lunes, 19 de julio de 2010

Impacto súbito (1983)

Go ahead, make my day.

Pobre Gary Swanson, perdido entre las anécdotas cinematográficas como un nombre a pie de página. Debe ser duro haber pronunciado una de las frases más populares de la historia del cine antes que nadie se acuerde de ti. Pero claro si Clint Eastwood se la apropia apenas un año después la cosa está clara. Y además que La jauría del vicio no tiene pinta de ser Ciudadano Kane precisamente. Claro que si no fuera por Eastwood, ¿quién porras se acordaría del maldito Gary Swanson?

Impacto súbito fue la cuarta entrega de la saga del inspector Callahan, alias Harry "el sucio". Tras una encuesta resultó que los de la Warner se enteraron de que Eastwood y su Harry seguían siendo los más populares de las sagas cinematográficas por encima de James Bond, y dado que la aventura honky tonk del último proyecto del actor y director había tenido una recaudación paupérrima, pareció buena idea resucitar la saga. Eastwood se dijo que por qué no (y además el dinero extra seguro que le vendría bien) y se puso a ello. Y por primera (y única vez) él mismo se pondría tras la cámara para sacar a Harry una vez más a las calles de San Francisco.

Curiosamente y aunque Eastwood esté tras las cámaras Impacto súbito es mi menos preferida secuela de Harry. Visualmente tiene algunas escenas bastante logradas, y quizás globalmente esté mejor dirigida que las dos anteriores, pero en mi opinión el guión no me parece demasiado interesante. Sobretodo donde más me cojea la película es la parte malvada. Y es que el villano esta vez era Sondra Locke.

En fin, qué puedo decir, llegó un día, ladrones, en que el dinero perdió su valor, las gemas dejaron de brillar y a mi me pareció ver a la Locke en todas partes. Desde luego la novieta de Eastwood tuvo grandes actuaciones, especialmente en Ruta suicida y Bronco Billy, pero aquí en vez de un ángel frío y vengativo parece que la cosa no fuera con ella. Ésta fue la última película que rodaron juntos, y no sé si por entonces la pareja ya se estaba tirando los platos a la cabeza, pero cuánto más veo esta peli menos me gusta la actuación de la Locke. Desde el glorioso Scorpio de la primera entrega los villanos de Harry fueron decayendo, pasando por esos cutrillos jipis terroristas de Harry el ejecutor, aunque al menos allí subyacía el interés de la relación de Harry con su compañera policía. Pero aquí el único compañero de Harry es un perro que tira pedos y se mea, y aunque el asunto del perro está cachondo, no basta para contrarrestrar a una Locke que como villana no me parece que esté a la altura del teniente Callahan.

Pero de todas formas estamos hablando de una película de Harry el Sucio, y eso amigos siempre es garantía de entretenimiento. Aunque la cosa pueda pintar mal en los créditos con una banda sonora horripilante que empieza con un funk ochentero cutre (pobre Lalo Schifrin, estoy seguro de que le obligaron a punta de pistola) que parece más digno de Superdetective en Hollywood que de Harry el Sucio, donde más disfruto es en la primera media hora del film, donde asistimos al día a día de Harry: la escenita con el delincuente absuelto en el ascensor, la grandiosa jugada de Harry en la boda del mafioso, o, por supuesto, la típica escena de Harry descargando su Magnum contra un grupo de rateros en medio de varios rehenes. Y es que la frase de "alégrame el día" vale por cualquier película sesuda y con ínfulas y con reglas de cámaras al hombro. Ninguna Sondra Locke puede con una frase atómica semejante.

Y, bueno, que aparte de entrar en dimes y diretes que son más propios de un debate cervecil en un bar, Impacto súbito es al fin y al cabo otra película de Harry y eso siempre está bien. Además siempre hay algún secundario interesante (el bueno de Pat Hingle y el negro ultracool Albert Popwell, imposible hablar de Harry sin recordarle a él: se lo merece tanto como el propio Eastwood), alguna frase memorable de Harry o algún toque de humor, que en esta ocasión viene sobretodo por parte del chucho que se convierte en compañero de facto del amigo Callahan. Aunque también hay una persecución con un minibús de un asilo de ancianos que no habría desencajado en una comedia de policías de Chris Rock.

Y para que veáis que en realidad no quiero cargar las tintas con Sondra Locke, que sé que tiene sus fans, diré que el villano que realmente me enerva es el loco de la colina con el que se enfrenta al final, uno de esos personajes histriónicos a lo Klaus Kinski cuyo único problema es que el actor de la peli no es Klaus Kinski y no sabe sobreactuar. Y encima cuando aparece Callahan en plan justiciero del desierto recortado contra las luces de la feria en la que es probablemente una de las mejores escenas de toda la saga, va y la cagan con más música ochentera horrible que no pega nada.

Pero bueno, Impacto súbito no será perfecta, pero es una película de Harry Callahan, y no hace falta más. Y además, ¡esa frase!

4 comentarios:

David dijo...

Buuufff. Hace la tira que no he vuelto a ver esta peli (bueno, en realidad hace la tira que no he vuelto a ver las de Harry. Me gustaron, pero no soy ni seguidor ni fan de la saga... de hecho, me falta por ver la última).
Un saludo.

elprimerhombre dijo...

De la saga de Harry Callahan sólo he visto la primera y me gustó mucho. Me imagino que las demás serán para pasar el rato, con alguna escena destacable como bien dice usted (como la frase "Alégrame el día").
Lo que no sabía es que en aquella época fuera más popular esta saga que la de Bond (yo no soy seguidor de Bond). Lo que son las cosas.

Un saludo!

LoRbAdA dijo...

Solo he visto las dos primeras y me encantan. Tendré que ajustar cuentas con las otras de la saga.

Möbius el Crononauta dijo...

David: bueno, pues si eres fan o seguidor de Guns n Roses, te recomiendo que veas la última

elprimerhombre: todas están entretenidas y tienen sus momentos, pero ninguna es comparable a la primera.

Lorbada: ¡siempre hay tiempo para todo!