martes, 14 de septiembre de 2010

Infierno en el Pacífico (1968)

Infierno en el Pacífico fue una de esas producciones que cuesta levantar, que se posterga por esto o por aquello, y que finalmente empieza con mal pie y acaba siendo problemática en muchos sentidos. El rodaje de la película no fue fácil, y seguramente hoy no se hablaría de ella (tampoco es que se la mencione constantemente en foros y blogs, pero bueno) si no fuera porque reunió a dos grandes tipos: Lee Marvin y Toshiro Mifune.

En 1966 Mifune había firmado para rodar su segunda película fuera de Japón. Ya había tenido un pequeño papel en Grand Prix, pero ésta vez sería protagonista. La idea inicial era una batalla en una isla solitaria durante la Segunda Guerra Mundial, pero el proyecto fue pasando de cajón en cajón, postergándose, hasta que comenzó a tomar forma cuando la ABC, a través de una compañía subsidiaria, y con apoyo de la UPA, la productora de Henry Saperstein. Durante un momento la compañía Toho también estuvo a un paso de participar, pero los intereses de la ABC dieron al traste con la idea. La luz verde a la película no llegó hasta que se pudo asegurar a Lee Marvin como co-protagonista.

La nueva idea era rodar un film no demasiado caro, en alguna isla de Hawái, con Marvin y Mifune como dos únicos protagonistas. Serían dos soldados enemigos varados en una isla, y la trama se centraría en ellos y en su lucha por sobrevivir a la isla y a su odio mutuo. Sin el guión listo del todo, Marvin trajo al proyecto a John Boorman, con quien había trabajado el año anterior. Boorman decidió que en virtud del realismo había que rodar en el Pacífico, con lo que la producción se trasladó al archipiélago de Palau. Este incremento presupuestario no fue lo único que enfrentó a Boorman con Saperstein. El guión también fue motivo de discusión entre el director y el productor.

Comenzado el rodaje, los problemas continuaron, esta vez entre Boorman y Mifune. Sus ideas respecto al personaje no parecían coincidir en absoluto, y según el director, Mifune estaba obsesionado con defender el honor de Japón, aunque quizás sólo tratara de desarrollar su personaje conforme a su idiosincrasia japonesa. No sería la primera ni la última vez en que Mifune, metido en una producción occidental, tuvo que luchar a brazo partido para que su personaje fuera descrito en términos más reales, y no como un europeo o un americano se imagina a los japoneses.

Con quien no hubo problemas fue con Lee Marvin. Todo lo contrario: él y Mifune desarrollaron, a pesar de las limitaciones lingüísticas, una gran amistad, que cultivaron a lo largo del tiempo y hasta el fin de sus días. Congeniaron desde el primer momento, y al acabar el rodaje cada día Marvin ponía a disposición su whisky, Mifune su sake, y se pasaban bebiendo casi toda la noche, para, al día siguiente, despertarse con energía y resolución, haciendo su trabajo como los grandes profesionales que eran.

Acabado el rodaje, sugieron nuevas dispustas, esta vez a causa del título. Boorman quería titularla El enemigo (y, curiosamente, las similitudes entre la trama de este film y Enemigo mío no dejan de ser curiosas), pero en la ABC querían algo que denotara algo más vendible, acción con Lee Marvin, con lo que se impuso Infierno en el Pacífico, título algo confuso, que al propio Marvin le pareció horrible.

El insulto final para Boorman llegó con el montaje. Ya de vuelta en Inglaterra, se enteró de que el productor Saperstein había cambiado la conclusión del film por un inopinado final con recurriendo a un metraje de archivo que la verdad le deja a uno bastante perplejo, aunque no parece que el final original fuera demasiado mejor.

Todo fue consecuencia, seguramente, de un guión demasiado deslabazado, poco realista en algunos aspectos, que tras unas primeras secuencias interesantes se va diluyendo poco a poco. Es la química y la buena labor del dúo protagonista la que mantiene el film a flote, pero en conjunto Infierno en el Pacífico no deja de ser un film fallido cuyo potencial no llegó a explotarse del todo.

Con todo, si sois fans de Marvin o Mifune, o mejor aún, de los dos, merece la pena echarle un vistazo a esta peli, algo mediocre quizás, pero que cuenta con unos cuantos buenos momentos. La verdad, sólo por ver, pongamos por ejemplo, la escena en que el personaje de Marvin se mea (literalmente) en el de Mifune, ya justifica el visionado de esta Infierno en el Pacífico. No es de lo mejor de Boorman, pero tiene un pase.

11 comentarios:

David dijo...

No la he visto... Pero este año he visto algunas de Lee Marvin y el tipo me encanta. Bueno, los dos me parecen estupendos actores...
Pero Möbius, si me dices que es algo mediocre.. mal me la vendes (ja,ja).
Un saludo.

