miércoles, 22 de diciembre de 2010

Unos cuantos libros

Éstos son unos cuantos libros que me he leído este año, y que no he comentado por una u otra razón. Y bueno, como ya vienen los Reyes, Papá Noel y la corta angla y juta, voy a comentar unos cuantos, y si a alguien ahí fuera le sirve de idea para regalar o algo, pues bien, y si no... pues ya pondré una foto de un jamón. O su equivalente femenino. Vamos allá.

  • Territorio Comanche de Arturo Pérez-Reverte. Bueno ya se sabe, todo lo que rodea a Reverte y su obra es como las lentejas, o las tomas o las dejas. Este señor no suele dejar a nadie a medias, o se le odia o se le ama, a pesar de sus cosas. Territorio Comanche es un librito liviano donde Reverte (mediante personaje seudónimo) recuerda sus vivencias como reportero en Yugoslavia, con las bombas cayendo, las batallas en Sarajevo, y demás. El meollo central es la obsesión de su viejo compañero y cámara de TVE por grabar la voladura de algun puente. A partir de ahí Reverte va y viene recordando anécdotas (algunas divertidas, otras horripilantes) de sus días durante el conflicto. Reverte hablando de la guerra, ya sabéis como es la cosa: mala leche, comentarios de culo pelado y un humor negrísimo. No es que el amigo se pase la corrección polílitica por el forro, es que prácticamente la viola. Vivencias con vitriolo y pocos pajaritos. Pero es que las guerras no son bonitas, no.
  • Ébano de Ryszard Kapuściński. África. Fuera del continente negro, a unos les importa un carajo, otros van allí a ver qué pueden hacer, y otros nos acordamos a ratos de lo que pasa por allí. El periodista polaco Kapuściński nos habla en Ébano, mediante sus recuerdos y vivencias como corresponsal y viajero, de la historia reciente de África, desde finales de los años 50, en los esperanzadores tiempos de la descolonización, a través de los sueños rotos una y otra vez por medio de guerras, dictadores y pobreza, discurriendo los años, hasta hechos más recientes como las masacres de Ruanda y los derramamientos de sangre por los recursos. Ébano no deja de ser, en el fondo, la visión de un blanco del continente africano en su historia reciente, pero es un blanco que se ha pasado allí muchos años, comiendo el mismo polvo que muchos de sus oscuros habitantes. La ventaja era que Kapuściński podía tomar un avión y volverse, pero los africanos no. En resumen, una terrible historia africana de las últimas décadas relatadas de forma amena con estilo de diario de viajes. Ideal para quienes tengan interés por las historias tan encantadoras, y terribles, que ocurren por aquellos lares.
  • 2001: Una odisea espacial; 2010: Odisea dos; 2061:Odisea tres, de Arthur C. Clarke. Si tenéis algún amigo o familiar que os sigue preguntando qué porras es todo eso que un tal Stanley Kubrick en una película llamado 2001: Odisea en el espacio, y si el monolito es Dios, una fuerza alienígena o Jordi Hurtado el inmortal, podéis regalar estos libros para que se haga una idea de qué va la cosa. El mejor es el primero, aunque la diferencia de calidad entre éste y su continuación, 2010, es mucho menor que sus equivalentes cinematográficos. 2061: Odisea tres flojea más, pero no deja de ser otro paso necesario para averiguar qué o quién está realmente tras el gran monolito. La saga acaba con 3001: Odisea final, pero como eso lo tengo pendiente, no lo puedo recomendar. Pero por lo general todo lo que escribe Arthur C. Clarke suele tener su interés, en mayor o menor medida.
  • Chacal, de Frederick Forsyth. Aclamada, seguramente con razón, como una de las grandes obras del género novelesco del suspense, las tramas políticas y la persecución policial, Chacal puso en el panorama internacional al británico Frederick Forsyth, quien, inspirándose en hechos reales (los múltiples complots y fallidos magnicidios contra el presidente francés Charles de Gaulle, especialmente por parte del grupo terrorista-militar OAS), creó su propio intento de magnicidio con un pistolero profesional contratado por la OAS para acabar con el narigudo presidente. Ninguna pista, ninguna identidad, la policía y las fuerzas de seguridad no tienen nada para dar con él. Y mientras el tiempo se agota. Con concisa precisión Forsyth nos detalla todo el proceso policial de investigación, repleto de informes, llamadas a departamentos, pistas... y muy pocos tiros. El fascinante y extraordinariamente insulso comisario Claude Lebel es elegido para dar caza al asesino. En resumen, grandes dosis de realismo y una trama estupenda con un ritmo ágil que te atrapa de inmediato. Ideal para olvidar el engendro de Bruce Willis. Se recomienda, en cambio, acompañar con su estupenda cosecha cinematográfica del 73.
  • Historia virtual: ¿Qué hubiera pasado si? coordinado por Niall Fergusson. Historia contrafactual, ucronía, o como se la quiera llamar, es el sano ejercicio de preguntarse, ¿qué hubiera pasado si...? Por ejemplo, ¿qué hubiera pasado con España si no hubiera habido Guerra Civil en 36? Para contestar a ésta y otras preguntas similares, Fergusson supervisa esta obra en la que colaboran prestigiosos historiadores y estudiosos aportando su visión de cómo podría ser el mundo si ciertos eventos históricos hubieran sido distintos. La edición que yo tengo (venía con una revista me parece) se centra en hechos del siglo XX, pero creo que hay una edición anterior donde se habla sobre una Norteamérica británica, y otras cosas chulas y molonas de la historia virtual.
  • A puerta cerrada: Historia oculta de la Segunda Guerra Mundial de Laurence Rees. Con el caché que da la BBC, de forma paralela a una de las series documentales del famoso canal el escritor e historiador Laurence Rees redacta este interesante en el que se repasa la Segunda Guerra Mundial fuera de los campos de batalla. El autor nos acerca los hitos del conflicto a un doble nivel: el de los despachos (las relaciones entre los tres grandes, Roosevelt, Churchill y Stalin, que fueron mucho menos idílicas de lo que se podría pensar), aportando extractos de diarios personales, informes de diplomáticos, conversaciones, cartas, y demás, y un segundo nivel, el del pueblo llano, el de los supervivientes que recuerdan aquellos tiempos y cuyos testimonios sirven para hacerse una idea de cómo impactaban sobre civiles y soldaditos de poca importancia las decisiones de los grandes mandamases. Un excelente complemento a cualquier historiografía al uso de la Segunda Guerra Mundial.
  • ¡Este rodaje es la guerra! de Juan Tejero. Ya salió a relucir este libro en algunos comentarios dejados en este blog. Resumiendo, es un anecdotario de algunos de los rodajes más complicados y tensos de la historia de Hollywood. Escrito de forma amena y sin muchas pretensiones, es un libro ideal para los cinéfilos que gustamos de conocer hasta la última anécdota cachonda de los rodajes de nuestras pelis favoritas.
  • Los trapos sucios, de Neil Strauss y Mötley Crüe. Para muchos ya es la biografía definitiva de un grupo de rock. Desde luego es de las más adictivas y divertidas. No creo que ninguna biografía desautorizada pudiera hacerlo mejor. Los Crüe, ayudados por el tal Strauss, recuerdan sus batallitas y retozan un rato en su propia mierda regalando lo que cualquier fan de ellos espera de una biografía del grupo: drogas de todos los colores, mucho alcohol, sexo cerdo y anécdotas cachondas. También hay espacio para las reflexiones profundas (especialmente por parte de Mick Mars), pero lo que abunda es el sexo con groupies, el ego desmesurado y la fiesta contínua. Me aventuraría a decir que cualquiera que no sea fan de los Crüe pero esté interesado en la vida decadente de una estrella de rock, podrá disfrutar con este libro.
Y bien esto es todo. Espero que os sirva de algo. Si os sirve, y os toca la lotería, ¡acordaros de mí!

