martes, 28 de junio de 2011

Azkena 2011 Día II: Viernes

Poco a poco los alegres turlurones nos fuimos desperezando y desayunando uno de los triunfadores del festival, unos muffins de chocolate para mojar en la leche, y lo que tiene desayunar tarde es que comes tarde, y con un sistema de inducción que se tomaba su tiempo preparar unas patatas hervidas con aceite y sal y unos espaguetis llevó su tiempo, pero bueno había que coger carbohidratos que el viernes se presentaba como el día más duro. Opté por la megacomilona a la hora de comer para ahorrarme la cena, y de paso ahorrarme cenar en el festival, y creo que fue una buena opción. Total, que para cuando estábamos todos preparados, ya íbamos todos con tiempo justo para ver a los primeros grandes del día.

Que encima aquel día comenzaba el baile de escenarios, que si uno toca allí y otra allá, que bueno no me parece mal, pero nunca he entendido el por qué no dar algo de tiempo para llegar a otro escenario y poder ver comenzar a las bandas que no toquen en el escenario principal, o el por qué se han de solapar conciertos. ¿Y si además de gustarme mucho la banda A, quiero ver a la B y tengo curiosidad por cómo se lo hace la C? En fin, sus razones tendrán, pero es algo que no me hace gracia.

REVEREND HORTON HEAT, notación en tinta carcelaria. Dado que The Riff Truckers tocaban demasiado pronto y apenas los conocía, y de Blue Rodeo lo que he escuchado no me decía nada, así como creo que ése era el sentir común la primera parada fue ver al Reverendo y sus muchachos. Pero encontrar aparcamiento fue de nuevo una ardua tarea y apenas sí llegamos a los últimos 20 minutos de concierto. Tras echar un rápido vistazo a las amigas de una amiga de EHH que se vino con nosotros un ratito, y que luego me sirvió para perfeccionar mi cutre-imitación de Vicente Maroto, acudí algo atolondrado a ver la descarga de psychorockabilly de Reverend Horton Heat. Por suerte llegué justo a tiempo para volverme loco con "Psychobilly Freakout", y aunque la banda estuvo bastante bien, el sonido era pésimo, como suele pasar en los festivales con las bandas de la tarde. No sé cual es la razón, si es una regla no-escrita del rock, exigencias de las estrellas de la noche, que no llevan su propio técnico, o es que vamos todos sobrios, pero en estos festivales los primeros siempre son los últimos respecto al sonido. En fin, para las circunstancias y lo que pude ver, creo que estuvieron bastante bien, pero será cosa de verles en un club, su terreno natural.

ATOM RHUMBA o la atomización de la salsa bilbaína. Mientras el resto del grupo se aprovisionaba de cervezas fuimos EEH y yo a ver a los locuelos de Atom Rhumba, que jugaban en casa y que con este sistema tan eficaz ya estaban empezando cuando llegamos. Obviamente gran parte del público les iba a acoger con cariño, como así fue, mientras la banda desgranaba su extraño rock chiripitifláutico que está bastante bien por momentos. Sus canciones me gustan a distintos niveles, unas más, otras menos, y de todas formas tampoco les he seguido de cerca ni mucho menos, pero ciertamente puedo adorar un tema como "Stella". Mi amigo EGD decía que les faltaba contundencia en directo. Puede ser, pero necesitaría una segunda opinión. Es decir, que otra banda que me gustaría ver en un club. Pero vamos, si me preguntáis, yo creo que estuvieron bien, sin pasarse. Desde luego me gustaría verles otra vez, y eso habla bien de ellos. Ale, corramos, ¡que empieza lo grande! Y así fue, no pudimos acabar de ver a los Atom para poder coger unos buenos sitios en lo que iba a ser por momentos el Budokan alavés. Aunque, sinceramente, creo que tampoco lo lamentamos mucho. Porque, al fin y al cabo, todavía hay clases, oiga.

