sábado, 15 de agosto de 2009

Woodstock: 3 días de paz y música

Un día como hoy, hace cuarenta años, alrededor de las 5 de la tarde hora local (aquí debían ser alrededor de las 23), se abría el Festival de Woodstock, un hito en la historia de la música y del movimiento de la paz, Acuario y el amor libre, uno de esos eventos tan grandes en los cuales con los años todo el mundo dice haber estado allí. Un festival que paradójicamente no pudo celebrarse en el emplazamiento original de Woodstock, y que fue trasladado a la pequeña localidad de Bethel, donde un granjero local cedió los terrenos para el macroconcierto de tres días.

Hubo una época en que de vez en cuando nos reuníamos los amiguetes en cierta época feliz de nuestras vidas en casa de uno de los nuestros, cuando sus padres andaban fuera, y en muchas ocasiones acabábamos viendo mi cada vez más oxidada copia VHS del film documental sobre el Festival de Woodstock, que contaba con un impagable doblaje a cargo del tipo que le ponía la voz a McGyver. Daba igual que nos quedáramos toda la noche o saliéramos y luego volviéramos, en muchas ocasiones terminábamos la noche con el susodicho vídeo de Woodstock, lo viéramos entero (las menos de las veces) o nuestros fragmentos favoritos, mientras unos dormían, otros bebían, otros fumaban, otros disfrutaban de la música y otros, en fin, se perdían por los rincones. Buena música, y buenos recuerdos.

El festival, que se prolongaría durante tres días, reunió a gran parte de la flor y nata del panorama musical de la época, aunque hubo grandes ausencias como las de los Rolling Stones o Bob Dylan, a quien el evento le pilló bastante cerca, o los Led Zeppelin, para quienes Peter Grant tenía mejores planes. Pero sí estuvieron Hendrix, Joplin, la Creedence Clearwater Revival, Canned Heat, Mountain, Cocker, The Who, y, en fin, una horda de artistas realmente aplastante por la que no me habría importado pagar el tripe o el cuádruple de lo que les pedían a los hippies demandantes de música gratis.

Cuando uno ve el film se pregunta muchas cosas. Por ejemplo, siempre que lo veo se reafirma mi teoría de que los (y las) hippies gordos y feos nunca eran invitados a estos eventos, porque sólo se ven o cuerpos esculturales o al menos flaquillos, pero buscar michelines es como jugar a encontrar a Willy. Y es doloroso saber que del film se cayeron actuaciones de gente como la Creedence, Mountain, Grateful Dead, The Band o los hermanos Winter, casi nada, mientras tenemos que aguantar a la (me perdonen sus fans) pesada de Joan Baez o a los lepidópteros de Sha-Na-Na, pero bueno, en estos tiempos ya se pueden encontrar documentales, filmaciones y packs especiales con las actuaciones perdidas.

En fin, habría mucho que decir y contar del festival, y de los grandes momentos que podemos contemplar en Woodstock: 3 días de paz y música. Aquel viernes de 1969 por la tarde, sin duda el día más folkie del festival, el evento se abrió con la actuación del descalzo Richie Havens y su potente rasgueo de guitarra, y tras recibir la bendición de un gurú hindú de esos que hacían furor en la época, siguieron actuaciones de gente como Tim Hardin, Ravi Shankar, Melanie, Arlo Guthrie y la citada Baez, que cerró las actuaciones del primer día. Como he dicho, ya podremos revivir más momentos Woodstock. De momento os dejo con una de las actuaciones del primer artista en actuar en Woodstock, Richie Havens.

Ah, y la pareja de la mítica foto de Woodstock siguen juntos y queriéndose. ¿Qué hermoso es todo, no?


11 comentarios:

ROCKLAND dijo...

Una de la fechas míticas de la historia de la música.
Ahora, se editaron los directos De Johnny Winter y Janis Joplin en doble CD que tienen muy buena pinta.
Gran recordatorio!

Saludos

supersalvajuan dijo...

Las barbas de Richie Havens. Crecen y crecen y vuelven a crecer.

TSI-NA-PAH dijo...

Yo estuve alli,en sueños pero estuve.
Saludos

Perem dijo...

Esta mañana, mientras desayunaba, en una Tv de Cataluña, he estado viendo el documental sobre lo sucedido hace cuarenta años, y una vez mas me quedo con las imágenes de la tormenta y de la manera en que se lo tomaron, y evidentemente, musicalmente hablando, con la actuación de Hendrix.

Ha sido un buen, y largo, desayuno.

Un saludo master.

Lobo de Bar dijo...

Debió ser impresionante... En mi casa también ponemos el documental muchas veces que nos juntamos los amigos, a ver si consigo una versión con las actuaciones caídas.

Espectacular cómo saca Joe Cocker su desgarrada voz con la tajada que lleva :p

Juan Jose dijo...

Una visión 40 años despues en Radio Francia Internacional en Español, El Foro rfi

"EnLaCuerdaFlojaDesde1968" dijo...

joder,la primera vez que lo vi me pregunte ¿donde estan las tias hippies que salen en la peli?en España no.
De todas formas,cuando era pequeño a mi me marco mas "The Song Remais The Same".
¡larga vida al espiritu de Woodstock! ,si alguna vez lo hubo.
A proposito sabes algo de la peli "Taking Woodstock" de Ang Lee. para cuando una review.....¡saludoooos!!!

Dr. Quatermass dijo...

Ya acabo, es lo que tiene venir de vacaciones, visitas tus blogs favoritos y hay toneladas de cosas interesantes que comentar ;-)

Que decir de Woodstock, el disco (vinilo por favor) es mítico y la película es casi más interesante por sus momentos documentales con esos chavales completamente colgados. La pelicula de Lee promete ser interesantísima para conocer la génesis del proyecto, aunque no se llevó muy buenas críticas en Cannes :-)

Saludos!

Akeru dijo...

paz y amor, hermano, paz y amor...

Erik dijo...

Grandioso festival. Y has puesto el vídeo de uno de mis momentos favoritos, Richie Havens.

Pero nada como Hendrix.

Möbius el Crononauta dijo...

Rockland: si no lo han hecho ya estaría bien que sacaran una caja con TODO el festival... sería la leche

supersalvajuan: good havens!

Tsinapah: claro que sí, yo en mis sueños le quito la novia a John Sebastian

Perem: si todos los desayunos pudieran ser así...

Lobo de Bar: hubo muchas tajadas, la de Joplin sin ir más lejos, y salió en plan salvaje, su faceta destroyer es la bomba

Juan Jose: gracias por el apunte, y por comentar, saludos

Akeru: me has recordado a una escena de "El barbero de sevilla", vampira

Erik: hombre, Hendrix, es Hendrix