martes, 8 de septiembre de 2009

Una árida estación blanca (1989)

Aprovecho para recomendaros que leáis, si es que no lo habéis hecho ya, Canciones que mi madre me enseñó, la fundamental autobiografía del gran Marlon Brando. Fundamental por ser de quien es, y por algunas de las cosas que relata, y porque es entretenida, pero al fin y al cabo el libro es tan sesgado como pueda ser cualquier cosa que venga de alguien como Brando, y porque si salió a la luz fue porque el gran actor necesitaba el dinero. Que fue, a la postre, lo que motivó su carrera (con excepciones, claro), especialmente tras El padrino. Y lo que motivó que tras casi diez años de comer hamburguesas en su isla Brando decidiera volver al cine con esta cinta que seguía la estela de films como Grita libertad.

En los 80 entre películas de yupis y comedias tontas todavía quedaba sitio para el film denuncia político que coleaba desde los 60 y los 70; ya sabéis, en la década patillera casi parecía que la carrera de Robert Redford se basara en dar collejas a toda forma de injusticia social. Y en los 80, con Soweto levantado en armas, o más bien en piedras, el mundo del cine, y prácticamente cualquier mundo, fijó su atención en el estatus racista de Sudáfrica y su terrible 'Apartheid'. De hecho, creo se podría hablar de cierta trilogía ochentera del 'Aparteheid', aparte de ésta y Grita libertad. Porque, al fin y al cabo, Arde Mississippi habla del 'Aparteheid norteamericano, ¿no?

Las líneas que Brando dedica en su libro a Una árida estación blanca podrían ser un buen resumen del espíritu de la autobiografía. Según el actor todo lo bueno que tiene el film es gracias a sus aportaciones, y todo lo malo es aquello que guionista y directores cambiaron o ignoraron de sus consejos. Gran tipo este Brando, pocas veces el ego y el talento han tenido un nivel tan enorme.

Sin embargo el protagonista del film no era el abogado al que interpretaba el mítico actor, sino el profesor y ex-atleta Du Toit, al que pone cara otro gran tipo, Donald Sutherland. La vida para el profesor blanco, quien como todos los demás tiene jardineros negros, sirvientas negras y demás, cambia radicalmente cuando es detenido el hijo de su fiel jardinero, para luego aparecer "suicidado" en su celda. Y cuando el jardinero y dolorido padre intente meter la narices, ya imagináis el destino que le toca. De hecho, si recordáis la lista final de muertes oficiales de presos políticos en Sudáfrica que ofrecen al final de Grita libertad, tendréis una idea de cómo se las gastaba la Brigada Especial sudafricana, y lo poco que disimulaban al quitarse de enmedio a la gente molesta para el régimen.
Una árida estación blanca acierta, al igual que Grita libertad, en mezclar su denuncia con una entretenida historia de tramas y documentos comprometidos que deben salir del país para que el mundo sepa lo que pasa en el régimen 'afrikaner'. De ese modo no sólo llegaba el mensaje a un público masivo, sino que se evitaban las complejidades de un largo biopic o los detalles de una cinta documentalista. Este tipo de cintas seguían el viejo axioma de entretener a la par que enseñar.

Una árida estación blanca es ese tipo de películas que sin ser una perfecta máquina de relojería tiene una trama interesante y entretiene lo bastante para que te quedes a verla cada vez que la pasen por televisión; de hecho la he visto varias veces, siempre cuando la echan por la caja tonta, y aguanta varios visionados en intervalos de unos pocos años. No es tan brillante como Arde Mississippi por ejemplo, pero tiene sus momentos y buenos actores, desde Sutherland al gran Brando o Susan Sarandon, y el actor de color de barba que siempre aparecía en este tipo de películas en los 80, pero cuyo nombre no recuerdo. Pero ya sabéis, si Hollywood quería a un personaje del Sur de África, que no necesariamente sudafricano, ese tipo de negros que parecen saberlo todo de la vida, recurrían a él.

Resulta curioso que tras tantos años nominaran al mítico Brando como mejor actor secundario, porque la verdad es que no parece esforzarse mucho, pero por otro lado cualquier pequeño gesto del actor (dado que su movilidad era bastante reducida dado su tamaño) es una reminiscencia de su talento, y de que, cuando quería, podía borrar del mapa a todos los Ben Afflecks de este mundo. Claro que el esfuerzo que pudiera hacer en Una árida estación blanca (al fin y al cabo era un film denuncia, y ya sabéis que Brando era amigo de denunciar estas cosas) no le duró mucho, no hay más que ver cosas como Cristobal Colón: el descubrimiento (creo que nunca el segundo de actuación fue tan caro, ¿alguien más se ha llevado tanta pasta sólo por pasear su jeto en unas pocas escenas?) o especialmente Un golpe maestro, que rodó casi al completo sin llevar pantalones. Vaya granuja, este Brando.

11 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Si que era un granujo. Dinero llama dinero.

TSI-NA-PAH dijo...

Brando era mas que un granuja,era un gran oportunista ,sabia sacar jugo de donde fuera, un gran pillo bastante loco.
saludos

TSI-NA-PAH dijo...

El actor de color era Zakes Mokae,tambien en LA SERPIENTE Y EL ARCO IRIS y MI PADRE junto al inegualable Jack Lemmon.
saludos

LoRbAdA dijo...

Brando era un fenómeno, un animal de escenario. Lástima que terminara así sus últimos días.

paulamule dijo...

¿Brando y Ben Affleck en la misma entrada? Debo estar soñando.
Salud.

sergiocrime dijo...

season en este caso se traduce como temporada.

Tarquin Winot dijo...

¿En "La serpiente y el arco iris" sale Jack Lemmon?

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: las islas no se mantienen solas

Tsinapah: en resumen, un gran tipo. Zakes Mokae, no es un nombre fácil de retener, claro que tampoco lo es el de Van Der Graaf Generator

Lorbada: bueno, nos proporcionó talento y anécdotas por igual

paulamule: sí, a veces no tengo contención de esa

sergiocrime: tal vez, pero así es como lo tradujeron. Claro que lo de Vivaldi no son temporadas. Pero sí, es confuso

Tarquin: no lo sé, no la he visto. Que hable Tsinapah o calle para siempre

eda dijo...

情趣按摩棒,自慰套,角色扮演,按摩棒,跳蛋,情趣跳蛋,

.,
情趣,G點,性感丁字褲,情趣,角色扮演服,吊帶襪,丁字褲,情趣用品,無線跳蛋,男女,
按摩棒,電動按摩棒,飛機杯,視訊,自慰套,自慰套,情趣用品,情趣內衣,

潤滑液,SM,內衣,性感內衣,自慰器,充氣娃娃,AV,

Noemí Pastor dijo...

Me quedo con la recomendación de la primera línea: leer la biografía de Brando. Con lo cotilla que soy, me gustará, seguro.

Möbius el Crononauta dijo...

Seguro que te gustará, y a la chinorris también