domingo, 4 de julio de 2010

El reinado de Elvis: 1961


Gafas de sol, trajes negros hechos a medida, zapatos italianos, grandes limusinas oscuras. Era raro verlos sin estar quemando dólares en copas o juego, o cogiendo de la cintura a alguna belleza con ganas de formar parte del séquito real. El nuevo término seguramente surgiera de alguna sala de juego de Las Vegas, de algún crupier deslenguado, o alguna vendedora de tabaco que acabara alguna noche festejando en la suite del Riviera. Lo cierto es que fue la prensa la que dio al mundo el nombre con el que se conocería a la corte de Elvis: la Memphis Mafia.

Entre los miembros más antiguos de esa peculiar mafia se encontraban Junior (que sería el primero en ganarse la expulsión) y Gene Smith, primo de Elvis, y Red West, el ex-jugador de fútbol y antiguo compañero de instituto del hombre de Tupelo, que ya había hecho funciones de chófer para Elvis en los comienzos de su carrera. Tras el paso de Elvis por el ejército el resto del séquito lo completaban Sonny West, hermano de Red, Joe Esposito y Charles Hodge, a quienes Elvis había conocido en el Ejército, Lamar Fike, bufón personal del Rey y otrora fervoroso fan a las puertas de Graceland, y los recién llegados Jerry Schilling, quien con apenas 12 añitos había jugado al fútbol con Elvis y Red en los viejos tiempos, y Marty Lacker, otro antiguo ex-alumno del instituto Humes.

Mientras los chicos jugaban a vestir como mafiosos, el Coronel Parker preparaba un gran concierto benéfico en Honolulu para recaudar fondos para el museo conmemorativo que la Armada proyectaba construir sobre los restos del Arizona, uno de los barcos hundidos durante el paseo nipón en Pearl Harbor. De paso, Elvis podría rodar unas cuantas escenas para su próximo film, Amor en Hawái.

De regresoa Memphis, Elvis trataba de evitar a su padre Vernon y su nueva esposa con hijos del anterior matrimonio incluído, y mientras se encargaba de que nada faltara en la tumba de su madre, contaba las horas para volver a Las Vegas o Hollywood. Y entonces fue cuando su primo Junior falleció tras tocar fondo con el alcohol, incapaz para poder haber restañado sus traumáticas heridas emocionales fruto de la guerra en Corea. Elvis siempre había tenido cariño por su primo Junior, a pesar de que el alcohol les había apartado, así que no dudó en correr con los gastos y en presentar sus respetos, de madrugada, al cuerpo de su primo en la funeraria, donde aprovechó para charlar con unos trabajadores que había por allí, hablando sobre las características de su trabajo y de la muerte, rodeado de fiambres.


Elvis con el gobernador de Tennessee

Mientras los preparativos del concierto benéfico seguían su curso y el Coronel tenía que lidiar con unas misteriosas misivas de su hermano holandés (¡sí! resulta que el viejo Tom Parker era en realidad holandés, y su hermano, que no sabía nada de él desde que emigrara a los Estados Unidos en los años 30, le había reconocido en la portada de una revista guardando las espaldas a Elvis), el estado de Tennessee decidió que el día 25 de febrero sería declarado como el "Día de Elvis Presley", ya que el cantante iba a dar un primer concierto benéfico en favor de los necesitados de Memphis.. El día 24 Elvis realizó un último ensayo en Graceland, para al día siguiente reinar de nuevo sobre un escenario, lgorando recaudar más de 50.000 dólares para varias obras caritativas en la ciudad. Tras el concierto Elvis derrochó glamour mientras era recibido por el gobernador Tennessee.

