martes, 16 de febrero de 2010

Haití

La peor desgracia que pueda sobrevenir a un país no son los desastres naturales, pues éstos pueden ocurrir en cualquier parte del mundo, aunque varíen las posibilidades. La peor desgracia para un país es ser olvidado, no sólo por el mundo, sino por sus propios gobernantes. Haití sobrelleva sobre sus hombres el peso de la historia, una historia con un inicio prometedor y un horrible desengaño. El pequeño estado de esa pequeña isla a la que arribaron los españoles pasó de ser colonia subyugada a un país independiente mal gobernado por dirigentes megalómanos y corruptos, y pasó de ser una colonia a rico a ser objeto de especulación de potencias extranjeras.

Y cuando la catástrofe del terremoto deje de ser noticia, me pregunto cuántos de nosotros seguiremos teniendo presente a Haití. A Haití o a muchos otros Haitís que hay en el mundo. Por desgracia creo que seremos pocos, y siendo sincero seguramente ni debería usar el plural. El mundo occidental seguirá su camino, dejando atrás sus parches momentáneos, y Haití continuará con el suyo. ¿Se puede hacer más? ¿Quién está dispuesto a hacer más?

Hay muchos haitís, como bien sabían Caetano Veloso y Gilberto Gil, quienes hablaban en su tema "Haiti" de un Haití que se cernía sobre su propia patria, Brasil.

14 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Así funciona el mundo. Sería bastante hipócrita decir que cuando te levantas por la mañana te pones a pensar en la gente de Haití, la verdad. Y creo que ni siquiera es algo egoísta... es que si no te preocupas por el vecino del 5º ¿qué sentido tiene preocuparse por gente que vive a miles de kilómetros cuya vida ni te va ni te viene? Me preocupo por la gente a la que quiero o conozco. Es elogiable que haya voluntarios y gente que arriesgue su vida por la de completos desconocidos, pero creo que el resto del género humano tenemos todo el derecho del mundo a pasar discretamente. Es una tragedia terrible y una puta mierda. Y ya está. Probablemente dentro de unos años pase otra igual o peor en otro lugar y lo único que espero es que no le pille a mis padres o a mis amigos o a mí. Lo que le pase a un chino pues como que me da igual. De la misma manera que yo le doy igual al chino. Y con toda la razón.

L´Esbarzer dijo...

Pues mira, yo desde hace bastantes años colabora (por ahora solo económicamente) con tres grandes ONG´s que además suelen colaborar entre ellas. Una se centra en los derechos humanos, otra en la ecología y la última en el desarrollo.

¿podría hacer más? seguramente, pero también sé que hago más, infinitamente más que muchos otros.

Por otro lado, lo que enseña el ecologismo político es que la catástrofes nunca son simplemente naturales. SIEMPRE son humanas. Siempre.

Lillu dijo...

Siempre se ha dicho (al menos en mi círculo) que lo que no sale en los medios, no existe. Hay gente que puede creer que ya no hay hambruna en África, porque ya no sale en las noticias, o que ya no hay guerras civiles en decenas de países. Los periodistas tienen el poder de poner en primera plana aquello que más les interese para sensibilizar a la población y la solidaridad vende mucho últimamente.

Yo estoy bastante de acuerdo con Aitor Fuckin' Perry: cada uno lleva su vida y no puede estar preocupándose constantemente por la de otros. Si en un momento dado puedes colaborar con algo o solidarizarte con alguna causa, pues bienvenido será, pero el mundo tiene muchos millones de personas y siempre estará descompensado.

saluditos

ROCKLAND dijo...

Toda la razón del mundo, amigo!
El gran problema de este país está aún por llegar cuando dentro de un tiempo pasará a un completo olvido y dependiendo de su suerte.

Lamentable.

Saludos.

GINEBRA dijo...

Es cierto: hay muchos Haitís y pocas o ninguna gana de verlos. El Mundo loco en que vivimos se interesa por cifras que no sean rojas, por números positivos en el balance anual de ganancias, ni haitís ni la gente que forman esos haitís perdidos en cualquier continente parecen importar. Es una vergüenza y algo lamentable, pero hay está.
Me encantó este post, Mobius. Besos

Erik dijo...