CHEAP TRICK, o el algoritmo de Riff-Melody. La verdad es que algunas veces leyendo comentarios por ahí uno se pregunto no ya si vieron el mismo concierto que tú, sino si sois del mismo planeta. Desde luego a la gente le gusta jugar duro, y cuando pienso en Cheap Trick desde luego lo último que me viene a la cabeza es que hagan "canciones cutres", pero bueno, al fin y al cabo, cada uno tiene sus gustos y en los foros y blogs se puede decir lo que le de a uno la gana. Lo de los periodistas y periodistos es otra historia. Pero bueno ya hablaremos de eso. De momento diremos que arrancaron una lagrimita incluso al amigo Lino Portela, y eso ya es mucho oigan. Aunque según él ya no tengan nada que aportar. Yo creo que si fuera por él habría una especie de Carrusel para grupos veteranos en plan La fuga de Logan o algo así, o una fábrica de Soylent Green.

Bueno, vaya por delante que conozco a tipos mucho más fanáticos de Cheap Trick que yo, lo cual no quiere decir que no me parezcan cojonudos, básicos e imprescindibles, con temazos y discos absolutamente clásicos. De todas formas aun debo pellizcarme: Cheap Trick eran de esas bundas que nunca habría imaginado que llegaría a ver, pero ahí estaba la formación clásica, con Robin Zander vestido con el uniforme de la Policía del Sueño, Rick Nielsen con su energía, su gorra y su colección de guitarras, Bun E. Carlos (creo) a las baquetas y el bajista Petersson. Tras una estupenda intro que mezclaba anuncios de algún disco o concierto en japonés, cuñas de radio y no sé qué más, Cheap Trick salieron a matar con los clásicos que todos deseábamos: "Hello There", "California Man" o "I Want You To Want Me". Yo al menos quedé muy satisfecho, y eso que prácticamente sólo conozco sus clásicos del legendario Live at Budokan. Evidentemente algunos temas se me escaparon o no los conocía, pero desde luego pude corear el que fue comprensiblemente uno de los temas más cantados por el público, "That 70s Song", o sea, la banda sonora de la serie Aquellos maravillosos 70, y esa mágica estrofa inicial de rutina en un pueblo de Illinois. Por supuesto, el suelo pareció venirse abajo cuando le llegó el turno a la incomensurable "Surrender", y los que no conocían el guiño alucinaron con la mítica guitarra de cinco mástiles del amigo Nielsen. En la última parte del show Nielsen fue lanzando puñados y más puñados de púas (yo me vine con tres a casa), lanzó un vinilo que debió quedar destrozado, y atacaron con "Dream Police" y "Goodnight" para cerrar una actuación estupenda, con un muy buen sonido incluso en las primeras filas, y con un Robin Zander que demostró que sigue teniendo una voz privilegiada. Cada uno opinará lo que quiera, pero para mí Cheap Trick fueron de lo mejor del festival.
Josh también ama a Cheap Trick

BAD BRAINS, una de cal y otra de reggae
. La verdad es que a diferencia de algunos de mis compis tenía curiosidad por saber qué ofrecían los Bad Brains en la actualidad. Aunque no es que sean unos totales desconocidos precisamente, deben haber pocos grupos tan influyentes que no sean de dominio general del gran público rockero. Por desgracia con esto de los múltiples escenarios y demás inventos enía que elegir entre ellos y los Dirty York, a quienes tenía también curiosidad por ver en un escenario, ya que a falta de pan son unos buenos sustitutos de los Black Crowes. Al final tampoco podría ver a los Rival Sons, ni a This Drama, y de los primeros ya se está diciendo que estuvieron muy bien. Malditas organizaciones festivaleras. En fin, que hasta donde pude ver, allí estaban los clásicos del grupo (H.R. al menos), la gente que puso una de las letras (supongo que la h) en hardcore, que fueron un referente para las bandas de rock negras de segunda mitad de los 80 y para gente como los RHCP o Faith No More. Vamos, que Bad Brains fueron y siguen siendo una institución. Lo malo es que me parece que hace ya mucho que el reggae fue ocupando un lugar muy importante en sus vidas, y eso se notó en el concierto. Los trallazos punk y hardcore sonaron graníticos y sin fisuras, pero luego los alternaban con temas reggae que a mí particularmente me parecían un tostón, y es que el género jamaicano no está precisamente entre mis favoritos. Así que por desgracia en líneas generales el concierto me pareció demasiado irregular, aunque desde luego sonaron bien. Pero es que no había tiempo para verles acabar. Tenía que ir a buscar al trío camuñas e intentar encontrar un hueco entre el gentío que ya se estaba formando ante el escenario grande para ver a los locos de Frisco Bay.

