viernes, 8 de enero de 2010

El reinado de Elvis: de Tupelo a Memphis

1935-1953

Resulta extraño, casi increíble, lo rápido que cambió el mundo tras la Segunda Guerra Mundial, entre ellos el mundo (y la industria de la música). A finales de los años 40 parecía que el caldo de cultivo estuviera preparado, listo para ser inoculado en una generación de jóvenes más deseosa que nunca de salirse de lo establecido, con una gran diferencia: tenían dinero en los bolsillos. Y de la vorágine que aquel nuevo invento llamado rock and roll estaba empezando a generar, surgió la figura idónea para el trabajo idóneo, el de llevar esa nueva música negra a un nuevo estadio. Por supuesto, Elvis fue mucho más que un mero vehículo. Fue muchas cosas. Tantas como adjetivos puedan escribir o pronunciar sus admiradores; tantas como desplantes y murmuraciones puedan imaginar sus detractores. Porque Elvis fue, entre otras cosas, un icono nortamericano del siglo XX, lo que es decir un icono mundial. Seguramente, a fin de cuentas, Elvis simplemente fuera el rey del rock and roll.

No siempre es fácil hablar de gente como Elvis, los Rolling y otros colosos que tanto significan para muchos de nosotros en unas pocas líneas, más cuando se quiere hacer algo parecido a una biografía. Para no caer en un extensísimo artículo se puede acercar uno pasito a pasito. Este nuevo Especial no trata de ser algo exhaustivo, ni quien os escribe cree que fuera capaz de ponerse a la tarea lo mismo que cualquier biógrafo del Rey. Para eso están las librerías. Simplemente es repasar poco a poco la carrera de Elvis, con un poco de biografía, unas cuantas anécdotas, y música. Por lo tanto, repasemos primero la infancia del Rey, y con el tiempo, año a año, disfrutemos de la vida y milagros Su Majestad Elvis Presley.
-------------------------------------------------------

Elvis Aaron Presley venía al mundo un 8 de enero de 1935 en la pequeña localidad de Tupelo, Mississippi, donde unos años antes se habían conocido sus padres, Vernon y Gladys. Su hermano gemelo Jesse nació muerto, lo que le vinculó más a sus padres, especialmente a su madre, quien siempre le dijo que su fallecido gemelo le había dado toda su fuerza al morir.

Elvis creció sobreprotegido bajo los cuidados de su madre, muy apegado a sus padres y algo alejado de una familia numerosa de primos, tíos y tías. Por ejemplo, el tío de Vernon era el alcalde de East Tupelo, una barriada pobre de Tupelo situada al otro lado de la carretera que cruzaba la ciudad hacia Saltillo. El pequeño Elvis dio sus primeros pasos en el cobertizo de dos habitaciones que el propio Vernon había construido con un préstamo.

Vernon era descrito por muchos como un hombre algo taciturno, muy trabajador, y poco ambicioso, quizás demasiado poco ambicioso. Iba de trabajo en trabajo como muchos en aquella época, y velaba por el bienestar de su familia, pero parecía conformarse con eso. No fue extraño pues que en los años siguientes la familia Presley fuera cambiando de residencia, yendo de hogar en hogar y de casa de alquiler en casa de alquiler, ya fuera por trabajo o por no tener que buscar residencias más baratas. Llegado el día, Elvis juró que lo primero que haría cuando ganara bastante dinero sería comprar una casa a sus padres.

Elvis creció muy apegado a su madre, con quien desarrolló un vínculo especial. Gladys trabajaba en hospitales o en alguna fábrica cuando la situación lo requería, y durante la guerra Vernon dejó Tupelo para trabajar en una fábrica en Memphis. No fue la única ocasión en que Vernon se separó de la familia por un tiempo; tiempo atrás paso unos meses en la cárcel por intentar falsificar un cheque. Desde pequeño Elvis desarrolló una curiosa pasión por la música, escuchando country en la radio o gospel en la Iglesia. Dicen que en octubre del 45 Elvis participó en un concurso radiofónico con otros compañeros de la escuela y otras escuelas rivales. No parece que llegara a destacar.

De hecho, resulta difícil creerlo viendo al Elvis glamuroso y estrella, pero lo cierto es que el pequeño Presley siempre fue un chico tímido, de esos que nunca destacaban en clase ni en el colegio. También es cierto, por otra parte, que son muchos los tímidos que con el tiempo se transforman en bestias pardas del escenario. El primer paso de esa transformación tuvo lugar cuando Elvis contaba con 11 años. Llegado su cumpleaños su regalo fue una vieja guitarra. Algunos familiares le enseñaron unos cuantos acordes, y el nuevo pastor de la comunidad, Frank Smith, fue su primer mentor guitarrístico. Un par de años después Elvis acudía a un programa de radio local donde actuaban músicos en directo y se permitía a artistas amateur cantar y tocar. Quizás fuera aquella la primera actuación del futuro Rey.

