martes, 15 de marzo de 2011

El discurso del rey (2010)

Ya lo decía Walter Matthau: nada como interpretar a un tonto, un cojo, un disminuído, etcétera, para conseguir un Oscar. De todas formas hay que reconocer que El discurso del rey es una película de intérpretes, y es gracias a su plantel (y un guión con buenos momentos) que la cosa funciona. Además, la trama es simple pero efectiva. ¡Pobre Jorge VI! Vivió en un país que quiere que sus monarcas hablen bien. Por suerte en estos andurriales somos más comprensivos. Pero dejémonos de puyas irónicas y vayamos al meollo.


Desde la ya lejana Shine, cuando le descubrí, cada vez que le veo en algún film (saga piratil incluída) no dejo de pensar lo agradecidos que debemos estar a Geoffrey Rush, para mí uno de los mejores actores actuales y digno representante de la archifamosa escuela británico-shakespeariana de intérpretes. Siempre que le veo nunca decepciona, y aunque a veces se gane los garbanzos con guiones mediocres, en su boca cualquier mal diálogo suena mejor. Las penas con Rush son menos.


En El discurso del rey imagino que estaba cantado que entre Rush y el oscarizado Colin Firth se llevaran toda la gloria, siendo sus duelos irónico-tartamudos lo mejor del film (cosa natural, porque si fallara eso, ¡no habría peli!). No es que el resto del plantel no acompañe más que dignamente (por ejemplo una Helena Bonham Carter que suele estar mejor cuando no la dirige su amantísimo, o el resto de gente: Guy Pearce, Michael Gamblon o el breve Derek Jacobi, quien, ya sabéis, ha sido uno de los mejores tartamudos de la historia del cine), pero claro todo había de girar entorno al logopeda y el pobre rey asustado.


En cuanto a la dirección, sobria, elegante y eficaz, el momento más fácilmente destacable sea seguramente ese momento (no diré en qué minutaje) de Firth acompañado de la, como diría Alex DeLarge, la deliciosa música de Beethoven. Ya se sabe, con la música adecuada todo es más fácil. Esperemos que Tom Hooper siga encontrando buenos vehículos para que medre en su incipiente carrera cinematográfica.


En pelis tan notorias no siempre abundan las buenas interpretaciones, así que El discurso del rey es altamente recomendable para quienes disfruten de actores y actrices que sepan hacer de sus diálogos un arte. Así que Dios bendiga la idea de deslizar el guión de la peli en el buzón de Geoffrey Rush, y larga vida al rey.

9 comentarios:

sylvia dijo...

Totalmente de acuerdo con tu análisis. Viva Geoffrey Rush.

supersalvajuan dijo...

A mí me gustó bastante.

Lillu dijo...

A mí también me parece una buena película y me gustó bastante, pero sobre todo por las interpretaciones de los dos actores principales. Helena Bonham Carter esta vez no me gustó tanto y, aunque la peli está bien, tampoco creo que sea de esas que se queden grabadas para siempre en la mente.

saluditos

Cinemagnific dijo...

Con un reparto simplemente normalito habría sido una peli simplemente normalita. Pero es genial, sobre todo por su dúo protagonista.

raúl dijo...

david trueba escribió en su columna que en la academia hay una prelidección histórica por la histórica inglaterra, precisamente. no sé, a mi me gustó mucho la peli, desde luego.

Johnny Dibud dijo...

La vi el sabado pasado. Andaba dubitativo por si tenía un enfoque excesivamente conservador y salí del cine contentísimo. Me gustó muchísimo.

Rune dijo...

Por una vez en la vida, y sin que sirva de precedente creo que voy a ver una peli de la que has hablado :)
Esta me llamó la atención y la pintas muy bien. Me fio más de ti que de los críticos de cine jijijiji.

Por cierto, qué disgusto! el otro día encontré una peli de Bruce Willis que no me gustó, el fin del mundo se acerca!

Besos!

Angus dijo...

Tengo muchas ganas de verla. Cierto, ¡Rush es un actorazo como la copa de un pino!

Möbius el Crononauta dijo...

sylvia: ¡viva!

supersalvajuan: está bien la peli, ciertamente

Lillu: pues a mí Helena me gustó más que en otras, especialmente más que en las de Burton

Cinemagnific: sí, ellos lo hacen casi todo

raúl: bien pudiera ser, la Academia es muy suya

Johnny Dibud: es un film muy consistente, la verdad

Rune: jajaja a todos nos ha pasado eso con Bruce Willis. No importa, él sigue siendo grande. Son las películas las que han empequeñecido

Angus: de lo mejor que hay ahí fuera