lunes, 9 de noviembre de 2009

El muro pt. 2

Fue una de las confusiones más famosas de la historia la que acabó de precitar unos acontecimientos que claramente ya habían desbordado a las autoridades de la Alemania del Este en lo que fue un proceso global de desovietización de la Unión Soviética que había pasado por Polonia y Hungría, era un camino incierto, y las interveciones desde Moscú en Budapest y Praga no habían sido olvidadas.

Mis recuerdos de aquellos días son algo confusos; sí recuerdo que las noticias no paraban de llegar, y cada dos por tres estábamos pegados a los televisores. Sabía que era algo importante, pero desde luego no era consciente de todo lo que implicaba el hecho de aquel 9 de noviembre unos alemanes de un lado pasaran a otro lado ante la atónita mirada de unos guardianes entre los que había reinado la confusión, confusión que había ido pasando de escalafón en escalafón desde el mismo Politburó, con el anuncio precipitado de Günter Schabowski incluido. Sin duda aquellos momentos debieron de los más felices de la historia de Alemania, y también de los más ineficaces y confusos. Algo a lo que estamos acostumbrados por aquí, desde luego.

Veinte años después, se sigue hablando de dos Alemanias. No en lo político, pero si en lo económico y en lo social. Hay descontentos y nostálgicos, problemas de paro, distintas visiones de la vida, neocomunistas y neonazis... al fin y al cabo, todo sigue estando muy reciente. Pero ahí sigue esa nueva Alemania, poderosa como antaño, y, de momento, sin ganas de invadir a nadie. El muro físico ya no está, el psicológico tal vez tarde más en caer, pero por lo general seguro que están mucho mejor. Y la cerveza sigue estando tan fría como siempre y las alemanas siguen tan rubicundas como siempre. Y espero que siga así, que algún día me quiero pasear por lo que en su día fue parte del Telón de Acero sin trabas ni documentos, así en plan Los Rodríguez.

Bien, evidentemente, y aunque siempre venga muy al caso cuando se habla del Muro de Berlín, el muro de The Wall de los Pink Floyd no era precisamente la división de cemento y hormigón de la vieja capital alemana, sino un muro de las fobias y extraña paranoias de la mente de Roger Waters. Con todo, la prefiero mil veces al "Winds of Change" de los Scorpions. A los de Klaus Meine no los relaciono con Berlín, sino con Tokyo, pero ésa es otra historia.

15 comentarios:

Lobo de Bar dijo...

Es curioso que se haya asociado tanto la canción de Waters con el muro de Berlín, quizá esos dos muros tengan más semejanzas de lo que a simple vista parece...

Tarquin Winot dijo...

Bueno, el zumbado de Waters también ha puesto mucho de su parte para cimentar el paralelismo. En realidad, ambos muros sirven para lo mismo: no ver lo que hay al otro lado.

WOOD dijo...

Me sucedió algo similar a tí. Abundantes noticias. Sabía que era algo importante pero no era consciente de su trascendencia. Es una pena que todavía se mantengan secuelas de ese sombrío muro. El otro día leí a un experto en el tema que decía que se necesitan 20 años más para acabar con dichas secuelas. Abrazo, Mobius, y que suene fuerte "Another Brick in The Wall".

"EnLaCuerdaFloja" dijo...

Yo siempre pensÉ que el muro de Berlín.

Es decir;The Wall de Pink Floyd tenìa mucho que ver con el muro de Berlín si no todo

Muchos muros nos quedan Crononauta
Saludos

Milgrom dijo...

Yo recuerdo que era algo importante ya que mis viejos estaban superpendientes de las noticias de la tele, pero para mí, realmente, no supuso nada hasta que no fui algo más mayor. Cosas de las prioridades que se tienen cuando se es un niño.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Diantre, pues yo me quedo con los horteras de Scorpions, Pink Floyd superan y desbordan a un sleazy amante de la laca. Supongo que el equivalente de mi generación será el 11-S. Siempre que recuerdo ese día recuerdo que estaba tan agusto viendo la Vuelta por Eurosport y el comentarista (Antonio Alix) avisó de lo que estaba pasando. Bueno, y que hubo caída en el pelotón y sprint. Ya ves, Crononauta, la memoria es algo acojonante. Mañana tengo un post sobre el muro y el comunismo... pero... no sale Pink Floyd precisamente. Hail Meine.