Un mes después era hora de partir hacia Hawái. Al concierto de Honolulu acudieron miles de fans, más autoridades de varios estados y varios capos de la RCA. Entre el dinero recaudado por las entradas y sus donaciones personales, Elvis ayudó decisivamente a que su patria pudiera rendir tributo a los caídos aquel no tan lejano 7 de diciembre de 1941. De paso Elvis había comenzado a rodar escenas para su nueva película, con algún que otro viaje a Los Ángeles para grabar la banda sonora, compuesta básicamente de estándares hawainos, una adaptación de "La paloma" titulada "No More" y una bonita balada basada en una vieja melodía francesa del XVIII, "Can't Help Falling in Love".
Elvis tampoco descuidó sus obligaciones con la RCA, y viajó a Nashville para grabar un puñado de temas para un nuevo disco, Something for Everybody. Rodeado de varios músicos de estudio y otros habituales, más los Jordanaires y sus viejos compinches Scotty Moore y D.J. Fontana, Elvis comenzó a registrar temas como "There's Always Me" y "Starting Today" que gustaron bastante al cantante, quien pidió encontrarse con el compositor de las mismas, Don Robertson.

Amor en Hawái se completó rápidamente y sin problemas, repitiendo con el director de G.I. Blues, del agrado de Elvis porque no se quejaba de las travesuras del cantante y sus compinches en el plató. Elvis compartió cartel con Joan Blackman y una treintañera Ángela Lansbury, aunque no parece que Presley tuviera muchas ganas de echarle la caña de pescar a la futura Jessica Fletcher. Amor en Hawái constituiría un éxito formidable, lo que complació mucho a Hal Wallis y al Coronel. Sin embargo, y como se vería con el tiempo, significaría la tumba de la carrera cinematográfica de Elvis. Con un guión bastante tonto (aunque no tanto como otros que vendrían después) de amoríos, canciones y chicas en bikini, la fórmula se demostró como todo un filón con el que llenarse los bolsillos, convenciendo además a Wallis y Parker de que no importaba lo que se rodara: si aparecía Elvis en pantalla, sería un éxito furibundo. Si es que alguna vez hubo una oportunidad de que llegaran papeles serios y complejos a las manos de Elvis, el éxito de Amor en Hawái acabó con esa posibilidad.

Pero de momento nadie parecía ver nubarrones en el futuro cinematográfico del cantante, y Elvis y su Mafia acudieron, como ya era tradición tras acabar un rodaje, a Las Vegas con el objetivo de correrse una buena juerga. Poco después el hermano del Coronel acudió a visitarle, aceptando caballerosamente la excusa de Parker para no haber dado señales de vida en varios años, y comunicándole al impasible Coronel el fallecimiento de su madre en 1958. En junio Elvis regresaba a los estudios para grabar temas para el que sería su quinceavo disco, Pot Luck, con un repertorio dominado por composiciones del dúo Doc Pomus-Mort Shuman, como "Kiss Me Quick" o "Suspicion", más un tema de Red West, "That's Someone You Never Forget", compartiendo créditos con Elvis. West ya había lanzado sus propios sencillos e incluso artistas como Pat Boone o Johnny Burnette habían cantado alguno de sus temas, pero ésta era la primera vez que Elvis grababa una composición suya, quizás porque había sido el propio cantante quien le había sugerido el título. O quizás fuera una especie de regalo de boda para Red, quien hacía poco se había casado con una beldad rubia llamada Pat Boyd (nada que ver con la Boyd de Harrison y Clapton).

Tras celebrar el 4 de julio con la habitual fiesta en Graceland a base de petardos y fuegos artificiales, Elvis y su séquito viajaron a Florida para comenzar el rodaje de un nuevo film, Persigue tu sueño. De vuelta a Hollywood para rodar interiores, Elvis continuó con su ya habitual romance con su co-protagonista femenina (en este caso una joven actriz y bailarina de ballet), que ya no duraría mucho, además de acudir cada noche a un concierto distinto para luego pasarse con sus chicos por el camerino para saludar a gente como Fats Domino o su admirado Jackie Wilson. En octubre llegó otro rodaje, Piso de lona, en la que esta vez Elvis sería un boxeador, el clásico personaje del hombre sencillo que persigue sus sueños. Sin embargo el interés del actor por el guión era nulo, y sólo se lo pasó bien poniéndose en forma y aprendiendo a boxear de la mano de Charles Bronson, a quien le impresionaban poco las exhibiciones de karate de Elvis y en general el propio cantante. Obviamente, la relación entre ambos fue bastante fría. Para animarse un poco, Elvis llevó su centro de operaciones en Hollywood a una villa amplia y lujosa en la calle Perugia, que se convertiría en foco de largas orgías nocturnas llenas de bellas féminas y muchas pastillas. Fue por entonces cuando Marty Lacker comenzó a formar parte de la Memphis Mafia, más un chimpancé llamado Scatter que Elvis había comprado como nueva diversión. Acabado el rodaje, Elvis regresó de mala gana a Graceland para pasar las Navidades con Vernon y su mujer Dee. La cabeza de Elvis estaba en otra parte: en los rodajes, en actrices, en las cabaretistas de Las Vegas, en sus juergas con los chicos y en los miles de botes de pastillas a los que ya eran todos adictos, ya fuera por no llevarle la contraria al jefe o para poder seguir su ritmo de vida, en el que dormir no ocupaba precisamente un puesto muy alto en la lista de prioridades.


