viernes, 8 de octubre de 2010

Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (XXIII)

The Adventures of Robert Savage

Perdido en las neblinas de la psicodelia y el rock progresivo de patas de elefante, encontramos a Robert Savage, un freak de las seis cuerdas que a principio de los 70 se decidió a montarse un trio para explayarse con su guitarra descargando riffs a la memoria de sus héroes: Hendrix, Creedence, Cream y grandes de la psicodelia como los Byrds o Quicksilver Messenger Service, todo bañado con reminiscencias de la mejor música negra.

Robert Savage y su proyecto grabaron un disco y desaparecieron de la faz de la Tierra, pero su primer trabajo, The Adventures of Robert Savage Vol.1 está plagado de guitarreos y punteos a mansalva, con una base rítmica granítica que en algunos momentos te deja en la Trompa de Eustaquio un bombón de caricias funky envueltas en papel de hard rock setentero.

El disco se abre con "Beaver Baby", un tema que destaca por sus coros femeninos negroides empapados en ácido. "Milk Run" son unos deliciosos y guitarreros tres minutos que no habrían desentonado en un set list de Grand Funk Railroad, mientras que la breve intro bluesy del siguiente corte, "Don't Run and Hide", da paso a unas deliciosas melodías californianas propias de la psicodelia de la época. "A Hard One" es el tema del disco para practicar la conducción a través de carreteras interminables, mientras que "7 Days Drunk" destila aromas de los Black Sabbath más melódicos. En definitiva, The Adventures of Robert Savage Vol.1 es un disco directo a la guitarra y sin concesiones, donde la única concesión a los pasajes más progresivos es el tema de grandioso título "Save Us From the Cyclops", y algunos pasajes del siguiente tema "Amy", pero no temáis encontrar aquí temas instrumentales de tropecientos minutos. La mayoría de los temas oscilan entre los cuatro y cuatro minutos, y satisfarán a todos los que os entre una "gloria matutina" cada vez que escucháis poderosas guitarras setenteras. El disco se cierra con el inevitable blues rock, "Road Apples", en la mejor tradición de nuestros antepasados setenteros.

En resumen: totalmente recomendables.

5 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Esto suena bien y ácido. Y sin instrumentales de las que me ponen nervioso.

"... una base rítmica granítica que en algunos momentos te deja en la Trompa de Eustaquio un bombón de caricias funky..."

No sé qué quiere decir esto, pero suena cósmico.

TSI-NA-PAH dijo...

Siempre me han gustado los dinausarios!
un abrazo

sammy tylerose dijo...

Que buena pinta. Esta tarde preguntaré por Robert Savage en la sección de discos de El Corte Inglés.
Y de paso profundizaré en las 22 bandas anteriores de tu sección antediluviana.

Dr. Quatermass dijo...

Joer, con lo trabajado que tengo el tema underground setentero, no se como se me ha podido escapar esto. Impagable lo fekazo del vídeo, hay genteo con tiempo libre. Ah! y por mi que hubiera tenido minutadas instrumentales...

Saludones.

Möbius el Crononauta dijo...

Aitor: es Galactus quien me inspira

Tsinapah: ¡a todos los niños les gustan!

sammy tylerose: supongo que estarán en la sección de jis pareis.
¡Con lo arduo que es profundizar!

DrQuatermass: sí que hay gente con tiempo libre, sí. Aunque no creas, a veces hacer videos frikazos no lleva mucho tiempo...

jejeje ya sé que por ti podría haber instrumentales ad eternum!!