miércoles, 21 de abril de 2010

El reinado de Elvis: 1960

Volvía a casa. Una de las noticias más esperadas por la juventud de América iba a hacerse realidad muy pronto. Elvis regresaba del servicio militar con el deber cumplido y mucho trabajo por delante. Antes de partir había matenido multitud de entrevistas, y había desvelado sus planes más inmediatos en una conversación telefónica con el presentador Dick Clark. El coronel, una vez más, no había dejado nada al azar, y desde noviembre llevaba trabajando en una campaña promocional preparando el terreno para la llegada de su único cliente. A Elvis le esperaban muchas cosas: una película, un especial televisivo por su vuelta en el programa de Frank Sinatra, y grabaciones para la RCA.
En lo personal Elvis tenía la cabeza llena de planes y miedos. Planes para Priscilla, su gran amor distinto a cualquier otro que hubiera podido conocer antes, a quien dejaba estudiando en Alemania; planes para sus amigos, a los que había pedido que no perdieran el contacto y se reunieran con él en Memphis. Contaba no sólo con los habituales (los primos Red y Sonny West, Lamar Fike, los primos de Elvis y el resto de chicos), sino además sus nuevos amigos de su etapa en el Ejército, gente como Charlie Hodge, Joe Esposito o Rex Mansfield). Y trataba de aceptar la nueva relación de su padre Vernon.

Su llegada a los Estados Unidos debió despejar cualquier duda que pudiera tener Elvis sobre si le seguirían recordando. Su música perduraba, y su recuerdo perduraba, y el coronel había cuidado de que así fuera. La estrella de rock se encontró con ruedas de prensa multitudinarias, y miles de fans en cada parada del tren que le llevaba a Memphis, tras haber recibido del Ejército su finiquito de 109,54 dólares. Bromeando, el coronel le pidió su comisión.

De vuelta en Memphis es como si esos dos años en el Ejército nunca hubieran existido. Se reunió con Anita Wood, su novia de antes de marchar a Europa, al tiempo que se trajo con él a Elisabeth, su novia de Alemania antes de conocer a Priscilla, quien además había tenido un romance con Rex Mansfield. Rodeado de sus tíos y tías, primos, su padre, amigos y sus amigas y novias, todo volvía a ser como antes. La pista de patinaje y el cine Memphian Theatre seguían disponibles para él y su cortejo durante las noches. Sin embargo, la duración de Elvis con Rex y Elisabeth duraría poco. Cuando Elvis le dijo a Elisabeth que ya era libre de ver a quien quisiera, Elisabeth llamó a Rex. Pronto hicieron planes de boda y se lo comunicaron a Elvis. El cantante les dio una fría bendición y los dejó marchar. Cuando tres meses después se casaron, recibieron una foto autografiada del Rey. Nunca más volvieron a saber de él.

El 20 de marzo Elvis acudió a su primera sesión de grabación. Allí estaban Scotty Moore, DJ Fontana, los Jordanaires y prácticamente los mismos músicos de sesión que le habían apoyado en sus grabaciones previas a marcharse. Elvis contó batallitas de la mili, hizo algunas demostraciones de kárate y se lanzó a grabar "Make Me Know It". A lo largo del día se fueron añadiendo más grabaciones como "Soldier Boy", "Stuck On You" o "A Mess of Blues". Los productores respiraron aliviados, Elvis lo seguía teniendo. Y los capos de la RCA, a los que el coronel Parker había mantenido a un espartano régimen de canciones a cuentagotas del repertorio grabado por el cantante antes de su marcha, rechazando cualquier posible nueva sesión, respiraron también por fin, y no tardaron en sacar como sencillo "Stuck On You", que afinales de abril llegaba al número uno en las listas. Ahora ya podía decirse del todo que el Rey había vuelto a por su trono.

