martes, 23 de agosto de 2011

Ahí está el detalle (1940)


Hace poco se cumplía el centenario del nacimiento de Mario Moreno, más conocido como Cantinflas, quien imagino debe ser el cómico de habla hispana más famoso en Latinoamérica, España y cualquier otro sitio donde se hable la lengua de Cervantes. Aunque en el inconsciente colectivo hispano Cantinflas sea el cómico más universal, me pregunto qué grado de popularidad debe de tener entre las nuevas generaciones. Igual es como la discografía de Vandenberg, díficil que entre ahora si uno no lo vivió en su día. Por mi parte yo me crié viendo las pelis de Cantinflas que no era raro que echaran los sábados o domingos por la tarde, pauta que cuando cesó en TVE pasó a las autonómicas, imagino que por salir el paquete de películas a buen precio. Recuerdo verlas con la familia, o con mi padre, que era un gran fan, aunque con los años que a uno se le despiertan otros intereses y le sale el ojo crítico ese no pude evitar notar que la filmografía de Cantinflas acabó siendo (o al menos esa sensación me quedó) a partir de los 60 un contínuo desfile de niños cieguitos, cojitos o consumidores precoces de Sálvame con la hermana, tía, prima etc guapa que era el objeto de deseo de Cantinflas, y gracias a él de una manera u otra el niño se curaba o se solucionaba su problema y todos eran felices y lloraban y aquello más que comedias parecían melodramas de sobremesa.

Todo bastante distinto a los dáis del blanco y negro y del "pelado" que hizo inmortal a Cantinflas, cuyo personaje, sí, en el fondo era de buen corazón, pero quien era la mayor parte del tiempo aprovechado, egoísta, redomadamente vago y chulo cuando podía permitirse serlo. Junto a la particular e inmortal forma suya de hablar con el mire así no más pues eso, ese perfil de tío apañado para sobrevivir sin dar golpe era lo que le hacía grande, aquellos eran los buenos tiempos, cuando no había espacio para las lloreras y sí para sus discursos ininteligibles y no había cieguitos sino que sólo él con sus pantalones por el culo (¡quién habría dicho que crearía moda 50 años después!) soltando collejas a los que eran más débiles que él.

Ése fue el Cantinflas que quedó inmortalizado con Ahí está el detalle, que no era el primer trabajo suyo en el cine, pero fue el que le lanzó a la fama en Méjico para con los años acabar conquistando todo el orbe hispano. La verdad es que en las buenas pelis de Cantinflas la trama poco importa, lo importante es verle explicándose sin aclarar nada, soltando manotazos y demás. Ahí está el detalle giraba entorno a un guión de dobles identidades y confusión que funcionaba bastante bien para dar pie a que Cantinflas hiciera lo suyo, pero que dejaba también espacio para el lucimiento de algunos secundarios, en especial ese genial marido celoso que parece sacado de un folletín decimonónico y que junto a la estrella es lo mejor de la película. Simple pero resultón es también el equívoco que se produce en la última parte del film en un jacarandoso juicio con otros excelentes secundarios (abogado y fiscal) que deriva en una curiosa escena en la que juez, abogado y fiscal acaban imitando el particular modo de hablar de Cantinflas, con resultados bastante buenos por cierto, supongo que por tener al maestro al lado dándoles consejos.

Iba a decir que con los años mi humor se ha vuelto más sofisticado, pero pensando en las tonterías con las que me río a veces sería mejor decir que simplemente ha cambiado, y a lo mejor ya no me río a carcajada limpia como antaño viendo una película como Ahí está el detalle, pero sigo sabiendo apreciar un buen film de Cantinflas. Eso sí, nada de niños cieguitos, por favor. Aunque si algun cantinflanólogo considera que haya algun film de color que considere a la altura de sus primeros tiempos, puede dejarlo comentado y a lo mejor me desdigo un día de estos.

7 comentarios:

La Guionista Reflexiva dijo...

¡La de años que hace que no veo una peli de Cantinflas! Has hecho que me entren ganas de volver a ver alguna...

Saludos.

PEPE CAHIERS dijo...

Muy buena, de lo mejor de Cantiflas, aunque le hace falta una buena restauración.

Dani dijo...

Pues mire usted no más que el interfecto que le habla no sabía de la existencia de esas dos etapas cantinfloides. De pequeño he visto muchas películas de Cantinflas (diría que más de diez), también por TVE, respondiendo a la invitación de mi padre, el cual nunca ha dejado de echarse unas risas al verlas. "Su excelencia" debe ser una de las que él mejor recuerda, con aquellas republicas de salchichonia y el discurso pacifista del final.
Tengo grabados en la memoria los personajes que mencionas y que servían a una sensiblería más bien barata. Y aunque las imágenes que guardo son difusas, no recuerdo haber visto muchas pelis de Cantinflas en blanco y negro. ¿Una, dos, cero? Ni idea. Es comprensible, han pasado muchos años. Sólo sé que me voy a bajar esta. Los modos de Cantinflas bien lo merecen.

El Mar no Cesa dijo...

Si lo hubiese escrito yo misma, no habria quedado tan perfecto.

Vivia en Vene cuando lo echaban por la tele como bien dices los sabados o los domingos... pienso que en efecto la calidad y la trama fueron bajando... aunque nunca su actuación.

Aun hoy, cuando pienso en el diciendo "y ahi esta el detalle" me saca si no una carcajada, al menos una buena sonrisa.

Ese final con el abogado y el juez, bueno, es como cualquier juicio de actualidad con su jerga de ley: hablar y hablar sin decir nada. jajaja.

Solo creo que faltó un video para recordar alguna parte genial ¿no?

Igual me encantó el post.
Besitos!!
Mar.

Fanny Riffel dijo...

Me pasa lo mismo: de chiquita veía sus películas,pero ahora como que me aburren...obviamente no por eso dejo de admirarlo.Lo que no conocía era esa segunda etapa que mencionás;o me las perdí (por suerte),o por estos lugares no las pasaban.
Saludos!

miquel zueras dijo...

Acabo de ver "Pepe" una curiosa película que Cantinflas rodó en Hollywood con Sammy Davis y Bing Crosby. Aunque mi papel preferido es el de criado de David Niven en "La vuelta al mundo en 80 días" quizás porque no interpretaba su personaje de siempre. Saludos. Borgo.

Möbius el Crononauta dijo...

La Guionista Reflexiva: yo también hacía años que no, pero me dio por recuperar ésta y fue una experiencia positiva

Pepe Cahiers: vaya que sí, mi copia era horrenda

Dani: bueno no sé si formalmente se dividiría en dos etapas pero desde luego hay una en color y otra en blanco y negro, no hay color curiosamente con la de blanco y negro, por lo que yo recuerdo

El Mar: los videos hay que buscárselos, no voy a hacerlo yo todo jajaja

Fanny Riffel: yo no me aburro, pero bueno tampoco es igual que antes

miquel zueras: creo recordar que vi Pepe y no me gustó, aunque ahora disfrutaría más con los cameos. En "La vuelta..." estaba bien, no sé si tan alejado de su papel, aunque es probable que le prefiera como Sancho Panza