo...

La he visto ayer. Más información sobre 4 años después de mi anterior comentario (con el sobrenombre "felixuco el más cuco" y me encanta. Uno de mis films favoritos desde ya.

Möbius el Crononauta dijo...

Vaya, realmente ha llovido. Lo cual me recuerda que toca revisar esta peli en algun momento. ¡Me alegro que te haya gustado tanto!