sábado, 27 de marzo de 2010

Los Dropa: Sun Gods in Exile

Es una lástima que con la de historias extrañas y fascinantes que hay por ahí fuera, en Hollywood se dediquen a hacer remakes sin ton ni son y a repetir fórmulas gastadas inflándolas con efectos especiales. Todos sabemos que ahora los escritores están en la televisión, y que el cine juega a otra cosa, y supongo que si no cambian es porque les debe ir bien así. Ni siquiera sé si adaptando una buena historia sobreviviría al campo de batalla del marketing y las salas de reuniones con gráficos y cifras. Pero bueno, decidme vosotros si de la historia que vais a leer a continuación no podría salir una buena película en plan Distrito 9 o algo así. Preparáos amigos: la nave del misterio ha llegado a La Cinta de Moebius.
...

Este curioso relato, basado, por supuesto, en hechos reales, se dio a conocer en Occidente allá por los 70, pero el comienzo de todo databa de varias décadas atrás. En 1938 una expedición arqueológica china se encontraba buscando yacimientos en la región de Bayan Kara Ula, un lugar perdido entre China y Tibet. Allí encontraron unas tumbas en cuevas de una arquitectura claramente artificial. Las tumbas contenían restos y esqueletos de unos extraños seres macrocefálicos de 1'20 metros de estatura. Junto a esos cuerpos se hallaron además 700 discos grises con un orificio en el centro y runas desconocidas grabadas en ellos. Por el momento, nada más se supo de aquello.
No fue hasta 1962 cuando tras una expedición de la Universidad de Beijing el profesor Tsum Um Nui anuncia que ha descifrado el contenido de aquellos extraños discos. La historia que describían era increíble. Según aquellas runas, hacía unos 12000 años unos extraños seres del espacio exterior habían llegado a la Tierra tras un aterrizaje forzoso. Eran los Dropa. Aquellos pequeños extraterrestres se toparon con la tribu de los Han o Ham, quienes obviamente les tomaron por dioses. Los Han y los Dropa convivieron durante un cierto tiempo, quién sabe si en un statu quo de siervo-Dios o simplemente de una tribu maravillada por la tecnología de aquellos seres desconocidos. Pero los Dropa no tardaron en comprender que les era imposible reparar su astronave, y que se encontraban encerrados en aquel planeta que nosotros conocemos como la Tierra. Fue así como los Dropa se convirtieron en una raza endogámica hasta ir desapareciendo, dejando sus conocimientos encerrados en las piedras circulares que la expedición china halló en aquellas antinaturales cuevas. Tras intentar dar a conocer sus descubrimientos, Tsum Um Nui fue objeto de burla por sus colegas chinos, y acabó exiliado en Japón.

Hasta entonces, el mundo nada sabía de los Dropa. Todo descubrimiento parecía haber caído tras el impenetrable muro de la China comunista, cuyo gobierno se caracterizaba por la negación y el oscurantismo. Sin embargo, en 1965 la agencia Asociated Press publicaba una noticia acerca del descubrimiento de unos restos de seres diminutos con malformaciones genéticas en un lugar perdido de China. ¿Había abierto el gobierno chino un poco al mundo la puerta del misterio de los Dropa?

Aparentemente fue el escritor de ciencia ficción e investigador ruso Alexander Kazantsev quien se hizo eco de la noticia en uno de sus libros. Occidente descubriría la historia gracias al Sergei Bubka del misterio y la leyenda urbana, el escritor ilusionista Erich Von Däniken, quien a finales de los 60 sorprendió al mundo con su libro Chariots of the Gods?, obra que fijó para siempre la hipótesis de que nuestras viejas civilizaciones pudieron tener contacto con seres de otro mundo.
Con un mundo, aquel de los 60 y 70, dispuesto a creer cual Mulder cualquiera, la historia de los Dropa se tornó fascinante. Y pronto llegarían más datos. En 1974 un ingeniero austríaco llamado Ernst Wegener daba a conocer unas fotos Polaroid de un par de los supuestos discos que al parecer estuvieron expuestos por poco tiempo en un Museo de Xiang. En 1979 la historia de los Dropa recibió un espaldarazo definitivo gracias al libro Sungods in Exile de un tal David Agamon, que al parecer reproducía los diarios de un arqueólogo británico, Karyl Robin-Evans, que había investigado el caso.

Durante los siguientes años todo fueron murmuraciones, teorías, desmentidos y elucubraciones. ¿Tenía el gobierno chino en algún sótano esqueletos de seres pequeñitos y discos extraterrestres? ¿Habían sido enviadas muestras a la Unión Soviética para su análisis? ¿Dónde estaba la tumba del arqueólogo chino exiliado en Japón? ¿Quién era el tal Robin-Evans?

