jueves, 25 de marzo de 2010

Dibujos desanimados (V)

Los Wuzzles: Otro delirante producto sin pasar por el tamiz del doblepensamiento (no el de Orwell, sino el de pensarse dos veces las cosas antes de hacerlas) creado para los niños y niñas, que total, como son chiquitajos, les podemos colar lo que sea y jugar con sus mentes. Pues nada que la serie era como una isla del Doctor Moreau del Orgullo Gay Animal, donde vivían una suerte de bichejos cruzados entre sí (que si una foca con cuernos de reno, y otros cruces así, cruces de cable de los guionistas me refiero) la mar de felices luchando contra el malvado Crocosaurio. Que ésa es otra, los nombres de los bichejos. Parecían un diccionario confeccionado por Don Camilo José Cela en pleno viaje de gachas con LSD: Abeleon, Hiponeja, Osaposa, Monorrino, y el mejor de todos, Cagufante. Parece el nombre de un ñordo gigante depositado por el recórman mundial de engullir ciruelas.

Los Bobobobs: no sé si Cataluña es España o deja de serlo o si el Pisuerga pasa por Valladolid, pero lo que sí sé es que en la tierra de Kuato hacían dibujos tan malos como los del resto del país, o los del resto del extranjero, según se mire. Pero olvidemos la política, que por suerte no tiene cabida en las series animadas de chichinabo, y centrémonos en Los Bobobobs, una serie compuesta por unos personajes diminutos de otra era con poderes psíquicos (los personajes, no la era), que no deben ser confundidos con los baobabs, pobres de ellos, ni con los bobos... bueno, sobre esto ya no estoy tan seguro. En fin, que los tales Bobobobs (también conocidos como los... ¡exacto! ¡Bobs! Desde que Obi-Wan Kenobi se cambió el nombre por Ben Kenobi para no ser encontrado no se vio un truco tan sagaz) viajan en una nave especial para no sé muy bien qué, todo ello al mando del Capitán Pescanova y de un mago que en realidad es Valle-Inclán. Vamos, una insulsez como cualquier otra, pero que incluía una escena erótica en una bañera que aun no sé a que venía. Ay el pernil, cómo nos pierde.

Los Bobobobs en pleno ataque Jane Mansfield

La Magia de Emi: Seguro que si alguien de mi entorno cercano lee el nombre de esta serie se descojonará vivo. Ciertamente el Emi que conozco no parece muy mágico, pero bueno, quede esto como una broma privada.

La verdad es que no sé de qué porras iba La magia de Emi, pero analizando la imagen, deduzco que Emi debía ser una especie de Bulma de casino de carretera que hacía magia con las cartas para luego sacarse un sobresueldo tragando sables, y que tenía a su cargo a una niñita que eso de la magia se la traía al pairo, y por eso tira el fajo de cartas. Quizás estuviera más interesada en entrar en Gran Hermano cuando fuera mayor y vivir a posteriori de las rentas de la industria nabal (no, no es una errata. Y sí, pun intended). Y ambas tenían un amigo que se entrenaba sin parar, quizás para participar en Grand Prix, ese gran programa.
O tal vez la serie fuera de la pobre maga Emi, que una noche en que se pasó con los chupitos de licor manzana, se lió con un tipo que corría sin parar por el mundo a lo Forrest, y que cuando se cruzaba con una maga entonada, le daba por meter el reflexivo a su afición. Y en éstas que años después el andoba se encontraba de nuevo con la maga, resultando en que tras aquella mágica noche, de la chistera salió la niña, de la que nada sabía el 'maratón man' pijales, echando, lógicamente, a correr de nuevo.
Seguramente la respuesta a todas estas elucubraciones, amigos de la nave de misterio, nunca la sabremos.

BananaMan: No sé si era muy acertado hacer una serie con un personaje cuyo nombre parece el de una peli porno, pero bueno, ahí teníamos al superhéroe marcando bíceps y haciendo el gañán. En fin, no hay mucho que añadir. Recordad y llorad.


