domingo, 1 de mayo de 2011

Stargate (1994)

¡Larga vida a Roland Emmerich, el rey de las palomitas con chucrut! Es curioso pensar que en su día pagué por cuatro estrenos consecutivos del amigo del CGI, pero tampoco me duelen prendas en negar que ciertamente me entretuve en los cines con Soldado universal, Independence Day o Godzilla, aunque ésta última ya era bastante truñete, y obviamente nada podía hacer contra el encanto de la saga original. Y vista hoy en día Soldado universal tampoco gana que digamos, pero la premisa no estaba mal y el momento sirocazo del Lundgren sigue teniendo su gracia. En fin, que ya analizaremos el resto otro día. Vamos a por la que más me impresionó en su día, Stargate, película que me sigue gustando, aunque con algunos peros. Antes de continuar, ¿alguien notó en su día que cuando Kurt Russell está ido en la habitación de su hijo suicidado, tenía un peinado a lo Kurt Cobain? ¿Fantasmogénesis? ¿Serendipia? ¿O seré yo, que soy un retorcido? Y es que estamos hablando del 94...

Como se suele decir o especular, algo debió pasar allá por el 10.000 antes de Cristo. ¿Un maremoto? ¿El hundimiento de la Atlántida? ¿Visitas de alienígenas? ¿La comunión de Marujita Díaz? Nadie lo sabe, pero algo tuvo que ocurrir. Y a Roland Emmerich esas teorías son un tema que le atrae, y a mí también que caramba. Por decirlo así, Stargate era su versión palomitera de las teorías del controvertido Erich Von Däniken, que seguramente no alcanzan para que la comunidad científica se tome en serio a ese hombre, pero sí que dan para hacer pelis guachis. Y es que el punto de partida de Stargate era bastante bueno. En mi opinión.

Veamos, todo empieza con la sempiterna raza alienígena de un mundo que se extingue, y que salen a buscar un sitio donde quedarse. Y en esto que dan con nosotros, se hacen pasar por dioses, y nos ponen a construir pirámides y plantar huertos en el Nilo. Pero también nos enseñan a escribir y a leer, y ahí está su error, porque empezamos a darle al coco, y los pobres marcianetes acaban como los españoles allá en Méjico, corriendo delante de unos indios resabiados. Por supuesto, finalmente todo se olvida, porque esto ocurrió miles de años atrás, y solo quedan jeroglíficos y un poco de panteísmo...

Creo que un adolescente como yo no le podía pedir más a una historia: ¡alienígenas, pirámides, dioses marcianos! La repanocha. Y la verdad es que la primera parte del film no estaba nada mal, tenía buen ritmo, dosis justas de suspense, esa pelea en las sombras de la habitación aquella con columnas... sí, también tenía a James Spader haciendo de supercientífico que corrige una traducción nada más llegar y, como dicen en la película, descubre en dos semanas lo que otros científicos no han podido en dos años. Y eso que lo que tenían que descubrir era la constelación de Orión, en forma de arquero. Joder, que sólo hay que fijarse un poco.

En fin, más o menos hasta que descubren la ciudad nativa, todo va bien, pero a partir de que sale el malo malote perfumado y con ojos que brillan y los niños de pueblo que quieren ser mayores la película se va torciendo y cualquier consistencia que pudiera tener el guión se acaba disipando como granitos de arena en el desierto. Sobretodo está el increíble detalle de los esclavos humanos que tienen prohibida la escritura pero que aun así la leen, la escriben y la pronuncian, lo cual le viene muy bien al Spader porque si no se quedarían allí para siempre y no habría película. En fin, una pequeña palanca cogida por los pelos para arreglarlo todo, pero que aun así se queda en nada comparada con el órdago de Independence Day. Pero ésa es otra historia.

Pero bueno, si uno quisiera guiones a lo William Faulkner no se pondría a ver Stargate, supongo. Si hasta dicen que James Spader se interesó por el papel sólo por lo malo que le pareció el guión, y se dijo que debía haber gato encerrado. Quizás fue eso, o quizás una paga de varios ceros. Pero polémicas y puntos flacos aparte (una de plagio incluida, ¡oh!), la premisa era potente. Y al fin y al cabo Stargate entretiene sin tomarle a uno el pelo demasiado. Y qué porras, los guerreros Horus y Anubis se salen. ¡Mira que nos tenían engañados! Aunque bueno, no es nada nuevo para quien hubiera seguido de cerca las aventuras de Superlópez.