Como suele suceder en estos casos, la pervivencia del misterio avivaba las fantasías y la leyenda urbana. Y es que nada hay más excitante que la posibilidad de que haya un atisbo de verdad. Y de todas formas, nada se podía corroborar ni a favor ni en contra. El hermetismo del mundo comunista era de todos bien conocido.

Hasta que a principios de los 90 la Unión Soviética se hundió y China comenzó a abrirse al mundo. Fue entonces cuando científicos, estudiosos y curiosos de lo paranormal se pusieron a hacer preguntas. El gobierno chino no sabía nada. En el mundo universatario nunca hubo un tal Tsum Um Nui, de quien además nunca se supo nada en Japón. Kazantsev parecía que para entonces se había cansado de decir que había sido Däniken quien le había contado la historia de los Dropa, y no al revés. Ni siquiera parecía existir esa expedición de 1938. Y finalmente hasta el hombre que se escondía tras el seudónimo de David Agamon confesó que se lo había inventado todo. Sï, tal vez en 1965 o en algún otro momento se hubieran hallado los esqueletos de unos seres pequeños anormales, pero de ser algo no eran más que una suerte de raza de pigmeos, como el Hombre de Flores que se halló hace no mucho. Desde luego nada que ver con extraterrestres. Y, por supuesto, de las piedras extraterrestres nada se halló ni se supo.
...

Sí, nunca hubieron unos Dropa ni LPs metálicos extraterrestres que no fueran de Hawkwind, pero decidme si no es una historia estupenda. Daría para un Indiana Jones "profundo" (aunque sí, lo de la cuarta parte del aventurero no debería haber ido tan lejos), una 'danbrownada' o mejor aún, algún thriller de suspense a lo 70s. Antes que cagarse en una peli como Ultimátum a la Tierra sería preferible que en Hollywood alguien se dedicara a rebuscar en las locas historias de lo paranormal y lo extraño. ¿No?

7 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Hasta el título mola!!!

David dijo...

No sé... Está bien. Sin más.
A mí me gustó muchísimo un falso documental sobre los fantasmas astronautas soviéticos que exponía que Yuri no había sido el primero y que era uno que había caído en China, etc... Muy divertido y totalmente verosimil (más que lo de los extraterrestres, ¿no?), aunque 100% falso, claro. Ahí sí veía yo una peli maja.
Un saludo.

TSI-NA-PAH dijo...

Es cierto que hay historias para hacer peliculas interesantes hasta aburrir y solo hecen peliculas mayoritariamente aburridas o chungos remakes.
un saludo

CaminanteDeNoche dijo...

Pues si es una buena historia, leyendas o rumores del tipo de "aquí estuvieron los dioses...o los hombres de otros mundos", y casi todas las religiones ancestrales y oficiales, tienen historias parecidas.
Seguramente otras criaturas nos tomarían por dioses (si están menos evolucionadas tecnológicamente, claro) y nuestros científicos harían experimentos genéticos y de investigación de todo tipo con ellos.

Realidad o ficción, el caso es que no me parece una idea descabellada, teniendo en cuenta que sería lo que haríamos nosotros en caso de encontrar otros mundos habitados...de hecho los indios americanos tomaron a Colón y sus hombres por dioses cuando los vieron con sus barcos y brillantes armaduras...hasta que descubrieron que no eran tan dioses y se lió la cosa.

Quizás los nuevos avances científicos sólo hagan que confirmar un posible pasado nuestro? Quizás tardemos siglos en descubrirlo pero de momento, la imaginación y la fantasía son chispas de quizás una memoria inconsciente colectiva y no está sino averiguando lo aún no comprobado, jejejje...o no?

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Adoro estas historias, lo sabes, bribón. De hecho, ésta ya la conocía y en efecto es bastante impagable. Claro que es falsa, pero, ¿y lo que mola? Hablando de pigmeos, yo he visto reporteras embutidas en monos de cuero de 1'50 metros, y pese a la primera impresión, son terrícolas y no son de la isla de Flores. I believe.

saroide dijo...

¡¡Pedazo de historia!! Con todos los componentes de una buena historia de ciencia ficción: fantasía alimentada con datos reales (pseudorreales), al más puro estilo Expediente X... Me chifla.

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: sí, es muy inspirador

David: bueno, vale, no es el guión de "Eva al desnudo", pero de ahí podrái salir algo hombre. Bueno, como cantaban en "Cabaret", ¡si pudieras verla con mis ojos!

Tsinapah: eso de "hecen" me ha gustado, parece talmente el verbo de hacer mierdas

Caminante: quien sabe... si se están descubriendo nuevos Homos Sapiens, tal vez encuentren cualquier día un platillo volante enterrado en Yellowstone o algo

Aitor: lo sé. Yo también creo que en los milagros, you sexy thing!!

saroide: sí, a Mulder le habría encantado creer en esto