sábado, 6 de febrero de 2010

Fuga de Alcatraz (1979)

Sometimes I think that this place is a huge count. The prisoners count the hours, the bulls count the prisoners and the king bulls count the counts.

Las buenas películas carcelarias parecen ser a veces como una cultura en sí mismas, trasladando ciertas conductas, reglas y patrones de generación en generación. El hombre de Alcatraz (sin olvidar la francesa La evasión), basada en hechos reales, tenía ya algunos trazos que rescatarían posteriores films sobre prisiones estatales urbanas, incluída esta Fuga de Alcatraz. Pero fue esta última la que probablemente haya influido más en el imaginario colectivo, en la leyenda de Alcatraz y en las películas carcelarias que la siguieron.

El director Don Siegel vio en el papel del brillante y taciturno preso Frank Morris un vehículo ideal para su amigo Clint Eastwood, con lo que le ofreció trabajar juntos de nuevo, en lo que constituiría la quinta y, a la postre, última colaboración de ese estupendo binomio cinematográfico. Eastwood aceptó, y, efectivamente, el personaje de Frank Morris, que suelta cuantas menos palabras mejor, le iba como anillo al dedo.

Frank Morris existió realmente, y fue el artífice, junto a otros dos compinches, de la única fuga exitosa (al menos en dejar la prisión atrás) en la historia de la mítica penitenciaría de Alcatraz, que aceleró su cierre al desvanecerse su fama de "cárcel antifugas". El guión, basado en un libro que relataba todos los detalles de la fuga, fue muy fiel a los hechos reales, sobretodo en lo tocante a la increíble huída de la cárcel y la isla en la que todavía se levanta, relegada a atracción turística.

El estupendo guión de Richard Tuggle constituye un excelente punto de partida para un Don Siegel que había pasado por un pequeño base desde su última colaboración con Eastwood, sobretodo en el aspecto comercial, pero que tras su decadente, crepuscular y magnífica El pistolero (realmente el testamento cinematográfico del director) retomó con Fuga de Alcatraz su gancho comercial y su especial talento para la acción.


Morris hallando su "salvación" en la Biblia

Tras las prototípicas escenas iniciales en las que el preso llega, es fichado, desnudado, vestido con el uniforme y llevado a su celda, Siegel describe a Morris, el alcaide, su principal antagonista, y la prisión, en unas pocas escenas muy efectivas. Morris es un preso duro, silencioso, y con una mente superdotada; el alcaide (un estupendo Patrick McGoohan) es un ser autoritario, egomaníaco y cruel, que en cierto modo parece esconder tras su traje y su palabrería civilizadora a una especie de sádico, sentando las bases para la gran mayoría de alcaides cinematográficos que le siguieron. Por otro lado, en su entrevista con Morris el alcaide nos presenta en una sola frase a la mítica Alcatraz: "si desobedeces las reglas de la sociedad, te envían a prisión; si desobedeces las reglas de la prisión, te envían a nosotros". Toda una declaración de principios.

El ritmo de Fuga de Alcatraz nunca decae, atrapando al espectador hasta el final, siguiendo las andanzas de Morris en dos partes diferenciadas: su día a día en la prisión y el planeamiento y desarrollo de su osada fuga. Los personajes del film, que han devenido en arquetipos cinematográficos para toda película de acción ambientada en una cárcel que se precie, resultarán familiares a cualquier espectador: el matón-violador de duchas, el preso con mascota, el preso veterano (si es de color negro, mejor) que todo lo sabe de la prisión, el novato, y hasta encontramos a un preso con inquietudes artísticas, que protagoniza una escena que me dejó realmente impactado cuando vi el film por primera vez; desde luego nunca olvidaré ese momentazo en la carpintería, y la megafrase de Morris: "tenga, ponga esto en su informe".

Fuga de Alcatraz fue probablemente el último gran film de Siegel, mientras que Eastwood encontró en Morris a uno de sus más ideales personajes. Y, por encima de todo, Fuga de Alcatraz es sin dudarlo uno de los mejores films carcelarios de la historia.

8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Los crisantemos del final. Qué final!!!

Eurice dijo...

Estoy de acuerdo una vez más.
Uhmmm Attica!Attica!Attica!(soberbia interpretación, como arrenga a los espctadores de la calle contra los polis, Sorvino espectacular también en su papel de poli,brillante cuando le dice Sonny tramposo, traamposo...justamente hace dos días vino una amiga a casa y estuvimos viendo "Tarde de perros" y "Justicia para todos".
Ya sabes mi pasión por Pacino, tengo todos sus films y Tarde de perros es especial para mí.

ROCKLAND dijo...

Esta también la ví hace poco.
Por una extraña razón que se me escapa siempre me encanta las pelis con asuntos carcelarios.

Muy grande esta peli!

Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Esta y la de Burt lancaster ,las dos mejores sobre Alcatraz.
Un abrazo

VINCENT dijo...

Pues yo me quedo con una más reciente, Cadena Perpetua.

Buen Día

CaminanteDeNoche dijo...

Siempre es un placer disfrutar de la cultura que nos proporcionas en tu blog...y nunca mejor dicho se cumple, eso de...nunca te acostarás sin saber una cosa más.

Un abrazo.

txinomandinga dijo...

esta peli de carceles es la number 1...para mi sin duda...
salud!!

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: desde luego, es toda una poesía

Eurice: a ver si un día me hablas de "Pánico en Needle Park", todavía no la he visto

Rockland: esas pelis tienen un ambiente especial, ciertamente

Tsinapah: sí, no como aquella rocosa...

Vincent: "Cadena Perpetua" también es maravillosa, pero vamos algún guiño hay por ahí a ésta

CaminanteDeNoche: eso dicen, si se cumple, mejor

txinomandinga: y adem´sa una fuga 100% real