Así que recapitulando, tenemos alienígenas, motivos egipcios, misterios del pasado, a Kurt Russell, cosa que está muy bien, el Spader y de entre los secundarios creo que sólo destacaría a John Diehl, que siempre se deja ver por los sitios haciendo de tipo recio. Y efectos especiales varios. Y naves decoradas a lo IV dinastía.

Stargate, la película ideal para los conspiranoicos, los fans de la exopolítica y los amigos del cine palomitero con visos de enjundia que nunca acaba de llegar.

Este Ra no da miedo

15 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Las dos últimas líneas definen esta película a la perfección. Además, eso de mezclar la Historia y los tiempos pasados con la ciencia ficción, lo futuro y lo mecánico-tecnologico me encanta.

¡Saludos!

Sr Nocivo dijo...

Coincido en que el arranque de la película es bueno y que según avanza la cosa se tuerce, pero aún así es la mar de simpática y siempre entretiene. Además dio a luz a dos series igual de entretenidas que ayudan a pasar la tarde.

Dr. Quatermass dijo...

Pues tendrá sus fallos pero como dije el otro día yo cada vez añoro más estas películas. Cuanto cuesta hoy en día ponerte frente a un producto fantástico y que te despierte ese sentido de lo fantástico y la aventura se te contagie. Éstas pelis lo conseguían pese a sus fallos, hoy en día tal como acabas de verlas las olvidas....

Lillu dijo...

Uf, fíjate que a mí la de "Stargate" me parece la mejor de Emmerich, porque las otras no hay por dónde cogerlas XD

saluditos

ATM dijo...

con 14 años esta pelí es una gran obra de arte, larga vida a Stargate!

Adrian Vogel dijo...

Y ha dado lugar a varias series de TV (Stargate, Stargate Atlantis y Stargate Universe que ahora se emite los lunes a las 21:30, en el canal de ciencia ficción).

supersalvajuan dijo...

No es la mismo la puerta del cielo que la puerta estelar. Y todo lo demás.

Kinski dijo...

Emmerich en la cima de su talento, jamás volverá a conseguir nada parecido.
Con solo ver el trailer supe que esta peli me gustaba.
Me he tragado casí todo lo que generó, maldito tio Roland!!!.

Alex Noiser dijo...

Jojo... qué grande esta peli. xD

Aunque pensándolo mejor... Soldado Universal SÍ que era una peli con mayusculas. Saludos Mr Moebius.

Pablo dijo...

Pues para mi no está mal, escenerios colosales, buenos efectos especiales, para su época, intriga y acción. Vamos una peli de palomitas, y para que pedir más...

Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Victor Hugo: y a mí, y a mí.

SrNocivo: claro que sí, es simpatiquísima

Dr.Quatermass: es probable que tristemente sea eso cierto

Lillu: es la mejor, para mí seguro

ATM: ¡vivan las puertas estelares!

Adrian Vogel: cierto, pero me dan mala espina la verdad

supersalvajuan: no es lo mismo

Kinski: yo he logrado resistirme... ¡pero cualquier día recaigo!

Alex Noiser: habremos de hablar de Soldado Universal pues

Pablo: si mal no está, comparada con otras...

Perem dijo...

Y lo que yo llegué a disfrutar con esa película!!!!

Se le saluda

padawan dijo...

jeje, yo estoy recuperando, poco a poco, la primera serie de televisión, Stargate SG1, con McGyver haciendo de viajero interestelar. Se notan los años que han pasado y los efectos de cartón piedra y Pentium 286 pero, oye, es muy entretenida!

Möbius el Crononauta dijo...

¡La verdad es que nunca pude con esa serie! Ni siquiera en la época.

Zion Baby dijo...

La pelicula esta bien... Pero le hizo falta otro villano porque el malo no intimida para nada con ese aspecto de chico joven....