sábado, 6 de marzo de 2010

Small Faces: Los años Decca

1965. ¿Cuántas tiendas de música debía haber en el Swinging London de los 60? Seguramente muchas. Pero quiso la casualidad que un chaval llamado Ronnie Lane entrara acompañado por su padre en la tienda donde trabajaba un joven Steve Marriott que siendo todavía un infante había participado en musicales y hecho pequeños papeles en películas cómicas. Ronnie no salió de allí sólo con un nuevo bajo Harmony, sino con la dirección de un chaval con sus mismas inquietudes e intereses. Esa misma tarde se produciría el encuentro que dio a luz a los Small Faces, una banda que no tenía demasiado que envidiar de los grandes nombres del rock británico.

Velocidad. La carrera de los Small Faces parece dominada por esa palabra. Al poco del encuentro entre Steve y Ronnie decidieron buscar a más músicos para formar un grupo. Encontraron al batería Kenny Jones y al guitarra Jimmy Winston, que pronto pasó a encargarse de los teclados. Dado que ninguno parecía nacido para jugar al baloncesto, el nombre del grupo surgió enseguida: Small Faces. La joven banda pronto comenzó a ensayar en el pub de los padres de Winston, machacando versiones de sus principales influencias negras del soul y el R&B. Con esas versiones y algunas de sus primeras composiciones como "Come On Children" o la cruda "E Too D", en la que Steve Marriott ya hacía gala de la increíble voz que le hizo inmortal.

De los pubs y las fiestas locales no tardaron en pasar al circuito semiprofesional. En Sheffield se enfrentaron a un público difícil de obreros y 'teddy boys' rockanroleros. Duraron tres canciones. Salieron de allí arrastrando los pies, pero se toparon con un local ideal para ellos: el Mojo, un antro mod de la ciudad. En una sola noche pasaron de una derrota al triunfo absoluto. The Small Faces' way. Kenny Jones recordaba que una de sus primeras fans fue una abuelita de 60 años que conocía todas las versiones de James Brown que tocaban.

La banda siguió pisoteando clubs hasta que logró hacerse un nombre en la movida del West End. Su público eran los mods, y la banda era mod. Como dijo Marriott, prácticamente todo lo que ganaban con sus trabajos y sus actuaciones se iba en ropa. Kit Lambert, el mánager de los Whom, intentó ficharlos, pero finalmente fue el duro Don Arden quien vio en ellos un gran futuro y los fichó en su oficina de Carnaby Street. Arden buscaba la nueva sensación musical que le diera buenas rentas, y los encontró en los Small Faces. Bajo la tutela de Arden el grupo no tardó en fichar con el sello Decca.

Con tan sólo unos meses de vida la formación decidió dejar sus trabajos y dedicarse en cuerpo y alma a la música. En agosto ya tenían en la calle su primer sencillo, "Watcha Gonna Do About It", una composición de Ian Samwell basada descaradamente en el "Everybody Needs Somebody to Love" de Solomon Burke. El tema entró en el Top 20 rápidamente, gracias a las artimañas de Arden. Llegó al 14 sin demasiado esfuerzo. "Vengan por el dinero de Arden, quédense por la calidad de la música". En noviembre llegaba un segundo sencillo, "I've Got Mine", que no corrió tanta suerte como su antecesor.

Con el tercer single Arden decidió no arriesgarse con una composición Lane/Marriott, y encargó la canción a compositores profesionales. "Sha La La La Lee" entró en el Top Ten y alcanzó el número 3 en las listas. Los Small Faces estaban definitivamente en el mapa, pero la banda no estaba demasiado contenta con el tema. Seguramente demasiado poppie para su gusto. Pero la canción había cumplido su función. La banda fue invitada a participar en el programa televisivo Thank You Lucky Stars. Durante la actuación el teclista Jimmy Winston trató de acaparar demasiada atención. ¿No había aprendido todavía que el líder era Steve y Ronnie su mano derecha? El ansia de protagonismo de Jimmy le valió la expulsión de la banda.

Com sustituto la banda se fijó en Ian "Mac" McLagan, el teclista de Boz and the Bozmen. Vieron su foto en una revista, y les gustó su imagen, así que Arden contactó con él. Así funcionaban las cosas en los 60... ¡más vale una imagen que mil palabras! De todas formas sus pintas (nunca mejor dicho) no engañaban y McLagan resultó ser un fichaje excelente. Con todo, Arden le compró ropas mod y le cortó el pelo como el resto de la banda. La imagen era la imagen, claro.

En directo la banda era fuego, y el bueno de Mac, que cobraba 30 libras por concierto en calidad de su condición de músico de sesión, pronto quiso formalizar su estancia en la banda cobrando lo mismo que el resto. Dicho y hecho. El pobre McLagan pasó a cobrar 20 libras, que es lo que ganaban el resto de músicos. ¡Cosas del negocio!

