martes, 16 de agosto de 2011

Valor de ley (2010)


Valor de ley, sea remake de una de Henry Hathaway o una nueva adaptación de la novela original, creo que debe ser, haciendo memoria, lo mejor que han hecho los hermanos desde El hombre que nunca estuvo allí, al menos para quien esto escribe que todavía no se ha atrevido a ver la revisión de Ladykillers (y no sabe si lo hará) y no ha tenido oportunidad de echarle un ojo a Un tipo serio. Y aunque disfruté con el asesino del peinado raro, creo que esta vez la cosa les ha salido más redonda. Aunque también puede ser que partieran de un material mejor.

Por otro lado, creo que seguramente Valor de ley sea su film más clásico hasta la fecha, o si lo quieren, más impersonal (y eso que Crueldad intolerable ya era intolerablemente estándar). Lo cual no es que me parezca malo en absoluto, pero resulta curioso que sean normalmente ellos quienes lleven el género a su terreno, y en esta ocasión yo diría que ha sido el género el que les ha llevado hasta su campo. No sé si será porque al fin y al cabo pocos géneros debe haber más clásicos que el western (ya sabe, el tren y los vaqueros levantaron el país, y sus historias levantaron el cine norteamericano), o porque cada vez se sienten más cómodos con las historias de otros. Pero a pesar de su ya clásico narrador que introduce la historia y algún que otro detalle, Valor de ley parece haya sido su tributo a todos aquellos grandes directores del pasado. Lo bueno de todo esto es que los Coen tienen el talento suficiente como para regalarnos grandes planos y escenas que contribuyan a la leyenda del Viejo Oeste.

Valor de ley nos trae de nuevo la historia de la pequeña Mattie Ross que busca venganza y justicia para su padre asesinado, y que para obtenerla contrata a un marshall bastante cascarrabias, borrachuzo y pendenciero, pero que sabe hacer su trabajo. El hombre elegido es, claro está, Rooster Cogburn, el hombre del parche, uno de esos nombres que inmortalizó el mítico John Wayne. No entraré en comparaciones porque no son necesarias, y además hace eones que vi la original y ya no recuerdo mucho, lo cual no niego que haya jugado en mi favor a la hora de verla peli. De todas formas todos sabemos que esto no un remake como tal y el nuevo Rooster tiene su propio estilo, más apropiado para el mundo Coen.

Bueno, sé que calibrar a un actor por candidaturas y premios es una tontería, y más si hablamos de los Oscar, pero seis candidaturas y una con premio no es algo que se dé todos los días, y es que al fin y al cabo Jeff Bridges lleva mucho tiempo en el negocio, lo bastante como para ser un gran Rooster Cogburn. El bueno de Jeff fue una eterna promesa durante los 70 y el actor que no lo había conseguido pero lo hacía bien en los 80, pero los 90 fueron suyos y desde entonces se ha ganado una reputación de clásico bien merecida. El currículum perfecto para ponerse el parche en el ojo y salir a desfacer entuertos con la pistola en una mano y el whisky en la otra.

Junto a nuestro querido Duderino tenemos a un Matt Damon que no sé si será la caracterización, un mejor guión, o el bigote, pero está mejor de lo habitual. No soy de los que no tragan al chico, pero no me batiría en duelo defiendo sus dotes de interpretación. Tengo la impresión de que es esa clase de actores que necesitan un buen director y un buen guión para poder brillar algo. Pero en Valor de ley no lo hace nada mal y su Ranger de Texas a lo Cliff Clavin (aunque el Ranger se muerde la lengua) aporta unos buenos momentos divertidos para aliviar algo de la tensión que genera la persecución de los malos que mataron al padre de la chica.

Y bueno, si hay una sorpresa en Valor de ley seguramente sea la jovencita Hailee Steinfield, una revelación que debutaba en la gran pantalla y que sin duda se confirma como tal. Su Mattie Ross es muy creíble, da madurez a su papel sin aparente esfuerzo y es capaz de ametrallar sus frases cuando se requiere, como en la divertida escena de la negociación con el pobre hombre de los ponis. Y por otro lado sabe dar fragilidad a su mirada y hacernos comprender que la pequeña Mattie no lo tiene todo tan dominado como ella cree. La verdad es que sorprende ver a Hailee en las entrevistas, con su look tan Hannah Montana en el Club Disney y unas declaraciones que te hacen ver que ella no es Hailee. Y bueno, eso es lo que hacen los buenos intérpretes, hacer que te lo creas. Así que me atrevo a asegurar que esta chica tiene futuro, solo esperemos que sepa escoger los papeles adecuados y Michael Bay no la eche a perder. De momento la veremos en la próxima adaptación de Romeo y Julieta, y con la suerte que está teniendo el pobre Chespir estos últimos años, ya tiemblo.

