martes, 25 de mayo de 2010

Napoleón - la miniserie

Megaproducción europea repartida entre varias televisiones, productoras y demás, y al parecer hasta el momento la producción europea televisiva más cara de la historia. Napoleón, una miniserie de cuatro capítulos de una hora y media aproximadamente cada uno, seguro que satisfará a los bonapartistas y a los que gusten de las series históricas. No dejará a nadie boquiabierto, la verdad no se trata de un Austerlitz o un Marengo, es más bien algo como Smolensko, pero aun así es una victoria, y no un Waterloo.

El primer aliciente es el reparto. Christian Clavier es un buen y creíble Napoleón, sobretodo en su etapa imperial, porque con lo mayor que es el hombre cuesta creérselo como un joven general veinteañero al principio de la serie. En ese caso no sé si habría sido mejor coger a otro actor, pero bueno, tampoco es un detalle excesivamente importante, aunque a ratos parezca que lleve peluca de carnaval, y cuando se le escapa algún manierismo franchute es inevitable acordarse del buen DelCojón, pero vamos, que al fin y al cabo el hombre no es mal actor.
Josefina también está muy bien retratada a cargo de la veterana Isabella Rossellini, que ciertamente encaja muy bien en el papel. Su emperatriz es juguetona y aprovechada al principio de la relación, y digna y dolida hacia el final, aunque sin perder su punto de marionetista conyugal.
Gérard Depardieu, ese francés que siempre parece quedar bien en las películas sin esforzarse, también demuestra saber hacer y veteranía, apareciendo a ratos como la ratilla controladora de Fouché. El actor nos brinda de nuevo sus miradas lacónicas, sus silencios llenos significado y su carismática presencia. También aparecen por allí Anouk Aimeé, el hijo de Depardieu, y un tal Claudio Amendola que me ha gustado mucho como el mariscal Murat, es casi como el de los cuadros, pero más agitanao.
Aunque me dejo para el final al mejor de todos, para mi gusto se lleva sin despeinarse todas las escenas en las que aparece. Se trata del gran John Malkovich (¿soy yo, o este hombre aparece en más miniseries francesas que todos los demás actores franceses juntos?), cuyo maquiavélico Talleyrand es tal como uno se lo imagina. Y es que el personaje histórico de Talleyrand por sí solo ya merecería una película, vaya tipo.

Tanto vestuario, ambientación como decorados (si es que hay alguno, parece como si hubieran dejado rodar en todos los sitios auténticos, aunque claro es sólo una suposición) están muy cuidados, desde luego creo que se merecen un diez. El guión (basado en la famosa novela histórica de Max Gallo) está bien, tiene algunas frases potentes (no muchas, y las que hay no sé si son de Gallo o del propio Napoleón) y otras tantas escenas muy conseguidas, aunque aun así no pude evitar sentirme como si se fuera a toda marcha pasando sobre la vida del gran corso. Obviamente llevar una vida tan ajetreada a la pantalla no es fácil, pero creo que bien podrían haber dedicado un par de capítulos más a la serie y analizar más en profundidad las cosas, pero bueno al menos lo importante es que entretiene y tanto las batallas como el politiqueo o los amoríos están bien repartidos a lo largo de la serie.

Debería poner algunos peros, claro, pero a otros quizás no les parezcan tales objeciones. De hecho algunas cosas son detalles no demasiado importantes, pero que para mí lo son, como la fragante omisión del discurso de Napoleón a sus soldados harapientos al llegar a Italia. ¿Cómo se puede dejar de lado un momento de tan dramatismo potencial? Y algunos otros momentos que cualquier 'Napoleonhead' recuerda, aunque sí son tratados, parecen como rodados sin excesiva ilusión, como si les faltara lustre. Pero esto sólo preocupará a los que estén bastante al tanto de la vida y obra del amiguete Bonaparte.
Otro pequeño pero son las batallas. Están muy bien, de hecho parecen bastante realistas, aunque no cargan demasiado las tintas con las vísceras, pero algo dejan ver. Quizás por realismo hayan perdido en espectacularidad, que es la sensación que me han dejado algunas de las batallas. Pero evidentemente en eso no se podría igualar a una producción norteamericana, pero vaya, a cambio tenemos una historia más consistente y realista, los americanos habrían puesto al Emperador viajando de Prusia a Roma en un día en plan Gladiator o algo así.

Pues eso, que Napoleón seguramente no sea la biografía definitiva del corso (en estos casos siempre me acuerdo del fallido proyecto de Kubrick sobre Napoleón... ¡ay lo que habría dado por ver eso!), pero está muy cuidada y entretiene, y supongo que es todo lo profunda que puede ser una producción así. Quizás si la HBO se anima algún día, veamos lo que muchos bonapartistas queremos, mucho Napoleón a lo largo de cuatro o cinco temporadas, con un megapresupuesto. Pero creo que eso ya es demasiado pedir...

Por cierto, atención al que probablemente sea el único momento cómico de la serie, a cargo, cómo no, de los españoles, en este caso Carlos IV y el borrico de su hijo. Nada demasiado alejado de la realidad seguramente, como muy bien sabemos, pero aun así... estos gabachos riéndose de nosotros. Si es que aunque fuera un par de gualtrapa, me sacan el 2 de mayo que llevo dentro. ¡Que no iré por mi hoz!

10 comentarios:

Cinemagnificus dijo...

HBO tendría que hacerla. Son los reyes de las series históricas.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

¿John Malcovich haciendo de malo maloso y retorcido? Jamás se me habría ocurrido. Aquí otro Napoleonhead. Y sí, mejor que sea Europea. Por cierto, un post sobre gazapos en 'Gladiator' y demás pilículas jistóricas no estaría nada mal.

Sr Nocivo dijo...

Ya solo por el reparto dan ganas de verla

Fantomas dijo...

Si la encuentro de seguro le doy una mirada.

Saludos.

Angus dijo...

Malditos franchutes.

Lobo de Bar dijo...

Apúntomela.

¿Has visto el Napoleón de Abel Gance? 4 horas de cine mudo, y sólo abarca hasta que llega al poder. Suena un poco severo, pero si se tiene paciencia es una obra impresionante.

Möbius el Crononauta dijo...

Cinemagnificus: ojalá la hagan, molaría un egg

Aitor: ¿Verdad que no? serás malote juas juas. No lo estaría, aunque buscar gazapos históricos en pelis de Hollywood es como escotes en SLQH, no sé si tiene mucho sentido; ¡siempre están allí!

SrNocivo: es un reparto de Grand Armee, vaya

Fantomas: seguro que no es difícil de encontrar

Angus: ¡viva Bailén!

Lobo de Bar: no la he visto, la tenía mi padre grabada en VHS pero en la transición al DVD se debió perder, pero desde luego siempre la tengo en mente para verla algún día de estos. Cuando la vea ya se lo contaré al mundo

LIGEIA dijo...

Siempre que entro en tu blog aprendo algo nuevo y diferente de lo que normalmente aprendo, así que muchas gracias por compartir tu información y cultura cinéfila y musical.

Un abrazo

Anónimo dijo...

por favor me pueden decir que tema es la cancion cuando termina cada capitulo de la miniserie?

Möbius el Crononauta dijo...

yo no sabría decirlo. Quizás alguien que pase pueda resolver tu duda.