lunes, 18 de enero de 2010

Fawlty Towers

Bastaron dos temporadas para que la serie se convirtiera en toda una referencia de la comedia británica. Tras la insana e increíble locura de la etapa televisiva con los Monty Python, John Cleese, que había abandonado el barco antes de que éste llegara a puerto, volvió años después con otra comedia, aunque en esta ocasión no era una locura sin reglas, sino una sitcom más tradicional, aunque de excepcional calidad.

No es de extrañar que Cleese nos regalara tan sólo dos temporadas que nos dejan con ganas de mucho más. Realizadas y emitidas espaciadamente en 1975 y 1979, y escrita por Cleese junto a la que era por entonces su mujer, Connie Booth, las dos temporadas fueron cuidadas al extremo por la pareja. Cada guión era trabajado extensamente, y aunque reconozco que los dos primeros episodios me dejaron algo frío, no eran desde luego malos, y la serie cuenta con buenos capítulos, episodios muy buenos y auténticas obras magistrales del humor en dosis de media hora.

El ritmo de trabajo era agotador. Se dedicaba una semana de rodaje a cada episodio, y con el guión ya listo (aunque siempre susceptible a últimos retoques, improvisaciones y demás), se ensayaban las frases y las situaciones una y otra vez hasta lograr un cronometraje perfecto. La razón era que Fawlty Towers no consistía sólo en los dobles sentidos, la farsa y los típicos giros lingüísticos de los sketches de John Cleese (sin desdeñar las contribuciones de Connie), sino que además los episodios solían tener un ritmo endiablado y salvaje cercano al screwball que se combinaba perfectamente con puras situaciones del viejo slapstick del cine mudo, loq ue convertía cada historia de media hora en un complejo entramado de planos y secuencias que iban subiendo el ritmo y el paroxismo cómico hasta alcanzar un clímax humorístico al final de cada episodio realmente fuera de lo común, al menos en los mejores capítulos de cada temporada. El último día de la semana se dedicaba a rodar cada capítulo, y el lunes se volvía a empezar con los largos ensayos que duraban prácticamente todo el día.

Cada episodio se solía ensayar y rodar con público, lo que permitía a Cleese y Booth calibrar el alcance de cada gag, lo que a veces podía ser desesperante, como cuando la BBC llevó a un grupo de islandeses de visita por las instalaciones, para luego instalarlos de público. Imaginad la desesperación de Cleese al ver que ese día no había ni una risa y reinaba un completo silencio en el plató. Obviamente los islandeses no entendían una palabra, y se quedaron allí tan felices viendo un rodaje sin enterarse de nada.

El reparto de Fawlty Towers fue tan extraordinario y acertado como requerían los textos de la pareja Cleese-Booth. Cleese interpretaba a Basil Fawlty, el maleducado y roñoso dueño del hotel, temeroso de su mujer, despreciativo con las clases bajas y adulador hasta el vómito con los clientes de bolsillos repletos. El personaje de Basil nació de un personaje real, un hotelero de Torquay donde se alojaron los Monty Python en una de sus escapadas para rodar alguns exteriores. John Cleese asegura que aquel tipo fue el hotelero más grosero que haya conocido jamás.
La mujer de Cleese, Connie, interpretaba a la camarera, chica para todo y mano derecha de Basil, mientras que Prunella Scales estaba magnífica como la dominante e indolente esposa de Basil (en palabras de éste, su little nest of vipers), y co-propietaria del hotel. Junto al propio Cleese el personaje más genial de la serie era Manuel, un camarero emigrado desde España con un rudimentario conocimiento del inglés, y que protagoniza junto a Basil muchos de los mejores sketches de la serie. Manuel fue magníficamente interpretado por Andrew Sachs, un actor de origen alemán cuyo mejor talento no fue una correcta imitación del acento español, sino una expresividad y vis cómica alucinante. No hay más que ver cualquier entrevista suya para ver que el tipo es pura expresividad, parece un Mel Brooks británico. Bueno en realidad es mejor. Curiosamente al estrenarse en España Manuel se transformó en un camarero italiano. Supongo que nos gusta reirnos de nosotros mismos, pero no que lo hagan los ingleses. Más curiosamente aún, en su emisión en Cataluña Manuel también era italiano, pero en Euskadi Manuel se quedó en español. Lo cual creo que es bastante expresivo por sí mismo. Por último cabría citar a Ballard Berkeley que también está muy bien como un chocho ex-militar que reside permanentemente en el hotel. Además de todos estos habituales en cada episodio van pasando distintos personajes, unos más memorables que otros, que sirven para animar el cotarro.