PRIMUS, la hipótesis del cerebro doble. Hay una votación en el foro del azkena con 'lo que menos gustó' del festival, ¡y Primus van ganando, justo por detrás de Ozzy! Jajaja por lo que comentan creo que hay gente que incluso sufrió durante la actuación de estos extraterrestres, y me parece perfecto. ¡Sufrid, sufrid, malditos! Es la penitencia por no entenderles. Está bien, está bien, obviamente Primus no es que sean una banda muy accesible, es la típica banda de dos sentimientos: o los amas o los odias. No suelen haber términos medios. Yo desde luego estoy entre los primeros. Una vieja cinta, de esas que pasan de mano a mano, llegó hasta mí, allá a principios de los 90, con el Suck On This. Y desde entonces me ganaron para siempre. Así que... sí, no me duelen prendas en decir que para mí Les Claypool, Larry Lalonde y el batería de turno fueron de lo mejor del Azkena. Al menos espero que concedan que el grupo llevó la mejor puesta en escena de todo el festival, junto con los pantalones de Ian Astbury. Esos astronautas gigantes proyectando imágenes (creo que hubo un fallo, ¡y Les no dudó en cortar la canción nada más empezar! Le debe tener mucho cariño a sus astronautas) eran la monda. Imágenes de Bush Jr. durante "My name is Mud"... juas.
Bueno, durante años me hice la pregunta que se hacían muchos, allá en los 90: ¿Flea o Les Claypool? Los dos han sido de los mejores bajistas de los últimos años (fuera del jazz, que no cuenta porque está lleno de marcianos hipertécnicos), y nunca lograba decantarme por uno solo, pero tras ver a Claypool en directo creo que ya puedo decidir. Definitivamente ese hombre no es de este planeta. Hace lo que quiere con su bajo, con sus cachibaches y sus extraños mástiles de contrabajo. Y no es sólo eso, sino que además debe tener tres cerebro o algo así. Me sigue pareciendo imposible que pueda cantar esas parrafadas de letras mientras hace los ritmos más complicados con el bajo. Dios, hay que verlo para creerlo. Increíble. Y además allí estaba el venusiano Larry Lalonde, un guitarrista totalmente atípico y mano derecha de Les, tan imprescindible como el propio bajista para lograr ese sonido de dibujos animados empapados en crack. Tras abrir con el típico "Here Come The Bastards", fueron cayendo contundentes temazos selectos de su discografía como "Those Damned Blue-Collar Tweekers", "Pudding Time" o dos de mis preferidas, las geniales "John The Fisherman" y "Tommy The Cat". La lisergia visual y sonora se fue acentuando a ratos con las idas de olla de Les con sus caretas de mono y cerdo y sus extraños aparatos y violonchelos eléctricos que imagino debieron acabar de volver majaretas a los que no casan con el grupo. Pero así es Les, el líder de una banda bastante inaccesible que no hace concesiones a los externos al culto. Vive en su mundo de caretas, apparatus y cañas de pescar, y dudo que nadie vaya a sacarle de ahí a estas alturas. Ya han pasado casi veinte años, pero en aquel tiempo de grunge y vaqueros agujereados, yo soñé muchas noches con ver a Primus.