TSI-NA-PAH dijo...

Como dije en otro post,lo que mas recuerdo es que queria ir a Berlin en esa epoca y no fui,y eso lo lamento mucho.Un muro de verguenza humana.
Saludos

Alí Reyes H. dijo...

No sé hasta qué punto estarás de acuerdo conmigo. Pero creo que la gota que derramó el vaso de las frustraciones reprimidas que generaba ese muro de la innominia fue el videoclic NIKITA de Elton Jonh...Te agradecería que lo revisaras por favor

ROCKLAND dijo...

Yo también tengo recuerdos confusos de aquel día. Tampoco era muy consciente de lo que estaba ocurriendo y la trascendencia que iba a tener.
Hoy sonará en casa ese "The Wall" de Pink Floyd a buen seguro.

Saludos.

Erik dijo...

Como puedes preferir a Pink Floyd antes que los Scorps?

Yo la verdad que todo esto del muro no lo viví y poco puedo opinar, pero te aseguro que era el más freak de clase y cuando tocó hacer todo este tema en el instituto ya me sabía la mitad de la guerra fría.

Y lo dicho, las alemanas mejor rubias. Pero no como la Merkel.

PD: hace horrores que no me paso perdónperdónperdónperdónperdónperdónperdónperdónperdón!

Saludos.

supersalvajuan dijo...

Hay demasiados muros en pie. Y que no se nos olviden los millones de muertos del comunismo. Nunca.

LoRbAdA dijo...

Cuando esto sucedió yo tenía 5 años así que no recuerdo nada pero soy consciente de la trascendencia que tuvo. Aún así es una lástima que hoy se sigan cometiendo los mismos errores como con Israel.

Perem dijo...

Master, hoy ya llevo varias escuchas de Comfortably Numb.... el antoher brick, lo dejo para mejor ocasión.

Una buena clase de historia, el prob es que no se si se habrá aprendido de errores pasados.....

Un saludo, y creo que no es de momento, es definitivo, Alemania, por suerte ya tiene bien aprendida la lección, eso si, necesitó dos lecciones no una, pero bueno, eso forma parte del pasado.

Un saludo.

Lillu dijo...

Vaya, pues yo estaba convencida de que la canción de Pink Floyd tenía que ver con el Muro de Berlín! Creo que con el tiempo se ha creado esa relación ficticia y casi se ha asentado, jaja.

saluditos

Möbius el Crononauta dijo...

Lobo de Bar: quizás, quizás

Tarquin: es que Waters será rarito, pero lo que es tonto, no lo es

Wood: Seguro, si fueron 40 años bajo los soviet, al menos otros tantos harán falta para que la cosa se normalice del todo

Enlacuerdafloja: tiene que ver en parte, pero como muchas cosas en esta vida

Milgrom: evidentemente no se podía comparar a Gorbachov con un He-man, no había color, salvo en la calva de Gorbi

Aitor: Pink Floyd son grandes. Los Scorpions también. Pero antes que con la aburrida "Winds of Change" me quedo de lejos con "The Wall pt.2", sin dudarlo.

Tsinapah: debía ser curioso viajar a Berlín en aquellos tiempos, curioso por decir algo vamos. De todas formas yo quiero recorrer esas calles algún día de estos

Alí Reyes: no sé cuantos fans de Elton John habría al otro lado del muro. A lo mejor fue él quien movió los hilos en Leipzig. No me sorprendería, desde que se puso pelo Elton lo podía todo

Rockland: espero que haya sonado ese gran disco, amiguete

Erik: como le decía a Aitor, desde luego antes que "Winds of Change" prefiero "The Wall". Para otras cosas prefiero a los Scorpions. No, la Merkel no.

Shame on you!

supersalvajuan: siempre hay demasiados muertos, en todas partes, con demasiados muros.

Lorbada: es que en Israel tampoco se andan con chiquitas

Perem: eso dijeron los romanos, y mira como les fue...

Lillu: pues hombre, así directamente, no. Pero la relación bien que le vino a Waters cuando todo aquello