domingo, 30 de enero de 2011

Roberts Blossom, el viejo siniestro

El hábito no hace al monje, no juzgues a un libro por su cubierta, y demás, aunque estos refranes no suelen ser tenidos en cuenta por los niños, en cuya imaginación cualquier cosa es posible. Por ejemplo, un viejo solitario con una pala puede convertirse en un despiadado asesino del que, dicen, mató a su familia y la enterró en algún lugar.

Y si una cosa hay que reconocerle al malogrado John Hughes es el buen ojo que solía tener para el reparto. Y uno de sus grandes aciertos en Solo en casa fue elegir para el papel de viejo siniestro a Roberts Blossom, uno de esos actores de carácter con un físico peculiar difícil de olvidar. Y desde luego el maldito Kevin McCallister tenía sus razones para estar aterrado. El diabólico carisma de Blossom es de antología.

Roberts Blossom nació en plenos años 20 en la localidad de New Haven, Connecticut. Dispuso de una buena educación y fue uno de esos afortunados que pudo acudir a la prestigiosa Harvard. Todo indicaba a que se ganaría la vida como terapeuta, pero Blossom es uno de esos secundarios para los que el gusanillo de la interpretación llegó algo tarde, y mediados los años 50 decidió que quería probar eso de la actuación.

Su carrera se desarrolló como la de muchos otros en la época: comenzó actuando en pequeños papeles en obras teatrales, donde fue subiendo peldaños hasta ser llamado por la televisión. Su debut en el cine se retrasaría hasta 1971, cuando debutó en la extraña Anatomía de un hospital, de Arthur Hiller. El gran punto de inflexión en la carrera de Blossom no tardaría en llegar. El film de culto Deranged, en la que Blossom interpretaba a un psicópata basado en el saqueador de tumbas y fugaz asesino Ed Gein, fue la película que puso a Blossom en la mira de muchos, gracias a su extraño físico, sus ojos penetrantes y su evidente talento interpretativo.

Fue entonces cuando comenzaron a llegar papeles en producciones de peso como El gran Gatsby, donde interpretaba al padre de Robert Redford, Encuentros en la Tercera Fase o Fuga de Alcatraz, donde tuvo un inolvidable papel como el viejo y peculiar preso amante de la pintura.

Tras Resurrección y algunos telefilmes, el casi sexagenario Blossom entró los 80 pletórico de forma, con barba y con el papel de viejo extraño y retorcido que, como quedaría demostrado, tan bien le iba. Sus escenas en Christine son de lo mejor de la película. John Carpenter dio en la diana otorgándole ese papel, y no es raro que años después el amigo Chris Columbus siguiera sus pasos. Tras otros pocos films que desde luego no eran Christine (¿Loco por ti? mmm ¡desde luego ésa no parece Deranged!) Blossom volvió a la televisión donde le sacaron jugo a sus pintas de viejo extraño y aterrador en series como Cuentos asombrosos, Historias del más allá, ese remake titulado Más allá de los límites de la realidad y... Luz de luna.

En 1988 Blossom volvía al cine de mano de un grande, Scorsese, y su peculiar La última tentación de Cristo. Ya en los 90 le tenemos como lo mejor de Solo en casa junto a Joe Pesci, para después encontrarle junto al inefable Michael J. Fox en Doc Hollywood.

Al final de su carrera Blossom volvió a las series (Doctor en Alaska) y los telefilmes, y se despidió de la gran pantalla con la amorfa Rápida y mortal. En 1999 decía adiós al mundo de la interpretación para dedicarse a cultivar la poesía y tal vez tomates o lechugas, armado con su pala...

Una lástima, seguro que en el nuevo milenio, con todas esas magníficas series, su físico y su talento habrían podido dar mucho de sí. Pero al menos tenemos Deranged, su escena en la serrería de Alcatraz, su grandioso papel en Christine y... sí, al fin y al cabo, en Solo en casa estaba tan estupendo y tétrico como siempre. Roberts Blossom... wicked old man!

6 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Me acuerdo de él sobre todo por la de Solo En Casa. No me extraña que el niño le temiera:)

supersalvajuan dijo...

Mundo viejuno!!!

ÁNGEL dijo...

Pues le has hecho un buen homenaje.

Salud.

Möbius el Crononauta dijo...

Víctor Hugo: ¡era de susto!

supersalvajuan: jojo yep

Ángel: siempre me han gustado sus apariciones atómicas

Anónimo dijo...

¡Hola! Me ha gustado mucho la entrada,es un tío de lo más interesante.

Una cosa sí que apuntaría: el "malogrado" no fue Chris Columbus, sino el guionista John Hughes, que murió hace dos años.

¡Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Cierto, baile de nombres. Gracias por el apunte.

Saludos