El Elvis adolescente siguió siendo un chico cabizcajo y retraído, que vestía el habitual peto o mono de trabajo con el que muchos imaginamos a los chicos sureños, que trataba de aprender a tocar la guitarra a la mínima oportunidad, recibiendo lecciones u observando atentamente, y que no se perdía ningún sábado noche el Grand Ole Opry por la radio.


Elvis, a la derecha, en sexto grado

En aquellos años comenzaron a llegar muchos cambios. En 1946 la familia se trasladaba de East Tupelo, donde eran una familia respetada aunque algo peculiar, al centro de Tupelo, donde acabaron en una pequeña casucha justo al lado del barrio negro. A finales de 1948, cuando Elvis estaba en octavo grado, la familia Presley se trasladaba Memphis, donde Vernon y Gladys esperaban encontrar mejores oportunidades y más trabajo. El primer año en Memphis fue duro para Elvis: el traslado, una ciudad más grande, muchas mudanzas y traslados de una habitación de alquiler a otro, y un cambio de escuela. Finalmente, en septiembre del 49, los Presley lograron el ansiado permiso para ocupar un piso de protección pública en Lauderdale Courts. En la escuela Presley se junta con unos pocos locos de la música como él y se apasiona por los cómics. La vida seguía, mientras que en enero de 1950 un tal Sam Phillips abría el Memphis Recording Service en el 706 de Union Avenue.

Para 1950 Elvis ya no era un chico vestido con mono de trabajo, sino un chaval que se llevaba la guitarra a al escuela siempre que podía y que empezaba vestir con vaqueros y a dejarse crecer el pelo. Durante un tiempo recibió clases de guitarra del pequeño delicuente e hijo del reverendo de la familia. Al llegar la secundaria, Elvis ya tenía un trabajo en una fábrica, se peinaba con loción y vaselina y llevaba largas patillas. Los zapatos brillantes y los trajes de colores atrevidos no tardaron en llegar. Disfrutaba de la compañía de mujeres, ya fueran de su edad o amigas de su madre, simplemente porque se sentía más a gusto con ellas que con los chicos. Seguía siendo un chico tímido que prácticamente sólo tocaba o cantaba para otros a oscuras, pero en su aspecto se leían sus ansias de diferenciarse y de destacar al mismo tiempo.

Siempre que podía Elvis se escapaba al cine, a tocar, escuchar la radio o se iba a la tienda de discos Charlie's, en donde, como en muchas otras tiendas de discos de su época, uno podía pedir un batido o una cocacola, poner música en el jukebox, o meterse en las cabinas a escuchar discos durante horas. Seguía disfrutando con los grandes grupos corales gospel, con el country, y con el blues de los barrios negros. No era el único blanco en interesarse por aquellos sonidos negros. El mismo Sam Phillips estaba siempre a la caza del último talento negro al que grabar, mientras que el DJ Dewey Phillips (sin parentesco alguno con Sam) volvía locos a los jóvenes de Memphis desde la WHBQ-AM con su rhythm & blues y sus diatribas incendiarias. Por otro lado, Elvis también aprovechaba la menor oportunidad para colarse en las reuniones negras de gospel como las 'All-Night Gospel Singings', donde los negros religiosos cantaban himnos al Señor hasta el amanecer.

En el sótano del edificio donde vivía Elvis, él, su amigo Buzzy y otro montaban, previo permiso, una especie de guateques con palomitas, cocacola y un tocadiscos, cobrando 25 centavos de entrada. De vez en cuando Elvis cantaba y tocaba para los asistentes. Entre música, cine y su trabajo, las notas del joven Elvis comenzaron a caer en picado. Mientras, la familia tuvo que acometer una nueva mudanza cuando las autoridades consideraron que los ingresos de los Presley rebasaban el máximo establecido para disfrutar del piso de protección pública. Sin embargo la familia no fue muy lejos, y consiguieron otro piso en el barrio.

Por entonces Elvis conoció a un jugador de fútbol llamado Red West, mientras su vida seguía entre la música y los estudios, ya que sus padres le habían obligado a dejar el trabajo para que se centrara más en sus notas. De todas formas, siempre que podía, Elvis ponía algo de gasolino al Lincoln y familiar y se paseaba orgulloso por las calles de Memphis. En abril del 53 Elvis actuaba en una fiesta del instituto, donde apenas destacó entre los varios participantes en el programa de aquella noche. En junio de ese año Elvis se graduaba y entraba a trabajar poco después en una tienda, para luego acabar en la fábrica Precision Tools.

