lunes, 4 de julio de 2011

Eva al desnudo (1950)

Dear boy, have you gone mad? This woman will destroy you, she will grind you down to a fine powder and blow you away. You are a writer, dear boy. She will come to the stage with a thick pad of long yellow paper. And pencils. She will write. And then she, not you, will direct. Mark my words. El director Edmund Gouling avisa a su colega Mankiewicz de lo que se le viene encima.

A finales de los 40 Joseph L. Mankiewicz era un perro viejo que llevaba dos décadas escribiendo guiones, quince años produciendo y diez dirigiendo. Es decir, lo había visto y vivido todo. Había pasado por la Paramount, la MGM y la Fox, y había visto todo tipo de estrellas, todo tipo de actores y actrices, unos que los conseguían, otros que lo perdían, carreras fulgurantes que ardían y brillaban un segundo, estrellatos eternos, supernovas, duras ascensiones al Olimpo de Hollywood... en resumen, como buen veterano que se había movido en diversos puestos, Mankiewicz tenía muchas historias que contar. Como definió el mismo, el Hollywood de los estudios era un lugar donde todo el mundos se conocía de vista o de forma casual, y se guardaba un pequeño grupo de amigos que tarde o temprano iba cambiando. No era nada raro que si alguien cambiaba de estudio, acabara olvidando a sus amigos de la Paramount para encontrar uno nuevo en la Warner. Sí, evidentemente Hollywood era la moderna Babilonia.

De toda esa información de primera mano, y de su pasión por el teatro y su mundo particular, nacería Eva al desnudo, la que para muchos es la obra maestra de Mankiewicz en una carrera con un buen número de candidatas a obra cumbre. El punto de partida del proyecto fue un pequeño relato de la actriz y dramaturgo Mary Orr titulado The Wisdom of Eve, la historia de una admiradora que traba contacto con su ídolo, una estrella de la interpretación que afronta el inicio de su madurez. Aquella pequeña obra gustó al director y guionista, y con el beneplácito del estudio decidió sacar una película de todo aquello. Tras tres meses de trabajo en su rancho Mankiewicz parió un primer tratamiento que seis semanas después ya se había convertido en el primer borrador del guión. En la primavera de 1950 el guión ya estaba listo.

Evidentemente Mankiewicz expandió la historia y añadió personajes (entre ellos el genial Addison DeWitt), y reconvirtió a la ya madura y felizmente casada Margot Crane en Margo Channing, el prototipo de estrella con carácter y ego subido que esconde grandes inseguridades que se acentuan al cumplir los 40, esa barrera terrible para algunos actores y, especialmente las actrices. Ese difícil momento psicológico en una mujer soltera era el que quería retratar Mankiewicz, a la par que narraba también la progresión de la sabia Eva. El director quería definir a ese tipo de actriz con talento cuya vida es interpretar y captar la atención de sus fans, y que necesitan esas dos constantes en su vida para sentirse vivas. La actriz que "tenía que elegir por primera vez si interpretar a la madre o a la adolescente ya crecidita". Y tras veinte años en el negocio, Mankiewicz veía a muchas estrellas de su generación tener que enfrentarse a esa terrible decisión.

A través de uno de los grandes amigos de Mankiewicz (el flashback) el director relataría la evolución de Eva y Margo, una, la aprendiz, otra, la estrella en estado transitorio, a través de los recuerdos de tres de los personajes que asisten a una entrega de premios en la que se reconoce, por medio de su galardón principal, la que ha sido la fulgurante carrera de Eva. Eva al desnudo, con su magnífico guión, fascinantes diálogos, estupendos personajes y una trama en constante ascensión psicológica y nerviosa con pequeñas sorpresas, seres despiadados, trepas y un amor de una estrella con un director de escena más joven que ella (el pequeño "toque" Mankiewicz), prometía ser un Gaugamela de duelos interpretativos y una golosina para las actrices. Evidentemente lo que fascinaba a Mankiewicz era la complejidad de los sentimientos femeninos, y el huracán de emociones de las actrices. Como diría tiempo después, "Todo sobre Adán" podría haber sido filmado en un corto.

Evidentemente en un film donde los papeles principales serían para las mujeres el baile de nombres de actrices iba a ser espectacular, mientras que los actores se irían encontrando fácilmente. Seguro que el gran George Sanders no tuvo demasiados problemas en obtener el papel del ponzoñoso crítico Addison DeWitt, aunque para el papel de Bill Sampson, el amante de Margo, hubieron más tortas. Por suerte Ronald Reagan debió de caer rápidamente de la lista de candidatos, mientras que John Garfield, el candidato del jefazo del estudio, Darryl F. Zanuck, acabó siendo derrotado por el paladín de Mankiewicz, el actor de teatro Gary Merrill.