Es como el tsunami (no Karmele) que arrasó por Asia. No recuerdo donde. Y precisamente de eso hablamos. Si no sale en las noticias, no existe, como muy bién ha dicho Lilu. A ver ahora quién se acuerda de los derechos del Sahara cuando la mujer esa (perdon-pero-tampoco-recuerdo-su-nombre) ya ha vuelto ahí? Nadie.

Por eso me fascina el rock & roll, cambiando de tema. Quién se acuerda de Mick Taylor? Todo quisqui.

Muy bueno, Möbius.

paulamule dijo...

Y en cuanto deje de salir en telediarios nos volveremos a olvidar.
Salud.

ONIRICOSIS dijo...

buena y variada información en tu blog, visita el mio que observes mis trabajos(cortometrajes) en oniricosis:


http://oniricosis.blogspot.com

Dr. Quatermass dijo...

Pozí, tienes más razón que un santo, nos acordamos dos dias mientras sale en el telediario pero luego ya solo se acuerdan las empresas que se frotan las manos con el negocio de la reconstrucción. Como te dicen en otro comentario, así funciona el mundo...

boneslx dijo...

No estoy muy seguro de que en algún momento los haitianos nos hayan preocupado algo. Bueno, hablar de nosotros es excesivamente ambiguo. Respecto a estas catástrofes se podrían distinguir tres tipos de actitudes. Una la que realmente interviene por puro interés político, económico o de imagen. Otra la que realmente tiene un poco de altruismo en sus venas y da mucho de si mismo por echar un cable. Y luego la mayoritaria. Nada mejor para definirla que lo siguiente: “Un ejemplo de todos los días: la gente que da limosnas; en general, se considera que es más generosa y mejor que la gente que no las da. Me permitiré tratar con el mayor desden esta teoría simplista. Cualquiera sabe que no se resuelve el problema de un mendigo con un peso o un pedazo de pan: solamente se resuelve el problema psicológico del señor que compra así, por casi nada, su tranquilidad espiritual y su titulo de generoso”.

supersalvajuan dijo...

El olvido y todo lo demás.

CaminanteDeNoche dijo...

Corres tanto con las entradas que me pierdo, y yo no puedo correr porque no me las actualiza este blogger cabezón..


Muy de acuerdo contigo respecto a la existencia o no de ciertos países que solo son noticia cuando hay catástrofes.

Un abrazo

WOOD dijo...

Parece que las desgracias siempre se ceban con los que se encuentran en peor situación. Esperemos que el interes de la comunidad internacional no sea un espejismo en el tiempo. Conocí la isla y las gentes y es un lugar precioso. Existe una canción del fantástico primer álbum de Arcade Fire titulada "Haiti" que recomiendo que veas este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=AMrZxLwQB4Y. Abrazo.

Möbius el Crononauta dijo...

Aitor: respecto a lo del vecino... bueno, que yo sepa mis vecinos siguen teniendo casa y alimentos. Tendrán sus problemas, pero creo que es más lítico preocuparse por los haiteños que por el vecindario. De todas formas coincido en casi todo lo que dices, perooo...

L'Esbarzer: no, hay catástrofes naturales, pero se pueden agravar o aliviar según las catástrofes humanas

Lillu: evidentemente no se trata de estar todo el día precoupado, ni ser hipócritas como James Cameron. Supongo que sólo ser consecuentes y saber lo que pasa. Lo de los medios es totalmente cierto

Rockland: quizás ahora sea Níger, luego otro... pero nada cambiará

Ginebra: es lícito y normal que la gente se preocupe por sus números rojos, pero de repente la ayuda internacional se vuelca en un sitio mientras hay otros que están también hundiéndose. Es extraño y confuso

Erik: Sí, al final tendremos más presente a Mick Taylor que a Haití, y supongo que así debe ser.

paulamule: así será

Oniricosis: pues ahí queda eso

DrQuatermass: y así funcionará durante siglos, tal vez para siempre

bonesxl: aun así, ¿qué sería mejor, el mendrugo, la nada? ¿quién se esforzaría en enseñar a pescar?

supersalvajuan: sip

Caminante: corro, pero hay mucho que comentar

Wood: será un espejismo, porque la ayuda tal vez alivie, pero no curará