miércoles, 3 de noviembre de 2010

Green Dollar Colour

Cierto día del año 2000 y algo un freak francés virtuoso de las seis cuerdas, Anthony de Lemos, se cansa de tocársela en su habitación y sale en busca de un buen cantante con el que poner voz a sus burbujeantes ideas. Como no encuentra lo que busca, se pira a Australia, donde da con su hombre, Lex Koritni, un frontman nato criado al abrigo de Van Halen, Mötley Crüe, Pantera y el glamour de los viejos clásicos del soul y del rock, Little Richard y demás juerguistas. Nacían así Green Dollar Colour.

La banda publicó el homónimo Green Dollar Colour en 2005, y no mucho después el amigo de Lemos hizo honor a su condición de guitar hero solitario y dejó la banda porque estaba cansado de hacer giras. Supongo que ahora será de esos que prefieren tocar en su casa y publicar solos en youtube, ¡quien sabe! El caso es que la banda dejó existir pero parte de su repertorio quedó en el proyecto estrella del cantante, llamado como él, claro, Koritni.

La verdad es que en su día este disco fue todo un soplo de aire fresco, porque salvo los viejos clásicos de siempre no había muchas bandas nuevas que trabajaran el hard rock de toda la vida (ya sabéis, por entonces el chandal metal aún estaba muy en auge). Y eso es lo que suena en el disco, influencias de Van Halen, Skid Row, y demás clásicos de la Era Reagan, y también Aerosmith, que al fin y al cabo los influyó a todos. Si a todo eso le añadimos una producción moderna y sonidos de la nueva era, pues lo que quedaba era hard rock de toda la vida pero al que se le notaba que entre medias habían surgido grupos como Pantera. Todo este rollo para repetirme y explicar lo que ya he dicho: Green Dollar Colour hacían hard rock de siempre pero ya estaban en el siglo XXI, if you know what I mean.

En fin, pues eso, que el disco está lleno de temas estupendos, como la poderosísima "Heart Donation" (no habría desentonado entre los temas más duros del Get a Grip de ya-sabéis-quién); "I Wanna Know", que empieza como si Alice in Chains fueran hacer a hard rock 80s para dar paso a un gran estribillo coreable, de esos que le puedas cantar a una chica en la oreja; "Emotional Audit", que nos recuerda que esta gente ha escuchado el 1984 de VH; "Top of the World", que me trae a la memoria a los olvidadísimos Spin Doctors; "Mess With Love" (así sonarían los Crüe si tuvieran de cantante a Joe Lynn Turner o alguien así)... en resumen, un buen puñado de buenos temas, estupendos riffs y un cantante, Koritni, que la verdad es que merecería jugar en una división mejor, porque el tipo gorgojea que es un primor.

Aunque por encima de todas destaca la inicial "Dirty Letter", un megahit en potencia que no lo fue. Pegadiza cual melaza, como diría Boris "Bobby " Pickett, it catches on a flash. Si cuando digo que el tal Koritni merecería más...


3 comentarios:

Madame de Chevreuse dijo...

"Clásicos de la Era Reagan" ¡qué etiqueta más genial! (aunque Skid Row son más de Bush I).
Por cierto, primera vez que tengo noticias de estos fulanos.
Baci e abbracci

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Si es que con Reagan se vivía mejor. Jarl, pues no los conocía y sí, suenan de puta malder. Lo digo siempre, pero este disco sí que lo voy a buscar sexpecialmente. Por cierto, la gachisa del videoclí me recuerda a una actriz porno pero ahora mismo no caigo.

Möbius el Crononauta dijo...

Madame de Chevreuse: bueno, SR ahí ahí andan. Pues son unos fulanos muy rockeros

Aitor FP: los dioses dijeron que vendrías. Pues con la cantidad de húngaras que debes conocer haciendo su noble oficio, no me atrevo a aventurar nombres