En el apartado femenino se decidió que Celeste Holm sería Karen, la amiga de Margo, y, quedándose por el camino nombres como el de Donna Reed, finalmente sería Anne Baxter quien interpretaría a Eva, el papel que la consagraría definitivamente como gran dama del cine. Y, por supuesto, la lista más larga de actrices era la de las candidatas para hacerse con el papel de la diva Margo Channing. Se consideró a actrices como Barbara Stanwyck o Ingrid Bergman, y tras descartarse a Marlene Dietrich, la opción personal de Zanuck, se optó por Claudette Colbert. Pero debido a problemas de salud la que fuera Cleopatra tuvo que salirse del proyecto. Fue así como la inmortal Bette Davis llegó para interpretar uno de los papeles de su vida. Fue también entonces cuando Edmund Gouling le hizo llegar a Mankiewicz su funesto aviso de que había dejado entrar al diablo en el estudio. Para cerrar el apartado coral femenino sería justo citar a la estupenda secundaria Thelma Ritter y al pequeño papel de la todavía aspirante al trono Marilyn Monroe, pero que refulgía ante las cámaras como siempre había hecho, y siempre haría.

Aunque al acabar el rodaje Mankiewicz pudo presumir de que el guión había sobrevivido a Bette Davis sin que hubieran habido grandes percances, y Bette Davis afirmó que con su papel de Margo Mankiewicz la había resucitado de entre los muertos, evidentemente raro hubiera sido que no hubieran habido tensiones en el rodaje estando la divina Bette en el plató. Y esas tensiones vinieron de la mano de Bette y Celeste Holm, quienes, en una de esas típicas ironías del cine, interpretaban en el film a dos buenas amigas. Las cosas empezaron a torcerse la noche anterior al inicio del rodaje en San Francisco. Todo el equipo había sido invitado a una fiesta en el Fairmont Hotel por iniciativa de Gary Merrill. Como concesión a los mortales Davis decidió asistir. Y así lo recordaba Celeste: "Bette había echado un vistazo a Gary y Gary había echado un vistazo a Bette, y algo había pasado. Y desde entonces a ella no le importó si el resto de nosotros vivíamos o moríamos". Cuando por fin cierta mañana Celeste y Bette se encontraron en el plató, Bette se ganó el odio inmortal de Celeste con su inimitable estilo de arpía. Celeste le dio los buenos días, a lo que la diva respondió con un ostentóreo 'oh, shit, good manners'. Desde ese momento Celeste se decidió a no cruzar palabra con Bette, algo que agradó mucho a la Davis, que por alguna razón tampoco tragaba a Celeste. La Davis lo definió como un rodaje feliz: "la única perra en el set era Celeste Holm".
Eva al desnudo es un film atemporal, un clásico con todas las letras, construido sobre uno de los graníticos guiones de Joseph L. Mankiewicz, cuya faceta de director a veces nos hace olvidar el genial guionista que era. Destacar diálogos o escenas significaría destacar prácticamente todo el film, aunque como ejemplo de la envergadura de esta película bien podría servir la ciclópea secuencia de Margo en el teatro, cuando se enfrenta a Bill y Lloyd a cuentas de la prueba que ha leído Eva. Podría decirse que esos diálogos rozan la perfección. Para mí eso sería quedarse corto.

Guión atómica, sobria y eficiente dirección de Mankiewicz, grandes momentos álgidos en la partitura de Alfred Newman... y, por supuesto, un reparto de enorme talento. En un guión construido por y alrededor de las actrices, los hombres lo tenían difícil, aunque por supuesto George Sanders logra destacar en un jugoso papel, sin desmerecer al resto del reparto masculino. Pero evidentemente quienes verdaderamente destacan son una Anne Baxter increíble que despliega todo su talento de lo que Mankiewicz llamó bitch virtuosity, en dura pugna con Su Majestad Bette, genial, portentosa, con su aura de maldad, inspirando compasión en un momento, y convirtiéndose en la perra definitiva al siguiente. Su papel de Margo Channing ya es icónico, de esos que te hacen recordar por qué la Davis está entre las más grandes. Por cierto, si optan por la versión original, según los rumores, la actriz estuvo con la voz algo ronca toda la película por las constantes peleas con el que pronto iba a ser su ex-marido.

