viernes, 25 de septiembre de 2009

La apuesta fallida de John Huston

John Huston, uno de los mejores directores de todos los tiempos, tenía muchas pasiones y aficiones. Una de las que más tiempo le ocupaban era la crianza de caballos. El director no sólo los criaba, también solía apostar tan regularmente como podía en las carreras de caballos. No es extraño pues que entre sus amigos se contara un 'jockey', Billy Pearson.

Junto a Billy el director fue preparando a una de sus mejores potras, Lady Bruce, a lo largo de tres años, hasta convertirla en un magnífico ejemplar al que tras testear en varias competiciones quedó lista como una imbatible campeona en carreras de seis vueltas. Con Billy como jinete era imposible perder. Huston reunió todos sus ahorros y pidió prestado tanto dinero como pudo para apostarlo a Lady Bruce como ganadora. El día de la carrera Huston, que se encontraba rodando Cayo Largo, envió a su esposa Evelyn al hipódromo con instrucciones precisas sobre cómo y cuando apostar el dinero.

El mayor rival de Lady Bruce sería Dry, otro gran ejemplar propiedad de dos sudamericanos, Luro y Grillo. Sin embargo, tal como Huston había esperado, Lady Bruce se mostró imbatible en carreras de seis estadios, y Billy la llevó a la victoria. Cuando a Huston le comunicaron la noticia obviamente estalló en un extásis de felicidad sin igual. Sus problemas económicos se habían acabado para siempre. Podría vivir lujosamente por el resto de sus días.

Para celebrarlo decidió invitar a su esposa a cenar aquella misma noche en un fino restaurante de Los Ángeles. Sin embargo poco después un amigo llamó al director. Malas noticias. Evelyn había sido visto sentada en la carrera junto a los sudamericanos. Según le contó su amigo, la pobre mujer estaba aterrorizada, y ni siquiera se atrevía a llamar a John. El ojiplático y desmoralizado director, tratando de encajar la noticia, le comunicó a su amigo que dijera a su esposa que se reuniera con él igualmente aquella noche en el restaurante.

Al acabar el rodaje John se reunió con Billy en el restaurante, esperando todavía que todo fuera una broma, pero no era así. Los sudamericanos habían convencido a Evelyn de que era mejor apostar por su caballo. Los minutos comenzaron a volar, y la mujer del director no aparecía por ninguna parte. El tiempo siguió pasando, hasta que le comunicaron al pobre director que tenía una llamada. Era su esposa. John Huston, tratando de tragarse su rabia y frustación, intentó ser comprensivo y comportarse como un caballero:

JH: "¿Qué más se puede decir, Evelyn? Estas cosas pasan.
E: ¿No estás furioso? ¿No me odias?
JH: Por supuesto que no, cariño, por supuesto que no. Sólo es... dinero.
E: Pero John, quiero explicarte lo que ha pasado. Deja que te explique. Me senté con Luro y Grillo en su palco, y tenían a ese caballo llamado...
JH: Si, lo sé. Dry. Lo sé todo. Bien, Evelyn, olvídalo. Olvídalo por completo.,y simplemente ven aquí y...
E: Pero, John, ellos dijeron que...

Podéis imaginar más o menos como siguió la corta conversación. John tratando de pasar página mientras su esposa no cesaba en su empeño por explicarse y en seguir urgando en la herida económica de su esposo. Finalmente la paciencia de Huston traspasó su límite, y seguramente su respuesta no podría haber sido otra:
You bitch! you dismal, wretched, silly bitch!

El matrimonio entre Huston y Evelyn apenas sobrevivió dos años más. Y su fin no llegó necesariamente por un caballo...

Para saber más: An Open Book, de John Huston.

17 comentarios:

Angus dijo...

Qué buena anécdota.
Lo que no sé es cómo la aguantó todavía 2 años después de semejante faena. ¡¡Yo la mato!!

sammy tylerose dijo...