En el apartado de los malutos tenemos Josh Brolin que me ha gustado menos que en otras ocasiones, y un usualmente buen secundario, Barry Pepper, que siempre ha merecido mejores papeles. Tengo curiosidad por saber como estará la miniserie esa que ha hecho de The Kennedys.

Valor de ley, una de vaqueros bien hecha y que nos vuelve a traer una clásica historia de antaño, con buenos y malos, damiselas en apuros, parches, caballos, serpientes y whisky quemagargantas.

9 comentarios:

Dante dijo...

Y que bien que suenan los tiros en esta película.
Un saludo forastero.

Juls dijo...

Buf, en mi ridícula opinión esta película es totalmente innecesaria, los remakes son para gente incapaz de ver una película de hace más de 20 años.

Además, nadie puede sustituir a John Wayne, ni siquiera el gran Lebowsky: se han meado en tu puta alfombra, Duque.

sylvia dijo...

Dale una oportunidad a Un tipo serio, para mí sigue siendo de lo mejorcito que han hecho... Coincido con lo que dices de Valor de ley. Saludillos.

Bounty Hunter dijo...

Amén. Sobre la filmografía más reciente de los Coen, me gustaría saber tu opinión sobre Quemar antes de leer. Ya que salí del cine un pelín desconcertado. Fuí de los únicos que no le encontró el punto ni la grácia. Con el tiempo me dado cuenta que en parte fue culpa mía por no verla de pa perpectiva correcta. De todas maneras sigue siendo algo insignificante al lado de clásicos como:el Gran Lebowski, Fargo, Muerte entre las flores y la protagonista del post.

GINEBRA dijo...

Es de las pocas pelis de los Coen que no he visto , me quedé con las ganas, pero no tuve tiempo de ir al cine. Ya la veré, por supuesto.
Jeff Bridges de nuevo con los Coen, el nota, jajajajjajaja. Ahora en un papel totalmente diferente. Es un actor versátil.
Besos

Vicent dijo...

ATENCIÓN, VOY A HACER UN SPOILER.

En la secuencia penúltima, cuando la niña acaba de ser mordida por una serpiente,es llevada en brazos por Cogburn, buscando ayuda. En un momento dado, los dos se caen al suelo sobre la nieve, sin aliento. Entonces hay una toma muy curiosa. Se ve como si Cogburn la estuviese violando y la niña grita "Pare, por favor, señor Cogburn". Luego, se retoma la correría nocturna en busca de ayuda hasta que llegan a la casa donde al parecer la curan. La secuencia final tiene lugar al cabo de años. La niña ya tiene sobre los 40 y tiene un antebrazo amputado. Visita un circo y pregunta por Cogburn con cara de mala leche. ¿Quiere darle las gracias o pegarle un tiro? ¿Alguien más ha hecho esta interpretación? Por lo demás, me parece una buena película, sin llegar a ser un nuevo "Sin perdón", claro.

Vicent (Formentera)

TSI-NA-PAH dijo...

Buenisima! Los Cohen ha sabido llevar a su terreno este remake!Hailee Steinfield tiene un futuro muy prometedor, es lo mejor de la pelicula y eso que el resto esta en un nivel muy alto!
Un abrazo

David dijo...

A mí esta me gustó. Pero como la versión original. Sin más. Jeff es un grande, y está a la altura del Duke porque a mí me da que Wayne no se tomó el papel muy en serio (y aún así, premio).
Un tipo serio fue insufrible (ganas de salir del cine; pero oye, tengo amigos a los que les gustó).
Ladykillers, quitando un par de gags es mala directamente.
Un saludo.

Möbius el Crononauta dijo...

Dante: un tiro bien dado es un tiro bien dado

Juls: ¿y se puede adaptar la misma novela dos veces? Aun así no creo que Bridges haya intentado en ningún momento ponerse en la piel del Duque, let him be!

sylvia: se la daré, se la daré

Bounty Hunter: hice la crítica aquí en su momento, pero me pareció entretenida y la verdad es que hasta me eché unas cuantas risas. Una buena comedia en su justa medida, pero evidentemente a los Coen se les puede pedir mucho más.

Ginebra: ciertamente lo es

Vicent: desde luego no hice esa interpretación. Tendría que volver a ver atentamente esa escena, pero ciertamente no creo que cuando vuelve tenga intención de vengarse de nada, más bien al contrario.

David: Ladykillers no la veré, pero lo intentaré con Un tipo serio.

Tsinapah: habrá que seguirla atentamente a ver cómo evoluciona