El rey lagarto dijo...

Me encanta esta película camarada. Y lo cierto es que no recuerdo la ultima vez que la vi pero todavía la tengo presente...menudo duelo de titanes.

José Fernández dijo...

A mi también me gusta bastante la pelicula. Y su mensaje me parece bastante más arriesgado que el de Cartas desde Iwo-Jima y Banderas de nuestros padres, que me decepcionaron muchisimo. No sabía que ese no era el final previsto originalmente, pero a mi me gusto bastante. Y si, lo del titulo es de juzgado de guardia.

Por cierto, supongo que ya la conoceras, pero un claro precedente de esta cinta es "Solo Dios lo Sabe" de John Huston, una de mis favoritas de este hombre, por cierto.

GINEBRA dijo...

No recuerdo haberla visto y si lo hice no debió gustarme mucho porque no lo recuerdo:))) pero es cierto que hay pelis, como dices, que tienen el cenizo encima y acarrean muchos problemas de rodaje o montaje, de presupuesto y demás... incluso en algunas mueren en realidad el o la o los protagonistas.
Me recuerda al suplicio por el que pasa uno de los componentes de Monty Phyton en su no acabada peli sobre D. Quijote, oye, hasta les cayó un diluvio en pleno desierto cuando tomaban unos planos que tuvieron que suspender con casi todo el equipo y el material para la basura...
en fin, besos de tarde

Cinemagnific dijo...

Pues yo no la veo fallida: creo que es una obra genial y que sus desequilibrios le dan nervio y la encumbran. A mi me encanta, por lo menos, y el duo prota chapeau, como dices.

paulamule dijo...

Pues no recuerdo haberla visto pero le daremos una oportunidad sólo por los tres que nombras.
Salud.

Perem dijo...

La vi en su momento. Recuerdo que solo salían ellos dos, y la verdad que al final se me hizo un pelin pesada, pero no hay duda de que es una buena peli.

Saludos.

edhigy dijo...

Esta película la tenía totalmente borrada. Pero ahora que he leído tu entrada... ¡mierda! igual la vi en formato Betamax, no te digo más.

Recuerdo que mi hermano y yo revolvíamos las estanterías del videoclub en busca de películas Beta. Mis padres en su día apostaron por el formato perdedor y no había pasta para un flamante lector de VHS. ¡Mah! la de buenas pelis que nos habremos visto gracias a esta limitación tecnológica.

sostieneperea dijo...

Formidable Mifune, el rostro del mejor Kurosawa. Hacer de japonés en pelis autopromo de la victoria de los aliados en el pacífico no le debió de resultar fácil, no me extraña su permanente cabreo. Pero yo creo que, por lo que dices, el cenizo fue Boorman, que se peleó con todo el mundo e incrementó sideralmente el coste de la producción con el capricho de las localizaciones...

miquel zueras dijo...

Reconozco que la película tiene buenos momentos pero en conjunto es algo fallida. Eso sí: infinitamente mejor que la versión con Dennis Quaid y Lou Gosset con un astronauta y un extraterrestre que se enfrentaban en un planeta desierto. Borgo.

Möbius el Crononauta dijo...

David: jaja pero sólo algo... además, Mifune y Lee Marvin... ¿qué más quieres! De todas formas hasta que la ABC no me pague, no diré que es una obra maestra

el rey lagarto: pues sí, con esos dos actores no hacía falta más

José Fernández: desde luego, "Sólo Dios lo sabe" viene a la cabeza al ver esta peli. Pues no la he vuelto a ver desde su estreno, pero "Cartas desde Iwo-Jima" me sigue pareciendo un gran film.

Ginebra: sí, ese documental sobre el rodaje del Don Quijote de Terry Gilliam es increíble... ¡le salía todo mal! Pero ahora la ha retomado, así que esperemos que le salga todo mejor.

Cinemagnific: bueno, yo veo algunas cosas que le faltan, pero de todas formas, ese dúo es lo más importante.

paulamule: pues que la disfrutes

Perem: sí, a ratos creo que le falta algo más de ritmo, pero bueno, sigue teniendo su enjundia

edhigy: pues oye, si el Beta salvó tu buen gusto, ¡no fue tan mala compra entonces! Yo por suerte tuve VHS... y pude disfrutar no sólo de clásicos, sino de engendros entrañables que no cambiaría por nada

sostieneperea: Sí, al parecer Mifune siempre fue muy cuidadoso de la imagen que se daba de Japón y los japoneses, y cuando creía que se distorsionaba esa realidad, lo hacía saber enseguida.
gracias por pasar y comentar. Un saludo

miquel zueras: jejeje supongo que sí, pero en fin, "Enemigo mío" la vi en su momento y le tengo cariño.