Muy cachondo! Ya le vale a Huston. Un asunto de tal importancia no puede dejarse en manos de terceros!!

TSI-NA-PAH dijo...

Que bueno y interesante,se nota que estas sumergido en pleno clan Huston en este momentos.
Saludos

John P. Maaaula dijo...

Pues para matarla, la verdad... Ya tardó en soltarle esa perla.

Un saludo

raskolnikoff dijo...

para cenar le hubiera dado forraje a la mujer y caviar con ostras a la yegua

kar dijo...

GRAN chismorreo...

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Eso es amor. O no tener un abogado a mano. La verdad es que duele sólo de leerlo. Y encima nos dejas compuestos y ojipláticos con esos puntos suspensivos, gaznápiro malandrín.

Adrian Vogel dijo...

Gran relato. ¿Y a los sudamericanos qué les pasó?

Roberto Condado dijo...

Gracias por la anécdota, es cojonuda. ¿No están traducidas estas memorias, no?

Un saludo.

Lillu dijo...

Jaja curioso! No sé apenas nada de la vida de John Huston, la verdad. Seguro que el libro está interesante :)

saluditos

paulamule dijo...

Lo que me parece increíble es que durara dos años más. Qué historia.
Salud.

Azra dijo...

Mother of the beautiful love!Usted es un verdadero apasionado del cine, tiene un blog perfecto,,,que lástima que me haya dado cuenta de su existencia tan tarde!
Tengo que pasarme veces por este lar...

Rick dijo...

John Huston era uno de los directores más extravagantes que ha dado el cine. No hay más que ver la película que hizo Clint Eastwood, "Cazador blanco, corazón negro", sobre los prolegómenos del rodaje de "La Reina de África". Genial película ya que estamos.

Muy interesante. La verdad es que Los Simpson está repletos de guiños a películas cuando no son directamente una parodia total de más de una. De ahí que si un fan de la serie es también un cinéfilo pues los disfruta doblemente.

Por cierto, he estado echándole un vistazo a tu blog y me ha gustado bastante así que quería proponerte un intercambio de enlaces. Yo también tengo un blog de cine, llamado Hotel Overlook. Lo puedes ver entrando en mi perfil. Si te parece bien la propuesta coméntamelo en el blog.

Un saludo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Una anécdota interesante y muy jocosa.
Saludos

EURICE dijo...

Ja,ja,ja...nunca dejes las apuestas a terceros, siempre salen mal...y encima se sienta con el enemigo; siendo mala creo que la tal Evelyn se vengó de él.
Que grande Huston.
Me haré con su biografía.
Claro que nos leeremos amigo Mö

Dr. Quatermass dijo...

Que interesante anecdota del maestro, por cierto me apunto el libro que debe estar de lo mas interesante.

Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Angus: jaja y con razón

sammy: ya sabes, se debía a sus rodajes

Tsinapah: desde luego, en cuanto pueda me pongo a repasar algo de su impresionante filmografía de nuevo

John P: intentó ser caballeroso por una vez...

raskolnikoff: se nota que es usted hombre de estilo. Bienvenido de nuevo el nick de Dosto

kar: si todos los chismorreos de la tele fueran así...

Aitor: Gaznápiro, uno de mis insultos preferidos. Los puntos suspensivos hay que rellenarlos con el libro, claro.

Adrian: no lo menciona. Se irían con su caballo a otra parte

Roberto: no que yo sepa. Pero estaría bien que las tradujera la editorial esa que últimamente ha sacado tantos títulos interesantes de cine

Lillu: puedes apostar a que sí. John Huston vio e hizo muchas cosas

paulamule: el amor, que apega mucho

Azra: supongo que se me puede describir así jeje. Sea usted bienvenida

Rick: pues ahora mismo entro, seguro que debe estar interesante

Crowley: eso mismo pienso yo

Eurice: está bien saberlo, milady

Quatermass: en amazon lo encontrarás sin problemas, no sé si habrá edición en castellano