sábado, 10 de octubre de 2009

Barrio Sésamo

Hace 30 años comenzaba a emitirse en España este grandioso programa infantil. En sus comienzos la estrella era la gallina Caponata, pero la temporada que recuerdo es la de Espinete, el erizo rosa que iba en bolas y se ponía pijama para dormir, y sus amigos Chema, Ana, con la que todos querían jugar, los niños y Julián, que siempre regalaba los caramelos y chuches de su puesto. De pequeño me preguntaba por qué el kioskero de la esquina no hacía lo mismo. De mayor me pregunto, ¿de qué porras vivía Julián si nadie le compraba nada nunca? Y por supuesto no nos olvidemos de Don Pimpón, que nos introdujo al mundo de los marajás y los viajes en globo.

Y qué decir de los míticos personajes del Sesame Street original creados por Jim Henson: el formidable dúo Epi y Blas, Coco y su alterego Supercoco, el cazalloso reportero dicharachero rana Gustavo, el monstruo de las galletas, Juan Olvido, el carismático conde Draco, las canciones sobre letras y el Mahna-Mahna, Pepita Pulgarcita, etc. Era grande volver del colegio y lanzarse corriendo sobre el sillón para asistir al ritual televisivo de ver a Espinete haciendo el vago por doquier junto a la gente del barrio, y a los muñecos haciéndonos reir y enseñándonos los números, la diferencia entre cerca y lejos, que no hay que pisar la llevar, y todas esas cosas, mientras deglutíamos pan con nocilla, colacaos, mortadelas y todas esas cosas que solían merender los críos.

Sí, eran días más inocentes, con programas para niños a las horas en que los niños ven la tele, sin marujerías ni tontas de pechos inflados, ni gayers que hablan del corazón, ni testimonios viles ni sorpresas a gente que va a programas, y, en fin, todo eso que hay hoy en día. Creo que Epi, Blas y los demás han vuelto por las mañanas en Los Lunnis, y eso está bien. Aunque por supuesto muchos retacos flipen con como quiera que se llamen los bichos amarillos españoles, nunca podrán competir con el monstruo de las galletas y esa gente.

Hoy en el prime time no sé si podría sobrevivir Barrio Sésamo. A Julián le arrestarían por regalar caramelos a los niños a todas horas, acusándole de pedofilia; al pobre Chema si no se lo llevaría la DEA por tanta harina que llevaba siempre le atracarían y saldría en España Directo; a Don Pimpón nadie le daría de comer y acabaría contando sus historias de marajás en Callejeros; Ana tendría que acabar ganándose la vida jugando con los del barrio, pero no con los niños sino con los mayores, y Espinete acabaría atropellado por unos bakalas borrachos, acostumbrado a vivir en tiempos donde había calles sin coches. Y Epi y Blas, bueno, seguro que seguirían siendo el blanco de la ira de los evangelistas por promover la cohabitación entre personas del mismo sexo.

Barrio Sésamo, aquel programa infantil. Como diría Obi Wan, un programa más noble para tiempos más civilizados. Seguramente no lo eran, pero en la televisión al menos lo parecían. Joder si es que es escuchar la sintonía y se me humedecen los ojos. Mirando atrás, que bonito parece siempre todo, ¿eh?

17 comentarios:

Lillu dijo...

Ooh, qué tiempos aquellos!! A mí me encantaba Barrio Sésamo, y por supuesto, merendaba todo lo que tú dices... echo de menos los bocadillos de nocilla, y hasta la mortadela!! (argh).

Hoy en día, ciertamente, creo que a los niños todo aquello les parecería todo muy ñoño, pero estoy convencida de que sería bueno para su crecimiento, que hoy en día está demasiado acelerado por el ocio tecnológico. Yo veía Barrio Sésamo con 10 años o más, y encantada de la vida. Hoy posiblemente me llamarían infantil :/

Y a Espinete ahora lo detendrían por exhibicionismo XDDDD

saluditos

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Yo que estoy en la generación intermedia entre la vuestra y la de mierda que viene por detrás (nacidos de 1992-96 para adelante) les veía por La 2, y los dibujos animados que había con Gonzo, Peggy y cía. Y los Fraggel Rock, of course. Obi Wan Crononauta, tienes tanta razón en todo lo que dices aquí que es triste. En especial los dos últimos párrafos.

L´Esbarzer dijo...

Y cualquier juguete
lo puedes conmpartir con Espinete
y con Don Pimpón,
porque esto es, como tu ya sabes,
el Barrio Sésamo, el Barrio Sésamo.

Saludos.
PD y cunado iba a la uni desayunaba viendo al Chavo del 8 (y a Don Ramón y la Chilindrina!!)

supersalvajuan dijo...