Tras acabar sus grabaciones Elvis partió hacia Florida para grabar el especial televisivo junto a Sinatra. Las multitudes se agolparon de nuevo junto a las vías y estaciones de tren para ver a Elvis, y Scotty Moore comparó el viaje con el funeral de Lincoln.
Tras el especial televisivo se encontraban, naturalmente, los hilos del coronel, que había batido un récord al obtener para su pupilo 125.000 dólares por una aparición de apenas diez minutos. Frank Sinatra, el anfitrión, tuvo que tragarse sus ataques contra el rock, y anunció en la rueda de prensa que, a la postre, Elvis se merecía el homenaje, y que al fin y al cabo creía en lo que hacía. El encuentro entre los dos colosos al principio fue algo tenso, pero Sinatra estuvo correcto en todo momento y aunque tal vez ninguno de los dos invitara al otro a una cerveza, ambos sentían respeto el uno por el otro, y con todo lo que iba a venir después (la oleada británica, los hippies y demás), Sinatra fue sintiéndose cada vez más apegado a Elvis, aunque nunca fueran íntimos ni nada parecido. El programa especial, que iba a emitirse en mayo, lograría unas audiencias aplastantes.

Acabada la grabación Elvis regresó a Memphis, donde descansó una semana antes de ir a Nashville para una nueva sesiónde grabación el 3 abril. El coronel le recordo que debía grabar ocho canciones y no más, pues era todo lo que necesitaban para cumplir el cupo de canciones para la RCA. Los músicos serían los mismos, más un saxofonista, y Danny Harman, un batería que doblaba y apoyaba a Fontana.
La primera canción de la sesión a grabar fue "Fever", a la que siguió uno de los temas seleccionados por el editor Freddy Bienstock para Elvis, una versión del clásico napolitano "O Sole Mio", rebautizada como "It's Now or Never". La canción gustó mucho a Elvis, pues era un reto para él, y quería saber si podía emular a algunos de sus tenores favoritos como Caruso o Mario Lanza. Las tomas se sucedieron, mientras Elvis iba tomando contacto con la canción. La canción fue mejorando, pero Elvis no lo dejó hasta hacerla entera, sin cortes, y de forma satisfactoria. Otros temas de los que grabó aquel día fueron la balada "Are You Lonesome Tonight?", para la cual echó a todos los invitados y amigos del estudio y se quedó grabándola a oscuras junto a los músicos, y una canción de Scotty, "Girl Next Door Went A-Walkin". "I Will Be Home Again" la cantó junto a Charlie Hodge, con quien había practicado al piano nuevas técnicas durante su estancia en el ejército. Finalizada la sesión, al día siguiente Elvis se fue de compras y luego volvió a Memphis a descansar. California le esperaba.


Elvis y Anita Wood

La preproducción de la película G.I. Blues comenzó el 21 de abril. Los comienzos no fueron buenos. A Elvis el guión le parecía flojo, las canciones insípidas, y por orden del coronel, tras la negación del duo compositor a firmarle un contrato en blanco tiempo atrás, se habían dejado fuera las composiciones de Leiber y Stoller, lo que molestó al cantante. De todas formas, aunque G.I. Blues no fuera gran cosa, todo tenía su contrapartida, y Hollywood estaba lleno de fiestas y chicas. Entre las últimas Elvis incluyó a Juliet Prowse, la por entonces prometida de Sinatra. Elvis no dejaba a hablarle de los chicos de la pasmosa flexibilidad de Juliet, y ellos no dejaban de aporrear la puerta del camerino de Elvis en el plató diciéndole que llegaba Frank. Hasta que un día Red aporreó la puerta, y al salir Elvis vio que Sinatra había llegado de verdad. La cara de Elvis debió ser antológica, pero no parece que Frank llegara a sospechar algo. De todas formas lo de Elvis y Juliet no duró mucho. Cuando acabó el rodaje Elvis y los chicos se fueron a pasar un fin de semana loco en Las Vegas, durante el cual el cantante se dejó 10.000 dólares a los dados.

Tras descansar en Memphis, donde se agobió rodeado de tíos, una tía, varios primos y otros familiares que pasaban por allí para pedir dinero, y escabullirse cada vez que aparecía Vernon con su ahora mujer Dee (se habían casado en julio), Elvis volvió encantado a Hollywood para un nuevo rodaje. La película era Estrella de fuego, y el papel había sido pensado para Brando. El guión era sólido, en el cual había colaborado todo un Nunnaly Johnson, y el director era más que competente, nada más y nada menos que Don Siegel. Sin embargo Siegel hizo la película a regañadientes, ya que despreciaba enormemente a Elvis. La tensión y mala comunicación entre el director y la estrella fueron una constante, a lo que hubo que añadir varios problemas durante la producción y la interpretación del guión. Elvis no se sintió cómodo durante el rodaje, y no llegó a concentrarse en su actuación, y Siegel desde luego no le ayudó en nada. Así, la oportunidad del cantante para ofrecer una interpretación seria (el número de canciones se había reducido al mínimo) se esfumó. Acabado el rodaje en octubre, los chicos cumplieron con el ritual de irse de fiesta a Las Vegas, para luego ir a descansar a Memphis.