En fin, podría hablar de los muchos Oscar que se llevó de las catorce nominaciones y otros récords, o recordarles esa maravillosa y algo inquietante escena final en el espejo, o qué se yo... pero simplemente diré que Eva al desnudo es imprescindible, como el oxígeno.

16 comentarios:

Tarquin Winot dijo...

No pasa el tiempo por ella. "La huella" siempre será mi favorita de Mankiewicz, pero "Eva al desnudo" es uno de los grandes clásicos del cine y debería ser asignatura obligatoria en cualquier programa de estudios que se precie de serlo.

GINEBRA dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo: "Eva al desnudo" es imprescindible.
Buen cine clásico con grandes interpretaciones y un guión inteligente.
Una opción estupenda para cualquier tarde de verano (o noche). Besos

Alex Noiser dijo...

Hostia, Eva al Desnudo la veía yo con mis padres y mis abuelos... joder que tiempos, pues a mi me gustó, y con lo que has escrito, me la veré otra vez.

Saludos señor Crononauta!!!

supersalvajuan dijo...

Pendiente la tengo.

Sergio dijo...

Me apasiona Mankiewicz en general y Eva al desnudo, en particular. Desde luego, imprescindible.

Cinemagnific dijo...

Que pequeña hija de puta que es la Evita XD Magnífico retrato de los trepas sociales. Obra maestra.

miquel zueras dijo...

Como todas las películas de Mankiewicz aparte de las interpretaciones lo mejos son los diálogos, magníficos. Borgo.

David dijo...

Buena entrada.
A mí me encanta Carta a tres esposas (también con el amigo flashback)...y me encantó el remake apócrifo que hizo Bergman (yo creo que tal vez más que el original de Mankiewicz; pero diremos que las dos igual). A saber qué hubiera hecho Bergman con esta (pero le hubiera sido muy difícil superarla). Peliculón.
Un saludo.

elprimerhombre dijo...

Una de mis películas preferidas, un clásico en toda regla. Y es verdad que todas las interpretaciones están muy bien, como Anne Baxter y la siempre brillante Bette Davis; y como bien dices, George Sanders tiene un jugoso papel y lo aprovecha a las mil maravillas.

Y me falta verla en versión original, así que tendré que verla otra vez, qué bien.

¡Un saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

Joder, qué bueno (y qué cierto) eso de que "Todo sobre Adán" no daba más que para un corto. Jajaja. Otro de tus deliciosos posts que he devorado con sumo placer. Ay, George Sanders.., cómo diría mi madre "qué malempleado". Por cierto, qué guapísima está Anne Baxter en esta película.
En fin, poco más que añadir.., lección magistral para cualquiera que esté interesado en eso de cómo construir y hacer que funcionen los diálogos en una narración cinematográfica.

ÁNGEL dijo...

ES una buena película, aunque prefiero otras como La huella, El fantasma y la señora Muir o El día de los tramposos. Grande M. en todo caso. Y gran entrada.

Lola dijo...

Me había olvidado de esta película y ahora me pica el gusanillo de volver a verla. Sin duda Bette Davis borda el papel...pero no sabía yo tantas cosas de la dama.

Möbius el Crononauta dijo...

Tarquin Winot: ciertamente, en las escuelas de cine en vez de tanta teoría de comunicación, que pasen esta peli, aprenderán mucho más

Ginebra: los guiones de Mankiewicz son de lo más inteligente que uno se puede tirar a la cara

Alex Noiser: si lo haces que la disfrutes mucho

supersalvajuan: siempre tenemos esa lista engordando, es inevitable

Sergio: sí, es una peli muy grande

Cinemagnific: sí tan corderito que parecía ella

miquel zueras: no son de este mundo, muy buenos

David: mmm ¿qué remake es ése? Seguramente no lo he visto.

elprimerhombre: esos diálogos electrizantes siempre ganan en vo

Mr.Lombreeze: sí, Anne Baxter está preciosa, perfecta conjunción de belleza y talento

Ángel: desde luego para mí "buena" se queda corto

Lola: sobre la divina Bette hay mucho que saber, dio para escribir bibliotecas enteras

David dijo...

El "remake" de Carta a tres esposas es este

Y aquí te dicen que Truffaut ya había notado el parecido o la inspiración. Pero Bergman dice que también bebió de otras fuentes.
La peli está muy bien. Como te digo, igual de bien (o mejor) que la original de Mankiewicz.

David dijo...

Ops! El primer enlace ha ido mal. Lleva a tu blog...Pero te vale con el segundo (viene la peli).
Un saludo.

Möbius el Crononauta dijo...

Vaya vaya, pues a ver si la busco, que esas referencias y el asunto Hitchcock del ascensor me intrigan