7 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

¡Hola! Chacal me lo leí obligado en inglés en el instituto y no me enteré ni papa ni me gustó, y Territorio Comanche me lo dejó mi abuelo cuando yo era un chaval y aunque Pérez Reverte pasado el tiempo no es que me fascine, sí que me causó una gran impacto y sensación este libro...
Son las dos caras de la lectura: cuando se hace por placer o por obligación. El regusto no es el mismo:)

padawan dijo...

Tengo unos cuantos apuntados en la lista de reyes, como el de Los trapos sucios, pero voy a añadir el de Chacal, es un personaje que siempre me ha producido curiosidad.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Sobre los Crüe sobra comentarios, unos grossos.

En cuanto al resto, buenas sinopsis, Crononauten, pero not my cup of tí salvo el de 'Historia Virtual', que promete como gran obra de mental handjobs, y el de 'A puerta cerrada', ése sí que parece muy interesante. Y lo de la jamona también.

GINEBRA dijo...

Me quedo con Ébano, y tal vez me lo compre. Kapuściński, si no me equivoco era también fotógrafo, de hecho era free lance para una agencia de prensa.
Ví alguna exposición suya en CC y es fantástico. Era historiador, bueno licenciado en historia contemporánea, como "una servidora" también, periodista y fotógrafo, de hecho creo que la foto de la portada del libro (es magnífica) es suya...

Como historiador entendía muy bien los factores que hacen de Africa lo que es, un continente maltratado por el hombre blanco. No empezó el maltrato en el Colonialismo decimonónico, sino mucho antes, en la era de los Descubrimientos y el tráfico de esclavos...supo aunar historia-noticia e imagen. Tenía mucho talento.

Siempre es de agradecer cualquier recomendación literaria, graciassssss. Besotes

Möbius el Crononauta dijo...

Victor Hugo: ¿a quién no le ha ocurrido algo así? aunque pobre Chacal

padawan: está muy bien, uno de los mejores pintacasas de ficción

Aitor FP: eso te pasa por leer demasiado la TIR

Ginebra: sólo te apuntaría que lo maltratamos, pero muchos de ellos también se bastan para seguir maltratándolo. Y entre unos y otros, así va...

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Fantástica selección. No descarto comprar en breve el de reverte y el de Kapucinski. No los conocía, aunque había oído hablar de ellos, y he leído algo de Reverte, sobretodo de su faceta de articulista (lo defines super bien, por cierto) me han venido ganas.

¡Gracias!

Möbius el Crononauta dijo...

bueno, si te haces con ellos, espero que los disfrutes. Saludos.