Kissyfur: ¿Qué era Kissyfur? ¿Acaso un encuentro entre Paul Stanley y Richard Butler? Pues más bien era una serie sobre un padre oso y su hijo oso. No sé que más pasaba, ni que clase de aventuras serían. Igual eran un contínuo gag de osos de Muchachada Nui. Lo único que me suena era la tronco-caravana en la que iban de un lado para otro, acompañados de sus amiguitos antropomórficos. La verdad es que no sé si al final el osezno se hizo a la coneja. Espero que fuera así. Sólo sé que desde luego aquí el carisma de Yogui no aparecía por ninguna parte.


Nuevos hermanos: ¿Recordáis las míticas palabras del coronel Kurtz?

13 comentarios:

paulamule dijo...

No conozco ni uno.
Salud.

kar dijo...

bueno, reconozco haber visto más de uno y más de dos episodios de los bobobobs, una especie de gnomos pero más chungos... y lo de la magia de emi, no recordaba nada más que la cancioncilla del inicio "magiaaa, magiaaa... magia de emiiiii" y así en un bucle infinito. Está enfermo, Möbius ;-)

Víctor Hugo. dijo...

Una labor encomiable la tuya... Por lo duro de buscar entre tantos dibujos desanimados:) Afortunadamente no me suena ni uno, estaría por la calle dándole a las canicas o peonzas ¡Saludos!

John P. Maaaula dijo...

Crononauta, esta vez me he quedado en blanco. Aunque igual mejor no haber visto ninguna de estas series...

Un saludo

Angus dijo...

Estos posts me los paso rapidísimo porque me dan un repelús, ufff...

Sr Nocivo dijo...

Hola, pues la verdad es que conozco cuatro de las series 0_o¡ Pero solo diré que casi muero por diabetes con "Nuevos Hermanos" y que "La Magia de Emi" es un clásico ¡UN CLÁSICO! XD
Por lo demás me he reído mucho. Volveré a pasar de vez en cuando por aquí.

supersalvajuan dijo...

Tampoco conozco ninguno

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Épico post, pero tengo que decir -con cierto alivio-, que no he tenido el placer de visionar ninguna de las series. Aunque el Valle-Inclán/Panorámix y la Mansfield de Bobobobs me habrían encantado.

Y yo perdiendo el tiempo de pequeño viendo a Erika Eleniak en 'Baywatch'...

Madame de Chevreuse dijo...

Ni idea de ninguno pero me ha encantado "Bananaman does it again". Sólo por un lema así merece ser venerado.
Baci e abbracci

Noemí Pastor dijo...

Me encanta esta serie tuya. Estoy buscando un adjetivo para ella. Cuando lo encuentre, te digo.

raúl dijo...

pues, ni puñetera idea yo tampoco, la verdad. elogiable repositorio animado, oye.

saroide dijo...

Walaaaaaa. ¡¡Pero si yo tenía el peluche del elefante ese morado!! Pues me pillaría pequeña, supongo, porque recuerdo que me encantaba esa moñez jajjajaa. Muacks!!

Möbius el Crononauta dijo...

paulamule: vaya por dios

kar: sí, lo de la cabecera no debe ser gratuito, no...

Víctor Hugo: y bien que hizo usted

John P: seguramente sea lo mejor, sí

Angus: bah si no es para tanto, sólo son dibujos... muahahaha

SrNocivo: claro que es un clásico. A evitar, pero clásico. Supongo que para alguien en algún lugar será un clásico

supersalvajuan: pero se puede pasar bien igual

Aitor: Erika Eleniak... salía en la mejor peli de Steven Seagal. Desde entonces las tartas nunca me supieron igual

Madame de Chevreuse: Bananaman tenía las cosas claras, vaya que sí

Noemí: busque, compare, y si encuentra un comedor, busque sillas

raúl: a veces la ignorancia es un estado feliz

saroide: sí, es lo que tiene la infancia. Prueba a verla ahora, prueba, y verás...