En octubre Elvis participó en una sesión de grabación para un futuro álbum góspel, mientras comenzaban a llegar las noticias de los cines repletos para ver G.I. Blues, y el rotundo éxito de "It's Now or Never", al que no tardaría en sumarse el de "Are You Lonesome Tonight?". Y las buenas ventas del álbum Elvis Is Back! se vieron pronto superadas por la BSO de la película.

Mientras el coronel renegociaba (de cara a la renovación del contrato de Elvis con la RCA al año siguiente) nuevas y ventajosas cláusulas (sobretodo relacionadas con las sesiones de grabación, dando a Elvis la última palabra, minando la autoridad de Steve Sholes, y apropiándose del catálogo fotográfico del cantante, que había pagado en su mayoría la RCA y había reunido su director de publicadad, Anne Fulchino, con lo que a partir de entonces la RCA pagaría al coronel por sus propias fotos.

En noviembre Elvis se fue de nuevo a rodar una nueva película, El indómito, mientras Estrella de fuego volvía a atraer al público en masa. De momento ninguna nube parecía ocultar el brillante y soleado éxito de Elvis Presley.

18 comentarios:

ROCKLAND dijo...

¡Vaya dos fenómenos frente a frente!
Es curioso pero con los años Sinatra se tuvo que tragar sus palabras del pasado y invitar al hijo prodigo en su show!

Un documento histórico.

gran post!

Saludos.

Celia Escarti dijo...

Hmm..Pues no estaba nada mal el chico, eh!

John P. Maaaula dijo...

Me gusta Elvis sin estar entre mis 10 favoritos, pero estoy leyendo su historia como si fuera la de Lemmy, jeje. Felicidades.

Un saludo

supersalvajuan dijo...

Pelvis, pelvis, y esa navidad en el MADISON. Dios!!!

Nemo Nadir dijo...

Para mí siempre está entre los diez primeros (¿los cinco primeros? ¿los tres?). Aunque la etapa que me arrebata de verdad, gustándome tanto como me gustan los 50's, es el Elvis de finales de los 60's y principios de los 70's, entre If I Can Dream y That's The Way It Is o el concierto en Hawaii.

saciuf dijo...

"Suspicious Minds" (versión Elvis) a grito pelado en un bar, sábado noche.....qué recuerdos!!!!! qué grande!!!! :)

Castigadora dijo...

Es que si vas a hablar de Sinatra y Elvis no puedo dejar de pasarme a leerte y comentar! Me tocaste dos ídolos

Un saludo

Manuel J dijo...

Yo lo siento mucho, pero Elvis siempre me ha parecido demasiado sobrevalorado en comparación con lo que vino después. Sin embargo, me parece muy interesante esta sección que habla sobre su carrera, mis felicitaciones.

No sé si conoces cierta leyenda urbana que habla de la muerte de Elvis cuando estuvo en el ejercito y su suplantación por un supuesto hermano gemelo. De ahí que, a la vuelta del ejercito, su música abandonara el rock primigenio de sus primeros discos para hacer música más suave. Es algo estupido, pero resulta fascinante lo que se puede llegar a inventar.

Un saludo.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Así que se calzó a la prometida de Sinatra. Menudo gromenauer. Pensaba que le llamaban El Rey por morir en el trono, pero esa hazaña le suma más puntos si cabe. Obviamente no alcanzo a comentar más porque no tengo ni idea de Elvis. No soy digno. Me despido arrodillado.

Madame de Chevreuse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Madame de Chevreuse dijo...

¿Pero que esa muchacha era contorsionista o qué? Porque si a un tipo lo que más le llama la atención de una mujer es eso o es digno del Circo del Sol o el tipo tiene gustos peculiares
Me sorprende lo de que llevara tan mal que su padre se casara con otra mujer, sí sabía de su adoración por su madre pero esto no.
Por cierto... creo que es la primera vez que veo una foto de Elvis en la que le falla su estratosférica fotogenia (la de la montaña rusa)
Baci e abbracci

L´Esbarzer dijo...