Primus: go mental!

QUEENS OF STONE AGE, músculo und drang. Todo tiene sus ventajas e inconvenientes, y estos mariquitas y el poco tiempo disponible me hicieron ver el concierto más lejos de lo que hubiera querido, pero bueno. Por fin, por segunda vez, iba a poder ver a los QOTSA. La primera fue en aquel ya lejano Azkena del 2005. Y si esta gente no sale algún día del eje Madrid-Barcelona, a este paso los voy a tener que ver en festivales. Pero bueno, ahí estaba Josh Homme con su pinta de Tintín leñador malvado, el bruto de Joey Castillo y el resto de la banda. Homme salió tan alto y altivo como siempre, enfundado en negro con una chaqueta vaquera y un suntuoso parche, por lo que he podido saber después, de los maravillosos Cramps. Y no sé si serán cosas mías, y quiso demostrar algo a cierta banda que había tocado el día anterior, pero Josh y sus amiguetes no salieron a matar, sino a masacarar. La lista de hits que fueron empalmando en la primera parte del concierto fue apoteósica: "You Think I Ain't Worth a Dollar But I Feel Like a Millionaire" (grandiosa, pero algo menos si no la canta Oliveri), "No One Knows", "First It Giveth", "Feel Good Hit of the Summer", "The Lost Art of Keeping a Secret" y "Make It Wit Chu". Sí señor. Luego llegó una de esas oscuras y olvidadas canciones que le gusta recuperar a Josh de vez en cuando, "Better Living Through Chemistry", que en ese momento no logré ubicar (es un tema del Rated R). La verdad es que me gustaría ver algún día a los QOTSA en un club con Josh jugueteando con canciones más oscuras de su repertorio o de las desert sessions, eso podría estar muy bien. Parecen cundir por los foros (en concreto, el del Azkena) la opinión de que los Queens salieron a cumplir la papeleta. No puedo comparar con actuaciones en clubes de Madrid o Barcelona, pero yo no eché nada en falta, y sonaron tan aplastantes y brutales como esperaba y recordaba. Tal vez en otras giras Josh se haya vuelto más loco, o haya interactuado más con el público, ni idea. Si me pregunta la Policía del Sueño, diré que con una bestialidad de cierre como "A Song For The Dead", de salir a cumplir nada. Aquello rebanaba cabezas. Y con un tema así, o el previo "Go With The Flow", me sigue costando entender que haya gente (especialmente gente fans de Kyuss) que no les acabe de entrar este grupo. En fin, allá ellos. Yo desde luego sigo haciéndome caquita con los QOTSA.
Por cierto, EEH, que acabó desapareciendo en su mundo festivalero y al final la vimos a ratos, me comentó que una anécdota, un colega de sus amiguetes se había fotos con Josh aquella noche en un bar de Vitoria, pero al parecer al día siguiente otro no tuvo tanta suerte, o más bien no debía saber con quien hablaba. Pilló a Josh comiendo, le pidió un autógrafo, Josh dijo que estaba comiendo, el otro dijo que una foto al menos, así que el amiguete Homme le dio su autógrafo en forma de puñetazo en el pecho. No, definitivamente Joshua no es el hombre del pueblo. Por suerte, algunos ya lo sabíamos. Sea o no cierta la historia, que podría serlo perfectamente.