Irrepetible.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

¡Es verdad, Esbarzer! El Chavo y su alter ego, el Chapulín Colorado, cuando era pequeño los echaban por La 2 también jajajaj

Si es que los críos de ahora es normal que vengan con malos instintos, nosotros nos hemos criado con obras maestras.

Perem dijo...

"Hoy en el prime time no sé si podría sobrevivir Barrio Sésamo. A Julián le arrestarían por regalar caramelos a los niños a todas horas, acusándole de pedofilia; al pobre Chema si no se lo llevaría la DEA por tanta harina que llevaba siempre le atracarían y saldría en España Directo; a Don Pimpón nadie le daría de comer y acabaría contando sus historias de marajás en Callejeros; Ana tendría que acabar ganándose la vida jugando con los del barrio, pero no con los niños sino con los mayores, y Espinete acabaría atropellado por unos bakalas borrachos, acostumbrado a vivir en tiempos donde había calles sin coches. Y Epi y Blas, bueno, seguro que seguirían siendo e lblanco de la ira de los evangelistas por promover la cohabitación entre personas del mismo sexo."

Lo mejor que he leído últimamente. Has estado genial ahí.

Un saludo.

John P. Maaaula dijo...

¿ Qué tipo de bicho era Don Pimpón? ¿Un oso? ¿ una magdalena? Un misterio que me atormenta desde la infancia, jeje.

Un saludo

ROCKLAND dijo...

Buuaaa!!! ¡¡30 años ya!! Virgen santa como pasa el tiempo.
¿Qué más se puede decir?

Mítico e irrepetible!

Saludos

paulamule dijo...

Sí Barrio Sésamo no estaba mal pero Espinete y Caponata me sacaban de quicio. A mí lo que me gustaba de verdad eran los primeros que se llamaban Ábrete Sésamo. Esos sí eran unos clásicos.
Salud.

Blue Monday dijo...

Joder, que soy del 71, me voy a poner a llorar tío. Que tiempos aquellos.
Abrazos desde la cueva.

without dijo...

30 años?
30 años ya?
en serio 30 años???
Bah! seguro que son menos...si seguimos siendo unos críos...o no!

EURICE dijo...

¡ATIZA! no sabia que hacia tanto tiempo :(
¡jdr! que mayor que soy.
Anda que no he dado yo papillas a mis hijos viendo el programa.
Es de eso que siempre se quedarán en el recuerdo atados a momentos muy felices.
Un cálido abrazo My lord

saroide dijo...

Qué ternura. Una compañera de curro tenía un amigo que iba en el famoso tren de Barrio Sésamo: eso daba envidia cochina.
Y qué me dices del vídeo de los números ese de Un, dos-tres, cuaaaatro cinco seis siete ocho nueeeve diez, tu, tututurururú :P

Adrian Vogel dijo...

Me pillaron ya mayorcito. Se los puse a mi hijo (cumplió 11 el mes pasado) y no entró en ese mundo. Le gustaban sí, porque se los ponía. Pero nunca pidió verlos. Como hacía con los Tweenies u otros.

WOOD dijo...

Me siento ahora a ver con la nana "barrio sesamo" y todavía flipo. Abrazo.

raúl dijo...

yo y mi llama, pues llama se llama, vamos a la clínica dental... en fin, contra el panorama desolador de lo que hoy sería barrio sésamo siempre nos queda la inmaculidez de los recuerdos!

Möbius el Crononauta dijo...

Lillu: jaja a mi la mortadela me sigue flipando, más que la nocilla de hecho. Sí, Espinete era un guarreras, ¡esos pieses sucios!

Aitor: juas, esos dibujos me parecían horribles, pero Fraguel Rock es un pilar de la civilización occidental

L'Esbarzer: el chavo del 8, aquello era flipante, creo que nunca llegué a entender nada

supersalvajuan: por desgracia

Aitorbis: a ti te faltó criarte con pelis de John Huston y eso...

Perem: si es que ya no queda sitio para la inocencia

John P: gran pregunta, que seguro que muchos nos hemos hecho. Lo que está claro es que llevaba pantalones, o sea que algo ocultaba

Rockland: 30 años... maldito suspiros

paulamule: jum, ¿no era caponata de Ábrete Sésamo?

Blue Monday: lloremos juntos, hermano

without: yo no sé si lo sigo siendo, ¡pero creo que no me importaría!

Eurice: no eres mayor, comandante a lo sumo...

saroide: el amigo de tu compañera debió ser Dios durante su infancia. ¡Maldito! Ese funk sigue siendo tan bueno como lo era entonces. P-funk, números! yeah!

Adrian: si ya tenía 10 u 11 es normal que no entrara. Con Barrio Sésamo, y más hoy en día, hay que empezar mucho antes

Wood: suerte que tiene tu nana

raul: inmaculidez, ¡bonito palabro!