13 comentarios:

Eurice dijo...

Su voz, su carisma, su belleza, era guapo a rabiar, pero sobre todo, es El único Rey elegido democraticamente por el pueblo...
Adoro a este hombre, desde bien pequeña más o menos 6 años, mis hermanos me enseñarón a bailar el rock and roll con su música, recuerdo cuando preparaban los guateques en casa y ellos me sacaban a bailar antes de que llegarna los y las colegas...que tiempos aquellos My Lord.
Besos

PEPE CAHIERS dijo...

A mi siempre me gustó "El barrio contra mi", con una historia intersante y unas canciones cojonudas, y ese Walter Matthau que no tiene precio.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Todo me suena a chino, oh Crononauta, como me pasa con sus películas. Sólo me siento a leer el post y aprender un poco. La anécdota de la funeraria, por ejemplo. Supongo que en los próximos posts empezará a ser más decadente toda esta historia.

ROCKLAND dijo...

Me encantan estos post sobre Elvis.
En el 61 empieza su época más irrelevante para mi gusto pero siempre hay entertainment y un montón de anécdotas, of course.
Estaremos al tanto del resto.

Saludos.

GINEBRA dijo...

Bienvenido de nuevo, Mobius. Espero que tus exámenes hayan salido bien
Este chico tan guapo era un puro exceso en casi todos los sentidos, la verdad, una lástima porque era un rey de verdad...No había oído hablar de la Memphis Mafia,interesante!!!!
Besos

WOOD dijo...

Grandioso post, con el añadido de que "Little sister" es mi canción preferida de Elvis. Guardo este single como oro en paño. Abrazo.

Angel dijo...

Cómo se echaban de menos estos post.
Bienvenido de nuevo.

Grandioso Elvis, maravillosa canción!!

supersalvajuan dijo...

Menudo crack!!!

saroide dijo...

Tengo un colega que se parece un huevo a "El Rey", ¡te lo juro!

Möbius el Crononauta dijo...

Eurice: es que Elvis era único. ¡Todos los niños deberían crecer a su sombra!

Pepe Cahiers: es que es de las mejores de Elvis

Aitor: poco a poco la cosa se irá saliendo de madre, claro

Rockland: anécdotas nunca faltan, aunque en los 60 sus películas y canciones cada vez flojearan más

Ginebra: ¡la Memphis Mafia! Elvis y sus acólitos siempre iban juntos a todas partes. Los exámenes han ido justitos, ya veremos qué pasa

Wood: también es de mis preferidas. Temazo

Angel: ¡yo también los echaba de menos!

supersalvajuan: po zí

saroide: joder, pues se las debe de llevar de calle

padawan dijo...

Me estoy leyendo los artículos de Elvis en orden cronológico, así que aprovecho este para poner un comentario: ¡¡son geniales!! No estoy demasiado puesto con Elvis, aunque he escuchado un montón de veces su Comeback del 68. Tengo curiosidad por alguna de sus pelis a raiz de un artículo que publicaron hace (relativamente) poco en el Popu.

Enhorabuena por estos artículos :)

Möbius el Crononauta dijo...

¡Muchas gracias! Si los disfrutáis la mitad que yo escribiéndolos, ya me contento

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Interesantísimo post, no sabía la conexión con Mr. Magestyc Charls Bronson. Los West, de la Memphis Mafia escribieron luego, un libro bastante jugoso, Elvis, What Happened?

¡Un saludo!