CLUTCH, la barba peluda y ardiente. ¿Es incompatible ser fan de los Queens y de Clutch? No sé, no es que sean exactamente el mismo tipo de banda, pero en principio diríase que el sonido de ambas podría captar al mismo tipo de público. Pero no, gran parte de la marea humana que llenó todo el recinto para ver a Josh Homme se fue para su casa, o a ver otras bandas, o qué se yo, pero evidentemente Clutch no tienen tantos fans como el leñador irascible. Por supuesto no tienen temas accesibles en plan "Go With The Flow", ni les han puesto vídeos en la MTV, ni nada de eso, y además Clutch son graníticos como ellos solos, y ni siquiera se propusieron tocar sus canciones más dicharacheras ("The Soapmakers" por ejemplo, tema que esperé con ansia, pero nada, pasaron). Pero bueno, yo creo que habrían merecido algo más de gentío. Aun así los que nos quedamos allí no fuimos pocos, y logré acercarme algo más al escenario para que no parecieran clicks de plimobil. EGD y Rated R estaban muy cansados y se fueron al césped, yo al final me quedé allí, aguantando los doloridos músculos, junto a Lucas el maquinista. En fin de las que recuerdo creo que cayeron "The Mob Goes Wild" y "Electric Worry" (una de las más coreadas), aunque desde luego mi cerebro ya estaba muy cansado para pensar en títulos. Simplemente me dejé llevar, y mi cuello con vida propia no podía dejar de moverse, a pesar del dolor. Gran concierto, y es que es un placer disfrutar de Clutch, una de las bandas con los riffs más contundentes y curiosos de estos años. Al acabar la gente aun se quedó con ganas de más, y la banda salió (juraría que no de muy buena gana, era su final de gira) a hacer un tema más. En el festival hubo mucho nivel, pero apretando apretando creo que los Clutch podrían entrar en mi Top 5.

En fin, tras pasar un rato en una de las carpas de la fieshta, escuchamos unos cuantos clásicos de rock hasta que cambiaron de DJ y entonces decidimos irnos. EEH decidió quedarse en su mundo de color, así que el resto nos fuimos al apartamento. Y no, esa noche tuve que amoldarme al sofá-cama. ¡Pero al menos no tuve que compartirlo!


¡Ajá! ¿pensaron que pondría algo de Cheap Trick o QOTSA, eh? ¡Nada de eso! Amo las pesadillas de Les.

7 comentarios:

Rune dijo...

Joder, qué currada la entrada y qué ganas de festival que tengo...

Pasaba a saludarte, que hace mucho que no doy señales de vida...

Besos!

supersalvajuan dijo...

Como no me lo pase bien en el fib me acordaré de todo esto.

José Fernández dijo...

Joder, yo ya no estoy para estos trotes que te metes tú. La viejitud es lo que tiene.

Por otra parte, decir que yo siempre preferí a Claypool antes que Flea. Me parece bastante más piro/técnico que el guindilla, pero para gustos, etc.

TSI-NA-PAH dijo...

Te lo viste todo,todo aquella noche!
me quedo con Trick!

Alex Noiser dijo...

Primus tío... Nada más y nada menos que Les Claypool, qué fenómeno joder. Oye que os pasa a todos con los Rival Sons? Mi compañero de blog fue al Sonisphere de Imola y no les vio, y tú tampoco pudiste xD, hay mano negra jaja contra ellos. Un saludo colega :)

LoRbAdA dijo...

Joder, estuve por allí. Impresionantes Cheap Trick ¡qué carisma coño! Y Rival Sons fueron la hostia. Yo a Primus los escuché un par de canciones y preferí ir a ver a los novatos de Rival Sons y no me arrepiento. Atom Rhumba tenia muchas ganas y no me dijeron demasiado pero coincido en que en una sala deben de ser muy buenos. En fian, para el próximo tenemos que conocernos.

Un saludo.

Möbius el Crononauta dijo...

Rune: gracias por lo que me toca, y agradezco el saludo

supersalvajuan: pues hombre, si me preguntas, no hay color...

José Fernández: ni que fuera yo un veinteañero. Pero una vez al año...

Tsinapah: ¡lo intenté al menos! Cheap Trick, muy grandes

Alex Noiser: jajaja no me pasa nada con los Rival, pero entre ellos y Primus... para mí la decisión estaba clara.

Lorbada: jojo los Primus desde luego se han hecho muchos enemigos. Sobre los Atom, yo creo que mejorarán en club. Pues si hay buen cartel, a ver si es así.