Gran entrada como todas las que hablan del Rey. Sigue así.

Aitor, no hace falta saberse al discografía entera para disfrutar de Elvis. Seguro que si te bajas un recopilata de gritisjís, te gustará aunque no se convierta en tu nuevo Coverdale.

Il Cavaliere dijo...

Ostras tio!, esto es más grande que la vida.

Sinatra y Elvis, Elvis y Sinatra: Los dos en un pedestal.
Y sí, el viejo se lo tuvo que comer con patatas..jajaja


Grande Möbius!

paulamule dijo...

Supongo que Sinatra pensaría aquello de... si no puedes con el enemigo, únete a él.
Esos años en la mili de Elvis fueron una pérdida de tiempo.
Y por cierto, ni de momento, ni nunca jamás. Ninguna simple nube ocultó el incuestionable éxito de Elvis. Amén.
Salud.

Perem dijo...

No esta mal Master, nada mal. Le acabo de dar al play y a lo largo de esos 8 minutos muchas imágenes han venido a mi cabeza.... nada mal....

Se le saluda.

burdon dijo...

Hola Möbius, gran entrada. Me he enterado de un puñado de cosas de Elvis, y mira que me se unas cuantas. El encuentro de las dos estrellas en la tele ya lo había visto. :-)

Un saludo y enhorabuena por el blog, muy entretenido.

LIGEIA dijo...

Caray, cada vez que leo una entrada tuya me viene a la cabeza una de esas enormes bibliotecas públicas o superlibrerías, y que pienso nada tiene que envidiar (tu biblioteca) con las de los lectores ricos (con la ventaja a tu favor de que tú lees tus libros en vez de tenerlos como decoración y muestra del poder del bolsillo), y no lo digo por una supuesta magnitud y ostentosidad de la librería, sino por los libros, calidad y cantidad.

O eso, o tu memoria es la de superman.

Un bloguero tiene un huerto y dice que nos invita, espero algún día que nos invites a tu biblioteca.

Un abrazo

Möbius el Crononauta dijo...

Rockland: Sí, a Frank le engulleron las circunstancias, pobrecito.

Celia: la verdad que no, Frank era un tio cachas

John P: Eso suena a alabanza jeje. Gracias!

supersalvajuan: ¿no insinuarás que le viste en el Madison verdad?

Nemo Nadir: la era del Comeback es majestuosa, pero si me pusieran una pistola creo que me quedaría con su etapa Sun

saciuf: esos recuerdos bien podrían ser los míos. Elvis es lo que tiene

Castigadora: ¡me alegro de haber acertado!

Manuel J: sí, la había oído, y la de que su gemelo oculto le suplantó en el 77. ¿Elvis sobrevalorado? Tendrás que explicarme eso. No lo computo

Aitor: maldita sea, esa broma es digna de Andrew Dice o Chuck D. Sobre lo otro... ¡menos Oasis y más Elvis, hombre!

Madame de Chevreuse: creo que con gustos peculiares o sin, cuando un hombre sabe de una que es contorsionista se le activa el cerebro reptiliano y ya no va más allá.
A mí no sorprende, sabiendo precisamente de su adoración por Gladys. Jaja Elvis era un dios de la fotogenia, pero tuvo sus malos días, y esa foto me ha hecho mucha gracia.

L'Esbarzer: Escuchar al sabio Esbarzeneguer, maldito aitor

IlCavaliere: no se vio un par así desde... Sofia Loren

paulamule: El éxito no. Aunque supongo que el coronel te rebatiría eso. Pero no me refería exactamente al éxito.

Perem: me alegro que le guste, maese Perem

burdon: Gracias y bienvenido, he de corresponder y ver qué nos ofreces

Ligeia: jaja veo que le sigues dando vueltas al tema. Bueno mi biblioteca es más paupérrima que algunos más ricos que conozco, pero espero que eso cambie algún día. De todas formas estoy rodeado de libros, aunque no lea tanto como debiera o me gustaría.
Ya sabes, no soy Superman, pero sé aprovechar mis recursos. De nuevo gracias por tus mimos. Abrazos