jueves, 28 de abril de 2011

Devil Girl From Mars (1954)

No creo que haya muchas actrices cuyos títulos referenciales en su carrera sean una superproducción como Quo Vadis y un film de serie B como Devil Girl From Mars, pero ése es el caso de Patricia Laffan, una gran actriz que habría merecido mejor suerte y una carrera cinematográfica más potente; seguro que habría podido dar más de sí. Su reptiliano papel de Popea en Quo Vadis lo demuestra.

Viendo pelis de ciencia ficción 50s inglesas siempre tengo la sensación de que allí, a pesar de la evidente falta de presupuesto, trataban de hacer lo mejor que podían con un guión más o menos coherente y una realización que le da su tiempo a la historia. Habrá de todo supongo, pero en un principio Devil Girl From Mars al menos parece tratar de dar una buena impresión. Luego aparece el robot destructor que parece un frigorífico de la época con patas y se va todo al garete, pero si la intención es lo que cuenta, Devil Girl From Mars cumple. Aunque prácticamente toda la historia transcurra en dos o tres decorados.

La trama es, como cabía esperar, bastante simple: un curioso meteoro se estrella contra la Tierra, llevándose de paso un avión por delante. Pero el avión no parece importarle a nadie, así que un científico y un periodista (el equipo habitual en estos casos) acuden al interior de la Gran Bretaña para estudiar el aerolito impactado. Pero el aerolito no es tal, pues es en realidad un trozo de una nave extraterrestre que por error ha aterrizado en la campiña y no en Londres. Por el bien de los tripulantes uno espera que en Marte también haya aseguradoras.

Pues bien, los tripulantes del platillo volante son el frigorífico que anda y una pérfida mujer llamada Nyah. Resulta que en Marte en vez de guerras mundiales tuvieron una guerra de sexos, tras la cual quedaron tan pocos hombres y tan esmirriados y asustados que lógicamente tienen problemas para procrear. Y es que en Marte, una vez más, todo resulta ser más humano de lo que parece. El problema es que hay muchas mujeres; hombres, pocos e inservibles (al contrario que en la Tierra, donde son inservibles, pero hay muchos); y una alta tecnología capaz de hacer rayos destructores, platillos volantes y frigoríficos móviles, pero que no tienen la tecnología de la inseminación o distinción entre miembros y miembras. Por eso envian a la tal Nyah, en plan exploración, para de paso llevarse a un buen especimen machuno a Marte para repoblar el planeta rojo. ¡Qué terrible destino! Pasarse la vida copulando con bellas marcianas.Pues, ¿a qué no adivináis? ¡Claro que sí! El guaperas de turno se indigna ante tal pensamiento. Será porque se ha enamorado de una chica que se hospeda en la posada y que huye del mundanal ruido para huir de una relación con un tipo casado (así como lo leen; para una peli de los 50 de ciencia-ficción ya es bastante rompedor).

Por supuesto la malvada Nyah es Patricia Laffan, que aparece como una especie de Darth Vader femenino que sirviera hamburguesas sobre patines. Aparte de llevar el sempiterno uniforme de las chicas marcianas (no sé por qué pero allí siempre van con faldas cortas) mostrando sus bien torneadas piernas, la Laffan se dedica a derrochar carisma malvado y a lanzar sus frases de la forma más mecánica y acartonada posible, para que se vea que no es de aquí. Y obviamente no hay mucho más, ella es el film, y el film es ella. Después de Popea y Nyah Patricia Laffan debería haber aparecido en muchas más películas aportando su glamour de perra fría y calculadora colmando de felicidad a los que pertenecemos al Club de Amigos de la Ama de Llaves de Rebeca, pero por lo visto ningún otro de sus films llegó a destacar lo bastante, y Patricia Laffan desapareció para siempre jamás del celuloide. Lástima.

Patricia Laffan, la novia de Vader

Devil Girl From Mars, una peli para incondicionales del género o para aquellos que quieran disfrutar más de la Popea del 51.

3 comentarios:

miquel zueras dijo...

¡Genial el look de esa película! Tengo que verla como sea, pura serie-B años 50. He visto un dato curioso sobre "Quo Vadis", además de Sofia Loren también hizo un cameo Liz Thaylor. Se escondió entre los extras huyendo de Hilton, su marido por entonces. Saludos. Borgo.

Möbius el Crononauta dijo...

Sip, de hecho Liz estuvo a punto de interpretar el papel de Ligia.
La película es muy kistsch pero tan entrañable como todas las de su género.

sylvia dijo...

Me encanta la foto que has puesto. A ver si hay forma de conseguir la peli...