En mayo del 66 la banda lanzaba su cuarto single, "Hey Girl", que logró entrar en el Top Ten por los pelos. El álbum de debut no tardaría en llegar. Small Faces se abría con una poderosa versión del temazo de Sam Cooke "Shake". Quizás no estuviera a la altura de la de Otis Redding por ejemplo, pero era una señora versión. Junto a los temas de compositores profesionales como "You Better Believe It" o "Sha La La La Lee" o el hit "Watcha Gonna Do About It" convivían estupendas composiciones propias como "It's Too Late", "Own Up Time" o "You Need Loving", un poderoso blues de Marriott y Lane en el que el cantante derrocha tanta clase que no es de extrañar que Robert Plant se fijara muy mucho en sus fraseos vocales. El 5 de agosto se publicaba el quinto sencillo de la banda, "All Or Nothing", una preciosa composición propia que alcanzó el número uno en las listas desbacando al "Yellow Submarine" de los Beatles.

Giras por Gran Bretaña y Europa, un proyectado salto a los USA... las cosas parecían ir bien. Sin embargo el éxito de "All Or Nothing" no hizo sino evidenciar el hecho de que tanto Arden como Decca se estaban llenando los bolsillos, mientras que la banda sentía que todo su éxito no se veía recompensado. La ruptura no tardó en llegar. Los padres de los chicos le preguntaron a Arden por qué les llegaba tan poco dinero a casa. Arden les espetó que la causa era la adicción a la heroína de la banda, algo totalmente falso. Los Small Faces rompieron con Arden y abandonaron Decca. Tras el adiós la compañía publicaba el segundo álbum de la banda, From The Beginning, que recapitulaba algunos de los éxitos de la banda, retomaba descartes y ofrecía una versión del "Runaway" de Del Shannon.

13 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

A sus pies, Crononauta. Prefiero a los grupos que salieron de los Small Faces pero siempre está bien enterarse de esas pequeñas historias. El bueno de Ian McLagan se tuvo que quedar bastante ojiplático cuando vio su nuevo sueldo. En circunstancias normales me pondría a los Small Faces pero estoy cachondo perdido con lo nuevo de Airbourne, luego por la tarde me los pongo bro. No Guts, No Glory!

ROCKLAND dijo...

Al igual que Aitor prefiero las bandas que nacieron después de Small Faces pero aún así esta banda es clásica sin discusión alguna.
"All or nothing" me sigue erizando la piel como la primera vez.
Marriot es más grande que la vida. Esa voz no tiene competencia.

Saludos.

Perem dijo...

Jo, jo... master, años, años sin escuchar el nombre de Small Faces!!!! Esto es un viaje en el tiempo, lo demás son historias.....

L´Esbarzer dijo...

Vale, vale, vale, enseguida me pongo con esta banda de la que solo conozco el nombre.
Mola, a estas alturas de la pinícula, seguir descubriendo grupos históricos.

Víctor Hugo. dijo...

Banda a la que se conoce casi más por lo que de ella derivó después que realmente por su trabajo. Personalmente me quedo con la banda madre y con Marriott. Te iré siguiendo por aquí. ¡Saludos!

raúl dijo...

y parecía distraido el jodío, como ausente, mientras el presentador hacía la introducción... de cero a cien en 0'!! qué tío más grande!!

Belén dijo...

Dios, qué gusto de post!

Besicos

Adrian Vogel dijo...

Me pasa lo mismo: prefiero a Humble Pie y Faces

paulamule dijo...

Qué bueno cuando en las televisiones de este mundo sonaban esta clase de grupos.
Salud.

Tornado dijo...

Pues yo para llevar la contraria me quedo con los Small Faces ........

Pasote de grupo ,pasote de época.

¿Una segunda parte ?

sylvia dijo...

Fantásticos... los descubrí el año pasado. Me ha gustado mucho la entrada.

WOOD dijo...

Desconocía ese encuentro inicial entre Marriot y Ronnie. Small Faces, aunque prefiero otros, son sin duda uno de los grupos referentes más interesantes de la década de los 60. Abrazo.

Möbius el Crononauta dijo...

Aitor: no he escuchado a los Airborne... ¡pero nunca serán los Small Faces!

Rockland: Marriot era Dios

Perem: claro que sí, viajar en el tiempo mola

L'Esbarzer: bueno no hace falta que sea enseguida, puedes tomarte una semana

VictorHugo: yo me quedo con todos, pero si he de elegir, los Faces. ¡Bienvenido Victor H.!

raúl: ya te digo, ni los Ferrari

Belén: achanté

Adrian: y a mí, pero los Small tampoco eran moco de pavo, claro

paulamule: sí, en Alemania la invasión tuvo sus ventajas

Tornado: segunda parte, algún día, sip

sylvia: gracias maja

Wood: así es como se encontraba antes la gente. Era más romántico quel internes