jueves, 24 de marzo de 2011

Adieu, dame Liz

Lo tenía todo: la belleza, el talento, el glamour, el color violeta... nunca habrá nadie como Elizabeth Taylor.

Es hora de repasar todos esos clásicos que tenemos en mente: La gata sobre el tejado de zinc, Cleopatra, Gigante, ¿Quién teme a Virginia Woolf?, y aquella primera palabra de Maggie a quien prestó su voz por unos segundos.

Hasta siempre Liz. Seguías siendo grande; eran las estrellas las que habían empequeñecido.


5 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Estoy y no estoy de acuerdo contigo. Me explico, es un ícono insustituible, pero eso de que llegó la hora de ver sus películas no es cierto ¡SIEMPRE SERÁ HORA DE VER SUS PELÍCULAS!
Saludos Moebius

Felixuco el mas cuco dijo...

Hoy me entere de esta desgraciada noticia a mediodía. No puedo decir que sea un gran fan, pero cualquiera que ame como yo una película tan grande como LA GATA SOBRE EL TEJADO DE ZINC, solo puede recibir con tristeza la desaparición de MAGGIE THE CAT. Descanse en paz un icono, una leyenda, una estrella que a partir de ahora brillará mas que nunca en el olimpo de la historia del cine. Descanse en paz ELIZABETH TAYLOR

Dante dijo...

Que ojos tenía, maravillosos.
D.E.P.

Pitima dijo...

Maravillosa criatura...

Möbius el Crononauta dijo...

Alí Reyes: ¡claro que sí! pero ya sabes lo que quiero decir...

Felixuco: "La gata sobre el tejado de zinc" es una obre cumbre, y Liz estaba estupenda, como todos los que aparecen en ese gran film

Dante: únicos, eran únicos

Pitima: ciertamente..