Basil en un clásico "diálogo" con Manuel

Por supuesto, es obligado el visionado en versión original. Ni siquiera sé la calidad del doblaje en español, pero a John Cleese es imprescindible escucharle en su particular inglés, por no hablar de las bromas con Manuel, en su mayoría intraducibles. Así que buscad la serie, compráosla o lo que queráis, y no saldréis defraudados. De hecho os aseguro que los escasos 12 capítulos (sí, así de cruel es John Cleese) os sabrán a poco. Y buscad por Youtube entrevistas con el elenco, especialmente con John Cleese, cuyas apreciaciones sobre gags, humor, escenas de la serie y demás son auténticos tratados de buena comedia. Y es que Cleese era un monstruo, en esta serie está brutal.

No he logrado dar con ninguna escena subtitulada de la serie, pero os dejo con uno de los mejores momentos del segundo capítulo de la primera temporada, "Un toque de clase". Confusión de palabras con on those trays (Basil se refiere a las bandejas) y un dos tres. Simple, pero efectivo. Y este sketch no es nada amigos, hay más, mucho más.

13 comentarios:

L´Esbarzer dijo...

No sé ni cómo ni cuando pero algún gag de la serie sí que he visto.
Y para los enlaces? el mejor historiador del RnR que pulula por la blogosfera: el señor Aitor Fuckin´ Perry. Dale unos minutos y ta habrá encontrado quince enlaces par adescargárte la serie con un simple clic.
Apuesta por ello.

Saludos

TSI-NA-PAH dijo...

Que grande es John Cleese, por dios que lo hagan primer ministro!!!.
Saludos

Guysecretan dijo...

Hola,

Pasaba por aqui (y visto lo visto, me quedo)y sólo comentar que en la versión catalana, Manuel, pasaba a ser MEJICANO (aun recuerdo ese "Manueeeeel" de john cleese con acento mejicano).-

Por lo demás, que GRAN SERIE. Suscribo palabra por palabra, lo escrito.

Ciao.

supersalvajuan dijo...

Una foto con pintas.

David dijo...

Lo de "on those trays" es clásico. Lo que me pude reír con esto, señor. Buenísimo.

Perem dijo...

Master, sabes que no recuerdo haber visto ni un solo capitulo.

Un saludo.

Il Cavaliere dijo...

Yo también voto por John Cleese for Premier..jajajaja

edhigy dijo...

12 capítulos, poca gente sabe para a tiempo.

Downloading, my friend.

Adrian Vogel dijo...

Jejeje en el pack del DVD de hace un par de navidades Manuel from Barcelona ¡era italiano!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Sorry, mis testitentaculos no llegan tan lejos, pals. Por cierto, tengo otra vez el problema de las tildes. As´´i, sin m´´as. Jarl. Y lo de mejor historiador... ex aquo con el Crononauta, m´´inimo. Y dejo de escribir que es una tortura. ¿Hay tiendas de inform´´atica 24 horas?

Señorita Puri dijo...

Yo tengo una foto con la figura de cera de Manuel sacada en el Mma tussauds de londres. Adoro esta serie, adoro a John Cleese.

Dr. Quatermass dijo...

Buenas!

Una de las mejores series sitcom de la historia. Lo del baile de nacionalidades de Manuel es para alucinar.

John Cleese ha sido un grandisimo comico, pura expresividad, oral, gestual, dominaba todo.

Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

L'Esbarzer: no lo dudo, pero tengo la serie completa... maldición ¿qué porras estás leyendo?

Tsinapah: ¡o bloody Papa!

Guysecretan: bueno si lo dices así supongo que tienes razón. En fin, puedes volver cuando quieras, amigo Guy

supersalvajuan: de stout

David: y los hay más salvajes. Un saludo safarista

Perem: pues refresca la memoria

IlCavaliere: Cleese nuestro gurú británico del bigote viváceo

edhigy: enjoy it, my friend

Adrian: para no herir suspicacias, claro

Aitor: déjate de tildes, y tentaculea, you funny little person!!

MissPuri: sin duda sabes elegir bien la cera. Yo tengo una con un tal Monty, pero no era Python ciertamente

DrQuatermass: John Cleese es un puto genio, y efectivamente, "Fawlty Towers" es una de las mejores comedias de la historia