En algún momento de aquel verano Elvis cruzó la puerta del Memphis Recording Service, donde se presentó a la secretaria y ayudante de Sam Phillips, Marion, buscando el modo de grabar algo decente con su vieja guitarra. Todo indicaba a que tocar para amigos y familiares estaba bien, pero Elvis quería, sin duda, algo más. Para ello eligió grabar un vinilo en un estudio profesional. Tras pagar unos cuantos dólares Elvis pudo entrar en la sala de grabación para tocar y grabar un par de temas: "My Happiness", un éxito del 48, y "That's When Your Heartache Begins", una balada. En los controles se sentó un poco impresionado Sam Phillips. Con una vaga promesa de una llamada y un vinilo bajo el brazo, Elvis salió del Memphis Recording Service ilusionado con que tal vez hubieran visto algo en él y pudiera comenzar su carrera artística, de algún modo. Pero el verano dio paso al otoño, y el otoño al invierno, y 1953 acabó sin llamada alguna, aunque Elvis nunca dejó de pasarse por el estudio de vez en cuando para ver si había noticias. Pero no las hubo. Al menos, no por el momento...

Para saber más: Guranilck, Peter; Elvis: Último tren a Memphis

Capítulo II: 1954


17 comentarios:

Eurice dijo...

Adoro su voz, su fisico,todo.
Crecí escuchandole y para mi como tengo escrito en el desván es el único rey verdaderamente elegido por el pueblo.
Fue único e irrepetible, por muchos imitadores que haya su tremolo vocal es genial.
Un beso My Lord

ROCKLAND dijo...

Una entrada a la altura del mito, si señor!!!

¡¡Feliz cumple Elvis!! Your music forever in our hearts.

Saludos.

L´Esbarzer dijo...

Es el Rey indiscutible del RnR.
No hay duda ni heredero!!

Un abrazo

Il Cavaliere dijo...

Enorme entrada para este dia tan especial


Felicidades al Rey!

Saludos

Lillu dijo...

Continuará, no? :D Gran homenaje al Rey, que mira que lo tuvo difícil al principio! Yo le dedicaré la música de mi blog la semana que viene :)

saluditos!

supersalvajuan dijo...

Suspicious mind forever!!!

KingMatt dijo...

Larga vida al Rey

Un Saludo.

paulamule dijo...

No me ha quedado bien claro quién era este tipo. ¿Me lo puedes repetir? Ja, ja, ja.
Salud.

Belén dijo...

Me lees la mente, he estado esta semana especialmente obsesionada con la música del rey...

Besicos

Eurice dijo...

He vuelto para decirte que he colgado en este día una foto y un video de ÉL...además me he tomado la libertad de recomendar tu blog y esta entrada en especial a los que posan su mirada en mi oscuro desván, espero que no te haya molestada My Lord.
Un abrazo

Al� Reyes dijo...

No sabía los detalles de la infancia y adolescencia del rey. Gracoas hermano

Adrian Vogel dijo...

Elvis Pelvis. long live the King!

txinomandinga dijo...

vaya post mas kojonudo...el rey es el rey...el rey vive...viva el rey
saluds!!

günner dijo...

El libro del Último Tren a Memphis lo empecé hace tiempo, pero hacia la mitad lo dejé porque me aburría tanto dato, pero igual lo retomo...

Elvis fue el más grande.

WOOD dijo...

Collons, menudo homenaje a los primeros 18 años de Elvis. Abrazo.

Möbius el Crononauta dijo...

Eurice: nada añadir, fue el auténtico rey

Rockland: lo bien que se lo estará pasando en su isla

L'Esbarzer: el rey sin guitarra, la tierra sin rey

IlCavaliere: gracias brother

Lillu: de momento, continuará

supersalvajuan: we can't go on together..

KingMatt: salve

paulamule: uno que conducía camiones y...

Belén: como muchos de nosotros

Euricebis: gracias por la recomendación, todo un detalle

Alí: de nada, man

Adrian: aye!

txinomandinga: siempre monárquicos

günner: pues a mí me parecen estupendos esos libros, precisamente por los datos

Wood: ja veus

saroide dijo...

Me encanta esta entrada, me quedé aquí hace unos días; según vaya teniendo tiempo iré avanzando en la carrera de Elvis, gracias a tu blog. Por cierto, una chorrada: me encanta que alguien criado en Tupelo se haga famoso por su pelo :P